Bikers pidieron más seguridad en los senderos de Tafí Viejo

Los deportistas detallaron distintos robos. La Policía de la “Ciudad del Limón” solicitó a los ciclistas que informen los caminos elegidos y les pidió se que se muevan en grupos para facilitar los patrullajes.

13 Ene 2020

Los ciclistas de Tafí Viejo afirmaron que vienen siendo víctimas de robos en los senderos, ubicados detrás de la nueva hostería. Uno de los últimos casos fue el ataque de un hombre con un machete. El desconocido interceptó a dos mujeres que recorrían los caminos a fines del mes pasado. Les sustrajo dinero, celulares, mochilas y el calzado.

“Quienes nos criamos en Tafí Viejo notamos como la actividad fue cambiando para mal debido a la inseguridad. Hay unos asentamientos que rodean a la hostería y a los senderos desde donde eventualmente se refugia algún oportunista”, relató Héctor “Etín” Manca, ciclista conocido por la causa altruista que defiende: “Donar órganos es donar vida”.

Oscar Cecanti, es otro apasionado por la bicicleta que reside en la “Ciudad del Limón”. Justamente, su hija Romina había sido víctima del delincuente que se movía con el machete. Sobre ese hecho puntual, Cecanti relató: “ingresando por el sendero principal, se llega a un predio desde el cual se largan carreras de bicicletas y se practican otras actividades. En ese punto asaltaron a mi hija y a su amiga. En ese momento, no llevaban bicis, realizaban trekking (caminatas”, recordó. Por situaciones como estas, decidieron mudarse a otros circuitos. “Practicamos en otras zonas como el Viaducto o El Cadillal”, describió Cecanti.

Oscar Pereyra contó que su sobrina, Candela López, había sido víctima también del “loco del machete”. La chica participaba de las mismas caminatas que la hija de Oscar Cecanti. “El problema de esta zona son los asentamientos que rodean a los senderos Agüita de las Yungas, Cerro el Moro y Nina Velardez, entre otros. Por ello, nos trasladamos a otros circuitos que están menos marcados por la delincuencia, como El Taficillo o Nueva Esperanza. Esos son lugares a los que van solamente los conocedores”, reiteró el vecino.

Según Manca, en los últimos tiempos ocurrieron al menos tres robos de bicicletas que apuntaban al “loco del machete”, como ya se conoce al ladrón en ese sector. La Policía tiene identificado al sospechoso, que ya estaría detenido, aunque por otro delito.

Recuerdo “traumático”

Manca y su novia, Marisel Espíndola, quedaron marcados por el miedo luego de un ataque que padecieron en 2018. “Sufrimos un robo muy violento a punta de pistola. Fue una bisagra, porque luego no volví a salir a pedalear con el mismo ánimo. Practico mountain bike para mejorar mi calidad de vida: hace 17 años fui trasplantado del hígado”, expresó el hombre, de 57 años.

“Me gatillaron dos veces en la cabeza y me golpearon entre cinco delincuentes. Ha sido una experiencia traumática, que marcó un antes y después en mi vida. Cada vez que salimos, siento que tengo que ir con ojos en la espalda, desconfiando de cualquier moto que pase cerca”, manifestó Marisel. Según ella, “la sangre se te hiela cuando ves a dos jóvenes y escuchás el motor de una motocicleta”.

“Como deportista me gustaría percibir seguridad. En su momento, nos habían prometido cubrir la senda de Tafí Viejo con bicipolicías, pero esa custodia no duró más de dos meses”, expresó la deportista, quien además aclaró que tampoco se encuentran policías en las zonas de El Cadillal. “Con ver un par de agentes en la zona, uno se sentiría más segura”, añadió.

Para Manca, la zona del Viaducto es complicada también, porque los delincuentes tienen fácil acceso desde la ruta 9. Luego de atacar, suelen escapar adentrándose en fincas de la zona. En ese sendero, además de bicicletas habrían llegado a robar un cuatriciclo, mencionó.

LOS DEPORTISTAS. Oscar Pereyra, Marisel Espíndola y Héctor Manca, en los senderos del ex hospital. LA GACETA/FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Miguel Cecanti, hijo de Oscar, señaló casos presuntamente ocurridos en El Saladillo en los que los delincuentes habían plantado trampas en el suelo, con la intención de pinchar ruedas de ciclistas y motociclistas y poder robar sus rodados.

Caravanas con custodia

“Yo participo en las carreras para demostrar la calidad de vida post-trasplantes. Hace 17 años realizamos caravanas de ciclismo, pero el ataque que recibimos me desalentó un poco”, lamentó Manca, que desde ese momento comenzó a pedir la asistencia de la Policía y de la guardia urbana municipal.

Las fuerzas de seguridad, ante ese pedido, dispusieron luego vigilancia a través de los patrullajes de agentes motorizados. “Cuando vemos a los policías en moto, la gente concurre en mayor número y disfruta más los viajes porque se siente protegida”, manifestó el deportista trasplantado.

El evento más fuerte al que convoca este ciclista se realiza todos los años en octubre. “Asisten entre 200 y 250 corredores, normalmente. El tour más grande que llegamos a organizar contó con 300 participantes”, ilustró el ciclista.

El subcomisario de Tafí Viejo, Daniel Luna, explicó: “cuidamos mucho a los ciclistas. Hay un diálogo constante para que informen los días y horarios que saldrán a hacer deportes. Siempre hacemos hincapié en que traten de usar todos los ciclistas un mismo sendero, de esa manera podemos blindar mejor la zona. Les pedimos que se organicen en grupos para fijar la custodia de la patrulla motorizada”.

El oficial remarcó que en Tafí Viejo se han establecido muchos senderos, lo cual limita la amplitud del patrullaje cuando se desplazan los deportistas.

“Sólo pedimos que se pongan de acuerdo y se agrupen para que se pueda desplegar más eficientemente a las patrullas. Si deciden salir a pedalear por el Taficillo, el Viaducto o por los senderos de La Toma y la Nueva Esperanza, simplemente deben informar antes y les brindaremos personal de apoyo”, enfatizó el funcionario.

El oficial informó que el sospechoso de haber atacado a las mujeres utilizando un machete ya había sido detenido en varias oportunidades. Las denuncias de las víctimas habían desembocado en allanamientos en el asentamiento Nina Velardez, explicó el subcomisario. Ratificó que fue encerrado hace poco por otro delito.

Comentarios