Cartas de Lectores

25 Mar 2020
1

Homenaje

En estos días de cuarentena y con tiempo para reflexiones y recuerdos afloran a mi memoria los años de trabajo en mi hospital Padilla. Recuerdos de 30 años (12 ad honorem) en esa verdadera trinchera, con personas de un valor y una vocación de servicio inmedible. Rindo homenaje: al personal médico, enfermeras y auxiliares que trabajan ad honorem con la ilusión de ser nombrados, pagando con este trabajo sin retribución lo que los contribuyentes a través del Estado gastaron en su educación; al personal que a pesar de los paros siguen asistiendo en la urgencia a los pacientes; al personal de salud que ante los momentos de crisis no aprovecha extorsionando al Estado por aumentos de sueldos y cumple con la sociedad; a los antiguos enfermeros de sala (cabos enfermeros) y los actuales que además de labor especifica, contienen a los pacientes con problemas sociales. También al personal que debe soportar a violentos que llegan al Hospital insultando, escupiendo, agrediendo físicamente y rompiendo las instalaciones sin protección y sin castigo para los responsables; a los médicos que sufren permanente acoso judicial, en presentaciones degradantes hacia su persona y profesionalidad produciendo un daño moral con secuelas que perduran durante toda su carrera; a los cirujanos y personal de quirófano por soportar siempre el stress que significa la cirugía en pacientes graves, y muchas veces con falta de recursos. Noches enteras en los quirófanos de hospitales conviviendo, como decía Favaloro, con la muerte y con sueldos de los más bajos de la administración pública. A los médicos y personal que colaboran fuera de sus horarios de servicios. Se habla de vocación. ¿Y esto no es eso, y mucho más? Todos los conocimientos e información se refieren al cuidado de los pacientes. ¿Pero quién cuida al personal de sanidad y su familia? Rindo homenaje a todos ellos con respeto, agradecimiento, y valorando su condiciones humanas, su vocación de servicio y ejemplo de vida.

Vicente Alberto Potolicchio

Rivadavia 253, 6° B

San Miguel de Tucumán

Resistiendo

Nos quieren eliminar, no les será fácil. Con experiencia e inteligencia venceremos. A mis colegas abuelos les mando unas recomendaciones para que pasemos mejor esta cuarentena. Todo bajo llave, remedios, dentadura postiza, lentes y, sobre todo, las llaves en el bolsillo, los medicamentos con cartelitos del horario a tomar. Para salir al campo de batalla, entregar el sillón y la tele, el cajón de la mesa de la luz con todas sus “chucherías”, la radio, el celular. Enfrente la locura de las mamis que no pueden domar a sus fierecillas. !Peligro nietos sueltos! Sano consejo si sabés tocar la guitarra, cantar, bailar y contar e inventar cuentos, dale, que tendrás que arreglar juguetes y practicar deportes con los chiquitos. Cómo ven esto nos rejuvenece, eso sí, necesitamos medio kg. de tranquinal, cómo pago para saciar esa ansiedad por comer a las escondidas; comemos las sobras del yoghurt, leche, jugo y papilla. Fuerza y paciencia abuelos argentinos. Nosotros sí nos quedamos en casa.

Francisco Amable Díaz

[email protected]

Especulación

Alcohol en gel y barbijos, los productos más buscados en farmacias y supermercados. En febrero sus precios oscilaban entre $ 180 los 500 cc. Hoy entre $ 600 y $ 900. Y los  barbijos, con suerte, $ 45 a $ 70. Es falta de solidaridad y deshonestidad con el consumidor sometido a abusos mientras profusas gigantografías nos recuerdan que el gobernador “cuida a los tucumanos”. La Dirección de Comercio incumple su rol específico y fundamental de garantizar el abastecimiento ante la crisis epidemiológica: inspeccionar y sancionar con multas y clausuras (ley nacional 20.680 y Ley de Góndolas), lo que les permite definir precios máximos a los especuladores que hasta retacean la venta a la espera de mayores subas. “Seremos inflexibles…”. “El riesgo no puede ser negocio para nadie”, “combatiremos la especulación” expresó el Presidente el 18/3 y dijo que va a perseguir al que aumente indebidamente. Y lo cumple en Buenos Aires. Extensos y sistemáticos operativos de control de Comercio Interior, Rentas y AFIP se llevan  a cabo y  están erradicando este flagelo. En San Isidro clausura y multa de $ 200.000 por sobreprecios y esconder estos productos indispensables. Los gobiernos de Córdoba, Salta, Jujuy son dignos y eficientes ejemplos de estas acciones en defensa de sus ciudadanos. Se torna abstracta la afirmación del gobernador del 19/3: “que acata plenamente los lineamientos implementados por el Gobierno nacional”. También el alcohol etílico cayó en esta espuria toma de ganancias  de $ 60 los 500 cc. pasó a $ 120 a $ 140. Alcohol tucumano que los industriales aseguran QUE no falta ni va a faltar. ¿Cómo justificar los desproporcionados incrementos? ¿Tienen su origen en las droguerías? Comercio Interior tiene la palabra. Sólo desidia, inacción y vanas palabras de funcionarios que dejan a 1.400.000 tucumanos a merced de los especuladores en un mercado cautivo. El Colegio de Farmacéuticos ignora en silencio este accionar. Tampoco la FET ni la Defensoría del Pueblo se manifiestan. Y para destacar: la actitud de la Sociedad Rural que puso a disposición su predio e infraestructura para ampliar la capacidad hospitalaria, como también la de empresarios hoteleros que ponen al servicio de las necesidades públicas su capacidad de alojamiento.

Rosa Amalia Barrionuevo

Av. Sarmiento 450

San Miguel de Tucumán

Ley de acefalía

Ante la falta de una ley provincial que reglamente la acefalía prevista en el artículo 91 de la Carta Magna local, y si el vicegobernador o cualquier otro miembro del Poder Legislativo no pudiese hacerse cargo del Poder Ejecutivo, corresponde entonces al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, ejercer el cargo de gobernador. Todo esto surge de la aplicación analógica de la ley 25.716, la que establece esta línea sucesoria a nivel nacional y cuyo antecedente más próximo se halla en el caso de la provincia de Córdoba, la que en 2018 y ante la falta de ley provincial de acefalía, utilizó correctamente este tipo de integración normativa para poder suplir aquella laguna jurídica.

Manuel García Fernández

[email protected]

Prevención

Desde el mismo momento en que el coronavirus irrumpió en una ciudad de China, caracterizándose por su gran capacidad de contagios y muertes, nuestro Gobierno no tardó ni un instante en comenzar a prepararse para hacer frente a este terrible flagelo que hoy azota al mundo. Italia, Francia, España y EEUU no le dieron la importancia que merecía y fue así como todos estos países sufren las consecuencias de no haber previsto el alcance de este virus, hoy son 170 los países que tienen miles de contagiados. No se sabe hasta dónde han de llegar los contagios ni hasta dónde llegaran sus efectos. Desde el inicio, nuestro Presidente puso lo mejor de sí, rodeado en todo momento por médicos y científicos capaces, los más avanzados del  mundo. A este virus que se convirtió en una pandemia de imprevisibles consecuencias la única forma de combatirlo es con una tenacidad constante y sin límites. Sabemos que la prevención está bien orientada para, en la medida posible, evitar contagios. Alberto Fernández, hoy nuestro Presidente y los equipos que lo acompañan en distintas disciplinas, aportan lo mejor de sí para evitar que este virus se expanda; cada día extreman las medidas, por ahora basadas en quedarse cada uno en sus casas. Para que estas medidas tengan mejores resultados la conciencia individual tiene gran importancia; no obstante los controles que se hacen no son suficientes como para evitar a los que transgreden las normas. No obstante el informar en forma constante, de manera ininterrumpida, no es suficiente para todos los inconscientes que no atienden lo que se les aconseja, de  acuerdo a la gravedad que nos toca vivir. El grave problema que afrontamos no lo es tanto si comparamos con los resultados de otros países que no han tomado prevenciones. La constancia de las medidas que se toman ante distintas transgresiones, cada día que pasa, ponen un freno a los irresponsables que todavía no han dimensionado la gravedad de lo que  vivimos.

Héctor Leonardo

 [email protected]

Medidas de ayuda

¿Qué es el amor de un mandatario por su pueblo? ¿Qué la bondad y la misericordia? Basta confrontar las medidas de gobierno de Nayib Bukele, presidente de El Salvador, para advertirlo. No sólo esas virtudes reflejando el interés y la preocupación ante el flagelo que nos paraliza y acecha al mundo entero, sino convertida en acciones de profundo impacto en los ciudadanos salvadoreños. Es harto conocido que el Covid-19 nos mantiene en el andamio del miedo, aislados sin realizar lo que habitualmente hacíamos y sin poder circular libremente Todo esto trae aparejado un enorme perjuicio a la economía mundial de la que no somos excepción. Las familias, particularmente, lo sufren. Entonces, qué mejor que la enorme ayuda que significan las medidas de gobierno y que marcan un hito en el comportamiento gubernamental.  Nayib Bukele con la virtuosa decisión tomada mitiga la cruda y dolorosa realidad. Entre ellas cabe destacar la suspensión por tres meses de los pagos de: energía  eléctrica, agua, cuentas de Internet; cable, créditos personales, alquileres, créditos hipotecarios. Para que no afecte a nadie se los diluirán en el resto de  años que faltaren pagar, y muchas otras medidas con gastos controlados de la canasta básica para que no haya acaparamiento ni abusos en los precios de los productos de primera necesidad. En está dolorosa y preocupante crisis que nos compromete como nunca, sería bueno tomar como ejemplo de la verdadera conciencia social de un hombre alejado de las ambiciones que piensa y se ocupa de dar soluciones y no promesas.

Nelly Elías de Benavente

[email protected]gmail.com

Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Comentarios