Previa sexual en la cuarentena: cine y juegos ayudan a cumplir fantasías

El “calentamiento” y lo que ocurre antes del sexo también importan. Sugerencias para darle un giro a los momentos íntimos en pareja.

25 Mar 2020 Por Guadalupe Norte
1

Ya pasaron varios días desde que la cuarentena obligatoria se convirtió en una realidad innegociable, y con ella, las rutinas de cientos de parejas han cambiado. Es complicado. Hay instantes en que ambos son una hoguera, y otros en que se parecen más a una salamanca oxidada. Nadie quiere matar el romance, pero es hora de ponernos creativos. Entonces, sutilmente viene la idea: “¿y si vemos una película erótica?”.

“El aislamiento hace que las dosis de ocio compartido sean altas; sacarles provecho beneficia de lleno al encuentro erógeno. Las previas son igual, o aún más importantes, que el acto sexual en sí”, comenta el psicólogo de parejas Gabriel Boschetti.

Por su encanto estético y accesibilidad, el séptimo arte configura la opción primera de las parejas. “La estimulación verbal, visual y auditiva hace que la calidad del vínculo erótico y la conexión mutua mejore. Se trata de instintos de atracción básicos”, agrega el terapeuta.

Todo esto siempre y cuando se respete la espontaneidad. “Evitemos controlar la duración exacta del filme o concentrarnos en los indicios para apagar la tele. Condicionarnos de antemano a que la cita acabe en sexo produce rigidez y arruina cualquier sorpresa en las preliminares”, aclara la sexóloga Constanza Escalante.

¡Guarda! es ficción

La película fue “instructiva” y el servicio que vino después sumó 10 puntos. Sin embargo, en nuestra mente se reproduce una nueva producción titulada “¿soy tan bueno/a en el sexo como los protagonistas?”.

“Hay que cuidarse de la pornografía en las reuniones de a dos. Y, de hacerlo, recomiendo buscar un consenso sobre las categorías y el estilo de videos que miraremos. Si no podemos generar en el otro susceptibilidad, inseguridad o recelo”, detalla la especialista en sexualidad Maira Lencina.

En su consultorio, es frecuente que las pacientes confiesen cohibirse ante los pechos voluptuosos de las actrices o los gemidos. Inseguridades que la industria masiva de películas para adultos fomenta. “La pornografía es un negocio lleno de estereotipos y de cosificación. Desde la adolescencia parte de nuestra educación sexual viene de internet. Hacemos propias prácticas que incluso impiden el goce y la pareja, en secreto, muchas veces rechaza”, critica la profesional.

La sugerencia para las noches de cuarentena son las producciones implícitas, con mayor sugestión o el postporno.

¿Jugamos?

Si la reserva de cine privado no funciona aguardan un montón de alternativas que potencian por igual el antojo. Por ejemplo, los dados eróticos. Un modo divertido en que el placer es librado al azar. “El juego viene con diferentes imágenes del cuerpo y acciones específicas -como 'tocar' o 'besar'- en cada cara”, explica Ana Laura Brito Paz, dueña de un sexshop.

La apuesta es más interesante sin fichas y se completa con las cartas del Kamasutra y ruletas de retos y preguntas. “Además vienen clásicos como el póker, parecarrito o el dígalo con mímica en versión XXX”, enlista la comerciante.

P.D: lo mejor es que a diferencia del Monopoly siempre salís ganando.

Temas

Coronavirus
Comentarios