Profecía cumplida: tres tendencias que se convirtieron en moda en las calles de Tucumán

24 Abr 2017
1

dequemevisto.com

Como una especie de ave fénix, algunas modas retornan a la calle masivamente a vivir su momento de gloria. Nadie sabe exactamente cuanto durarán, se cree que a los dos años estos hábitos de consumo comienzan a caer, "pasan de moda" y el cementerio de las tendencias acoge a un nuevo integrante.

Cada geografía tiene su propio manojo de tendencias propias, mientras que otras se comparten con el resto del globo. El entusiasmo colectivo se apodera de objetos y de prácticas que en el pasado han permanecido inalterables a largo plazo: hola, chupines. Tal vez el ejemplo más cercano de este "capricho" sea el de los pantalones rotos, al mejor estilo #grunge, en donde lejos han quedado los rectos desgarbados de Kurt Cobain y quienes ahora los llevan puestos en versión skinny son los fanáticos de la versión de "Despacito" de Justin Bieber. 

De cualquier forma, si algo ha logrado la moda en los últimos años es dejar de ser un mundillo y democratizar gustos. Hoy todos pueden subirse a alguna tendencia fácilmente. Y Tucumán no queda por fuera de esta situación de repetición global, en la que eternamente recibiremos noticias de las décadas anteriores. Por eso seleccionamos tres pronósticos que se observaron primero en las calles de las capitales de la moda, luego en las pasarelas y hoy, finalmente han tomado poder en latitudes más cercanas.

DENIM

La tipología que menos resistencia generó para retornar a las calles tucumanas es la campera de jean. Aunque el denim se haya presentado en prendas clásicas de los 90s, como el jean recto, el jardinero masculino recto o skinny con tiradores, las noticias llegarán principalmente de la mano de la chaqueta. Intervenidas con bordados, parches y apliques contrastantes, lavadas, amplias o adherentes, azules estrictas o con terminaciones al corte desflecadas, son un éxito asegurado y además un abrigo de medio tiempo ideal para las dos transiciones estacionales.

APLIQUES, PARCHES Y BORDADOS

La novedad más reciente en términos de recursos puede que sea esta: el uso de una amplia variedad de apliques ornamentales. Por un lado están los bordados, pueden ser sobrecargados, con motivos de animales y flores, o realizados con piedras brillantes que aportan elegancia. Por otro, los parches pegados o cosidos sobre las prendas. Algunos de cuero, recortados y texturados, otros en tela de gran tamaño, que generan relieve.

Esta tendencia -ahora moda- también ha puesto a prueba nuestra capacidad de recuperación. Muchos nos hemos subido al hombro el trabajo de rescatar prendas viejas interviniéndolas con parches, escudos, letras o personajes de la cultura pop (gracias, Jeremy Scott Alessandro Michele) para traer al presente jeans, camperas o buzos olvidados y de paso ejercitar esto de la re-utilización.

SPORTWEAR

Esta tendencia viene mutando desde hace tiempo con la incorporación de zapatillas deportivas en looks semiformales y en su paso fugaz por la sastrería. Hemos visto caminar por las calles hordas de Nike Air Max, luego de New Balance 574, ahora las más recientes son las Adidas Superstar reversionadas, principalmente las total white.

Pero del sportwear también encontramos tipologías muy fuertes. La campera XL puffer y  de montaña presentados por Balenciaga en su pasarela, la campera bomber old school,  los pantalones rectos o con puños y rayas en sus laterales son algunos de estos ejemplos. También aparecieron recursos deportivos, recortes de colores plenos contrastantes siguiendo la silueta del cuerpo, aplicados a distintas prendas como vestidos, faldas y buzos.

Créditos: Observatorio de Tendencias del INTI & Sociología de las Tendencias de Guillaume Erner

Comentarios