Juegos Olímpicos: un rompecabezas de gran magnitud

La postergación de las competencias para 2021 trajo aparejada un sinfín de inconvenientes.

26 Mar 2020
1

A poco de la decisión de postergar para 2021 los Juegos Olímpicos de Tokio quedaron expuestos una gran cantidad de aspectos que deberán atenderse para evitar que la situación se torne caótica durante el próximo año. Son miles de problemas logísticos y financieros que quedaron en el aire, a los cuales el Comité Olímpico Internacional está intentando empezar a darles prioridades.

Uno de los temas más relevantes es determinar en qué fecha se harán. El jefe del movimiento olímpico mundial, Thomas Bach, dijo que aunque la mayoría de la gente asume que los JJ.OO. se celebrarán más o menos en el mismo calendario de julio-agosto previsto para este año, es posible optar por fechas más tempranas en 2021. “El acuerdo es que queremos organizarlos como muy tarde en el verano boreal de 2021. Pero no está únicamente restringido a los meses del verano. Todas las opciones están sobre la mesa”, dijo. De momento, se habla de un acto inaugural en torno al 23 de julio. La otra opción es hacerlos entre marzo y abril, meses en los que coincidiría con la floración de los cerezos, un símbolo muy caro a los sentimientos japoneses.

Una certeza no menor es que tendrán que celebrarse antes o después de la Eurocopa y de la Copa América de fútbol, que se disputarán de manera paralela del 11 de junio al 11 de julio. Lo que el COI hable con las 33 federaciones internacionales que participan de los JJ.OO. irá marcando la hoja de ruta.

Bach también dijo que no puede garantizar que todos los elementos de los JJ.OO. continúen como fueron planeados inicialmente. Por ejemplo, no sabe qué ocurrirá con la villa olímpica, cuyos departamentos iban a ser vendidos tras la competencia. De las 5.600 viviendas levantadas, 1.000 ya tienen un dueño. “Esta es una de las miles de preguntas que deberá responder nuestro equipo especial. Haremos todo lo que podamos para que haya una villa olímpica, que es el latido del corazón de los Juegos Olímpicos”, comentó.

Hay otros aspectos a tomar en cuenta: qué hacer con las millones de reservas hoteleras ya efectuadas; con las 4,5 millones de entradas ya vendidas (sobre nueve millones); la cuestión reglamentaria en el fútbol, que obliga a los seleccionados a contar con futbolistas -salvo tres integrantes sin límite de edad- nacidos después desde el 1 de enero de 1997; la superposición de grandes competencias, como los Mundiales de natación, atletismo y gimnasia, previstos para 2021, y si se mantendrán las plazas por país para deportistas que ya había conseguido clasificar.

“Nuestra misión es organizar y cumplir los sueños de los deportistas. No tenemos un borrador, pero confiamos en poder unir juntos las piezas del rompecabezas y tener unos maravillosos Juegos Olímpicos al final”, anheló Bach.

Comentarios