Por la crisis y los cambios de hábito bajó el consumo de carne vacuna, ¿cómo podés reemplazarla?

La cámara del sector alertó que los argentinos reducen año tras año la ingesta de carnes rojas. Algunos consejos.

13 Ene 2020
2

Cortes de carne vacuna. ARCHIVO.

El consumo de carne vacuna en Argentina cayó a su nivel más bajo de los últimos 10 años, en una tendencia que preocupa a los comerciantes del rubro. Según datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), en 2019 el consumo interno fue de 51 kilos por habitante, lo que representa una merma del 9,5% respecto del año anterior.

Según especialistas, en esa tendencia hay un claro factor económico, debido al elevado costo de la carne vacuno; pero también hay un componente cultural en la alimentación. Es decir, por un lado los argentinos se inclinan hacia otros cortes, como pollo y cerdo para suplir a la carne de vaca; y por otro son cada vez más los vegetarianos y veganos. 

Muchas familias se vieron en la obligación de modificar sus hábitos debido al alto costo de la carne o bien reemplazarla por otros productos.

Lucía González (32) sostiene que dejo el consumo de carne vacuna por una cuestión de salud. “Deje de consumir carné, principalmente porque la carne que se consume ahora ya no es la misma de hace 40 años atrás. Poseen muchos químicos y conservantes, además de hormonas”, comentó.

“Al principio me costó pero tras un año de haber hecho este cambio me siento mucho mejor. Lo único que puedo recomendar a quién desee hacer este cambio es siempre estar acompañado por un profesional”, finalizó.

La nutricionista Agustina Bertini (MP 1277), en dialogó con LA GACETA, destacó los beneficios de la carne. "Es una gran fuente de proteínas de hierro, aminoácidos, vitamina b12 que es fundamental para el funcionamiento del sistema nervioso y la producción de sangre y proteínas y por supuesto bueno para los músculos, tanto para su formación como para mantenerlos sanos”, describió.

“Las proteínas de la carne son de alto valor biológico, esto significa que es una proteína completa, contiene todos los aminoácidos esenciales. Estas proteínas las tienen todos los alimentos de origen animal, mientras que los de origen vegetal solo contienen algunas”, enfatizó.

¿Se puede reemplazar?

Según la profesional, la forma más completa de reemplazar la carne es “por otra proteína igual de completa, como por ejemplo la clara de huevo". "Dentro de las opciones de origen vegetal podés reemplazarla por soja o tofu, legumbres, granos en general, frutos secos, y semillas, entre otras”, recomendó. 

El consumo de lácteos es otra opción porque brinda muchas proteínas, sostiene la nutricionista Marcela Chapedi (MP 511). 

"Se pueden consumir más carnes blancas como el pollo o cerdo, que incluso se digieren mejor que la carne de vaca", añadió la nutricionista Milagros Gutiérrez.

Otra forma de reemplazo es el uso de la quinoa, que es un pseudocereal muy utilizado en el norte de nuestro país y se puede incorporar en ensaladas, tortillas o salteado, recomendó Gutiérrez.

Consultada respecto a los beneficios de no consumir carne vacuna, la nutricionista sostiene que puede ser positivo para personas con patologías especificas como "problemas de colesterol alto, problemas digestivos, problemas cardíacos o sobrepeso".

Comentarios