Trump dice que los demócratas hicieron una caza de brujas

El presidente estadounidense dio sus primeras declaraciones tras su absolución.

07 Feb 2020

Tras haber sido absuelto el miércoles de los dos cargos de juicio político que pesaban en su contra -abuso de poder y obstrucción al Congreso-, el presidente Donald Trump aprovechó la pompa de la Casa Blanca para destacar que, pese a los obstáculos, permanece en el cargo.

Después de caminar por una alfombra roja en medio de una ovación de legisladores republicanos, funcionarios del gobierno y figuras conservadoras de los medios en la Sala Este de la Casa Blanca, Trump acusó a los demócratas de organizar una campaña “corrupta” para socavar su presidencia, durante un discurso que duró más de una hora. “Fue malvado y corrupto, hubo filtraciones y mentiras (...) fue algo tremendo”, enfatizó.

En este contexto, aseguró haber sido víctima de una “caza de brujas” por parte de los demócratas y sus simpatizantes los cuales según el mandatario “perjudicaron a la nación”. Mientras era ovacionado por sus colegas del Gobierno y del Partido Republicano, a los que describió como guerreros.

Trasfondo de las críticas

Entre sus denuncias en el discurso, el presidente estadounidense acusó a su rival demócrata en 2016, Hillary Clinton, y a su partido de pagar millones de dólares para fabricar “fake news” (noticias falsas) durante la campaña electoral. “Pensamos que después de la elección acabaría, pero no acabó, no hizo más que empezar”, señaló.

En consecuencia, recordó la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 para favorecer su victoria. “Fue una estupidez”, sentenció. Y agregó que, en su opinión, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder demócrata, Nancy Pelosi, promotora del juicio político, quería juzgarlo desde hace mucho tiempo. “pasamos un infierno de forma injusta porque no hice nada malo”, afirmó.

EN LA CASA BLANCA. Ivana Marie Trump presenciaba el discurso de su padre, sobre su absolución, en la puerta de la Sala Este de la Casa Blanca.

“Motivos políticos”

Por otro lado, Trump recalcó que, el juicio político obedeció únicamente a “motivos políticos”, sin fundamento jurídico, por lo que consideró que “esto no debería volver a pasarle nunca a un presidente de Estados Unidos”, sugiriendo que otro presidente quizá no habría superado este bache.

Asimismo, como contrapartida, valoró que esta situación logró “unir al Partido Republicano como con pegamento” y hacer que el apoyo de los estadounidenses a él y a los republicanos esté en “su cifra más alta” de los últimos años.

“Intentaron reemplazarme y eso se tiene que hacer votando”, destacó Trump, en pleno arranque del proceso electoral en el que aspira a conseguir otros cuatro años.

La absolución fue una gran victoria para Trump sobre los demócratas, que intentaron convencer a los republicanos en el Senado de la necesidad de llamar a testigos o buscar nuevas pruebas en el juicio.

“Refugio en la religión”

El presidente, quien tiene un fuerte apoyo entre evangélicos y católicos, acusó de escudarse con hipocresía en la fe a quienes buscaron destituirlo.

Estos dichos, eran dirigidos a la líder demócrata, Nancy Pelosi, que dijo a fin del año pasado que no odia a Trump y reza por él, y a Mitt Romney, el único republicano que votó en contra del presidente. Este funcionario es mormón y sostuvo en un emotivo discurso antes de la votación que su fe lo obligó a votar a favor de condenar a Trump.

Cuando comenzó la reunión anual de líderes religiosos (Desayuno de Oración Nacional), generalmente un evento pacífico en Washington, el presidente levantó dos periódicos que mencionan su absolución y no saludó a Pelosi, que se sentó con él en el escenario. Cuando la demócrata habló, frunció el ceño, cruzó los brazos y se dio la vuelta. (Télam, Reuters)

El líder acompañó su reflexión con una copia del Washington Post

REACCIÓN A LAS CRÍTICAS. Nancy Pelosi estaba sentada junto a Donald Trump en la reunión de líderes religiosos cuando él se pronunció en su contra.

“Hice cosas mal en mi vida, lo admito (...) pero este es el resultado final”, dijo Trump, sosteniendo una copia del diario The Washington Post con el titular “Trump, absuelto”. Después de caminar por la alfombra roja en medio de una ovación de figuras del partido republicano y acusar a los demócratas de organizar una campaña “corrupta” para socavar su presidencia. Mostrándose feliz y relajado el presidente, consecuentemente, le entregó el periódico a su esposa, Melania Trump, y dijo que tal vez lo enmarcarían. (Télam)

“Convirtió el Congreso en un reality show”

Trump ingresó al Congreso para abrir el año legislativo rompiendo con el protocolo, y negando el saludo a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi cuando le acercó una copia del discurso que minutos después pronunciaría.

Como respuesta, Pelosi aseguró que se trataba de un “manifiesto de falsedades” y rompió el texto frente a las cámaras, poco después de que algunos de sus compañeros demócratas abuchearan al presidente y se retiraran del Congreso.

REACCIÓN A LAS CRÍTICAS. Nancy Pelosi estaba sentada junto a Donald Trump en la reunión de líderes religiosos cuando él se pronunció en su contra.

“Trump usó el Congreso de EEUU como escenario de un reality show. Tenía un estado mental sin contacto con la realidad”, dijo Pelosi en una conferencia de prensa y aseguró que Trump llevará “por siempre la cicatriz” de haber sido imputado políticamente. (Télam)

Temas

Donald Trump
Comentarios