Los jugadores de Atlético admiten que deben mejorar la puntería

Un poco más “finos”.

03 Dic 2019
1

¿ES UNA OPCIÓN? Jonás Romero encara ante la dupla titular de centrales. El joven delantero podría tener más chances ante las lesiones de varios de los delanteros. la gaceta / foto de franco vera

A comienzos de temporada, nadie hubiese podido adivinar el “problema” que tiene Atlético hoy, con 15 fechas ya disputadas. El equipo acusa en los dos últimos partidos, la falta de efectividad en el área rival. Es cierto, al primer Atlético le faltaba gol pero también le faltaban ocasiones para convertirlos. El “problema” se hace impredecible cuando acreditamos que en esos dos encuentros en los que no estuvo fino a la hora de definir, anotó tres goles.

“De contra tuvimos dos o tres situaciones que no pudimos convertir y no definimos bien. Sino, nos íbamos con los tres puntos”, razonó Cristian Lucchetti luego del empate ante Estudiantes. Atlético no solo le impidió festejar de forma total a su rival la inauguración de su nuevo estadio. Además de eso, pudo haber arruinado la fiesta completamente si es que, como decía el arquero, acertaba otra de las chances que tuvo.

Aquellas fueron el contraataque de Gonzalo Castellani que terminó en su disparo primero y luego en el de Guillermo Acosta, despejado en la línea. Luego, Lucas Melano quedó mano a mano con el arquero pero remató débil.

“Si hubiésemos estado más finos lo ganábamos”, aseguró Marcelo Ortiz, el jugador más certero que tuvo el equipo luego de su cabezazo tras el córner de Ariel Rojas. Porque a pesar de que el equipo de Ricardo Zielinski no estuvo afilado en ataque, igualmente convertir. Algo de lo que jamás se hubiese quejado al comienzo del campeonato.

Lo mismo sucedió contra San Lorenzo e incluso con más situaciones. Los lamentos por no haber llegado al entretiempo de ese partido con dos o tres goles de diferencia a su favor continuaron hasta el sábado pasado. “Queríamos seguir en la racha”, se quejó Ortiz que volvía a mencionar la falta de efectividad en ataque.

Lo curioso es que Atlético, en el partido en el que supuestamente careció de efectividad, hizo dos goles. Otro ejemplo de un “problema” que el Atlético de comienzos de torneo hubiese tomado sin dudar.

El mano a mano que desperdició Cristian Erbes o el centro bajo que conectó mal Guillermo Acosta podrían haber tornado en imposible el partido para un “Ciclón” que se mantuvo vivo gracias a esas fallas. “No es momento de lamentarse”, dijo Rojas luego del 1-1 con Estudiantes cuando ya habían pasado siete días y un partido desde la igualdad con San Lorenzo.

El lamento no llevará a ninguna parte. No solo porque efectivamente no brindará ninguna solución y porque también, quizás el problema está sobredimensionado.

Tres goles en dos partidos no es un mal promedio. Claro, en ninguno de los dos el equipo consiguió la victoria pero convengamos que en partidos como contra Banfield o Patronato, no hubo tantas chances e igual se quedó con los tres puntos. Una “contradicción” admitida hasta por el propio Zielinski.

De hecho, en un momento de la temporada Atlético era el equipo con menos goles anotados y ahora está 13° con 15 tantos. E incluso con las lesiones de Augusto Lotti y Leandro Díaz ahora y la de Javier Toledo en su momento.

Obviamente que el plantel trabajará en la definición esta semana para no lamentarse ante Newell’s. Sobre todo porque un empate no será tan valorado como el de Estudiantes y porque se trata de la despedida del año.

Una despedida en la que Atlético no quiere problemas grandes ni chiquitos: quiere goles y un triunfo.

Comentarios