¿Hay que tomarse las vacaciones con wi-fi o sin él? - LA GACETA Tucumán

¿Hay que tomarse las vacaciones con wi-fi o sin él?

12 Ene 2020
1

Laura Jurkowski - Psicóloga. Directora de “reConectarse”, centro especializado a adicciones a las nuevas tecnologías. Autora del libro “Efecto Pantalla. Como lograr el equilibrio digital”.

Llegaron las vacaciones. Niños, preadolescentes y adolescentes todo el día en casa, sin colegio, sin ninguna actividad reglada que organice el día.

La escena se repite en las casas. ¡Los chicos deambulan de la compu, a la play, un rato quizá a la TV, la tablet y sino tienen siempre a mano el celular!

Los padres un poco desorientados. ¡Todos mis amigos lo hacen!, argumentan los chicos.

No sólo todos los amigos lo hacen, sino que los adultos también.

Las pantallas ya forman parte de nuestra vida cotidiana. Son un integrante más de la familia y de los grupos que integramos.

Internet llegó para quedarse y es una herramienta fundamental en nuestras vidas, la de todos. Resuelve infinidad de cuestiones, agiliza y soluciona. También esto aplica en relación a las vacaciones.

El problema ocurre cuando la única actividad que tienen los chicos es con las pantallas.

Es fundamental que los padres puedan establecer reglas claras con sus hijos respecto al uso de estos dispositivos. Esto debe hacerse siempre, pero es aún más prioritario que lo hagan en épocas de vacaciones, cuando los chicos se encuentran con mucho más tiempo libre y muchas veces sin la supervisión de sus padres.

Como primer punto se debe pactar tiempo de uso de pantallas, eso incluye a todas las pantallas, desde el celular hasta la TV.

La idea es que la cantidad de tiempo total que se establezca esté distribuida durante el día en diferentes momentos. Que no hagan una maratón de pantallas. Es preferible que juegue una hora, interrumpa, realice otra actividad y luego de algunas horas vuelva a jugar durante otra hora y así sucesivamente.

Este pacto tiene que ser claro, firme y posible de aplicar y sostener. Y todos los integrantes de la casa tienen que formar parte del acuerdo.

Esta información debe trasmitirse a todos los adultos que cuiden al niño.

Con los adolescentes que ya se quedan solos, se debe hablar de la importancia de poder respetar los acuerdos para poder sostener la confianza.

Otro recurso puede ser la utilización de controles parentales.

Es útil ponerse de acuerdo con otros padres para coordinar reglas en común.

Es tarea de los padres ayudar a los chicos a tener otra actividad alternativa.

La primera respuesta de los chicos seguramente será por la negativa: dirán que no les interesa, que los aburre. Las pantallas son muy atractivas y están diseñadas para que así sea. Pero es necesario enseñarles el hábito de utilizar otras herramientas, y tener otras actividades.

Para ello sugiero a los padres a sentarse con los chicos a jugar, generar otras propuestas, salir a pasear, hacer un deporte, ir a un museo.

Es fundamental que los padres recuerden que educan con lo que hacen, no con lo que dicen.

Hay que buscar momentos de conexión familiar, de compartir tiempos, sin pantallas de por medio.

Si salen de vacaciones, que haya momentos en los que en los paseos, en la playa, en la montaña, o en la comida familiar, queden los celulares de lado.

Por último no hay que temer al aburrimiento, tanto propio como el de los chicos.

El ocio, es el motor de la creatividad. Debemos ser muy cuidadosos de no obturar la creatividad con las pantallas.

Comentarios