"Servant": por lejos, la serie más inquietante del año

01 Dic 2019 Por Guillermo Monti
2

Servant

MUY BUENA

serie / por apple tv

La vuelta de tuerca -el truco, como en “Sexto sentido”, “La aldea” y todo lo demás- es el sello identitario en la obra de M. Night Shyamalan. Lo llamativo en “Servant” es que ese truco queda al descubierto en el tráiler, así que ponerlo sobre la mesa no invade la zona spoiler. El matrimonio que conforman Sean (Toby Kebell) y Dorothy (Lauren Ambrose) decide contratar una niñera. Se presenta para el puesto Leanne (Nell Tiger Free). Pero pronto se revela que no hay un bebé en la cuna, sino uno de esos muñecos que provocan escozor por su parecido con los recién nacidos. ¿Por qué lo tratan como a un hijo en esa casa? ¿Qué le sucedió a Dorothy? ¿Y por que Leanne actúa como si el bebé fuera real?

Tantos enigmas son el disparador para un sinfín de preguntas, que “Servant” se toma todo el tiempo del mundo para responder. A fin de cuentas sólo se vieron tres de los 11 episodios que integran esta temporada, ya que Apple TV no sigue la línea de Netflix ni de Amazon y esquiva el binge-watching ofreciendo un capítulo por semana, a la vieja usanza de la televisión abierta.

La serie representa un espaldarazo para la flamante plataforma de streaming, cuyos primeros estrenos contaron con una recepción ambivalente: buena en el caso de “Dickinson” y de “Para toda la humanidad” y mucho más fría para “See” y “The Morning Show”. Además de las excelentes críticas, “Servant” obtuvo los pulgares arriba de los focus groups y Apple TV ya la renovó para una segunda temporada.

Si bien la serie nació de la pluma de Tony Basgallop, la impronta de Shyamalan aparece por todos lados. No sólo dirigió dos episodios (el 1 y el 9), sino que desde el sillón de productor ejecutivo encontró la estética y el tono narrativo perfectos. Predominan las sombras -gran trabajo de Mike Gioulakis-, los climas opresivos, la sensación de que lo sobrenatural -sin aparecer todavía- acecha en los rincones.

“Servant” atrapa, por instantes asusta, y en todo momento inquieta. Es, a no dudarlo, una de las más agradables sorpresas en el cierre del año, sin el impacto provocado por Disney con “The Mandalorian”, pero con todos los elementos del thriller de suspenso y terror psicológico que puedan exigirse.

Shyamalan acertó un pleno con el elenco, porque las actuaciones son brillantes, en especial la de la enigmática Leanne que juega Nell Tiger Free, sumada a la presencia de Rupert Grint, que hace rato dejó de ser el Ron Weasley de la saga Harry Potter. Y otro punto para celebrar: cada capítulo dura 30 minutos. No es necesario, como parecen entender tantas series, estirar innecesariamente las historias. Nada mejor que ir al grano.

Comentarios