Nutricionistas ponen bajo la lupa lo que circula en las redes

No todo lo que se recomienda tiene sustento científico. Hay muchos problemas: las fechas de vencimientos y los aditivos, por ejemplo.

10 Dic 2019 Por Lucía Lozano
1

APRENDER A ALIMENTARSE. No todo lo que circula en las redes sociales sobre los alimentos es verdadero.

Cuidarse y elegir alimentos saludables está de moda. En las redes sociales cada vez hay más cuentas con contenidos ‘fit’, que muestran día a día cómo llevar un estilo de vida sano. A la tendencia se suman deportistas, amantes de la cocina, nutricionistas o cualquier persona a la que le guste la temática. 

Un súper desayuno que incluye yogur con frutos secos y semillas. Batidos proteicos y panqueques con miel. Avena, quinoa, chía y yogures. Las fotos invitan a sumarse a la movida fit. El problema es: ¿qué tan recomendables son todas estas cuentas? ¿Todo lo que publican es sinónimo de saludable?

Esto es lo que plantearon los profesionales reunidos recientemente en el Congreso Cytal-Alaccta 2019, el evento latinoamericano más importante sobre ciencia y tecnología de los alimentos. Los expertos hicieron hincapié en la necesidad de que la información que circula en redes sociales y otros medios tenga sustento en la evidencia científica, para poder erradicar mitos y creencias equivocadas.

No obstante, marcaron como positivo el hecho de que hoy las personas se informan más sobre aquello que consumen. Tienen en cuenta las calorías, origen y componentes de un producto. “Aunque no siempre las decisiones que se toman están sustentadas en datos correctos”, precisaron.

Brian Cavagnari, doctor en Ciencias Biológicas y médico pediatra, puso el acento en lo problemático que resulta para los consumidores elegir los alimentos adecuados y seguros tomando en cuenta la información que se divulga en las redes sociales. Entre otros varios ejemplos comentó que, si por un lado se advierte a la gente sobre no consumir frutas y verduras expuestas al uso de agroquímicos y por otro lado se informa sobre el peligro de contraer infecciones por el consumo de frutas y verduras orgánicas, el consumidor no sabe qué hacer y se confunde.

Otro de los tópicos abordados durante el encuentro fueron las creencias de gran parte de la población sobre la inocuidad de consumir alimentos vencidos. “La fecha de vencimiento es uno de los datos presentes en el envase y muchas personas creen que ‘no pasa nada’ si se consume un producto ya vencido”, manifestó María Claudia Degrossi, doctora en Química y consultora en Seguridad e Higiene de Alimentos. Destacó, por lo tanto, que “debe respetarse la fecha de vencimiento para proteger la salud de los consumidores y sobre todo de la población de riesgo: niños pequeños, embarazadas, adultos mayores y personas con enfermedades de base”.

María Vitullo, licenciada en Nutrición y miembro de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND), señaló que cuando las personas buscan información en redes sociales o con influencers, lo que suelen encontrar es pseudociencia. Susana Socolovsky, doctora en Ciencias Químicas, señaló: “los científicos hemos estado distantes del consumidor, muy ocupados en los laboratorios y no supimos llegar a la gente; hemos dejado un vacío y -por inacción- permitimos que hablen los que no saben. La divulgación de noticias sobre alimentos debe estar en manos de los científicos en alimentos”. cían nuestras abuelas”, afirmó.

Adrián Saporiti, médico pediatra y empresario, subrayó que actualmente hay una fortísima tendencia mundial a buscar alimentos naturales en detrimento de aquellos procesados o que utilizan aditivos.

“Las personas están migrando a una preferencia por lo “natural”, el problema es que es más difícil que este tipo de alimentos sea estable en el tiempo. El uso de aditivos alimentarios en la industria moderna es primordial, llegando a tal extremo que sería prácticamente imposible obtener una producción óptima, con las garantías de inocuidad y los estándares de calidad que en la actualidad se requieren para ser competitivos en el mercado sin estos aditivos. Es importante que la población sepa que siempre que se mantengan dentro de la ingesta diaria admitida por las autoridades regulatorias, los aditivos alimentarios son perfectamente seguros”, explicó.

Comentarios