Cartas de lectores

01 Dic 2019

El hombre libre

“Es vago, según la definición más corriente. Es el hombre que no ejerce oficio, industria ni profesión alguna, que no posee renta, sueldo ni beneficio de ninguna clase, y que desdeña el trabajo de su entendimiento y de sus manos, como una tiranía que menoscaba el sagrado derecho de su libertad. Nadie sabía dónde ni cómo celebra el hombre contrato alguno con los demás hombres, en cuya compañía vive, formando familias, pueblos y naciones; Juan Jacobo Rousseau nos sacó de esta duda mediante El Contrato Social. Su primera condición es que la parte sea igual al todo, o que el todo se haga igual a la parte.  Si el individuo se somete por necesidad a la ley del conjunto, no hay contrato; si el conjunto se somete a la ley particular de cada individuo, no hay sociedad. Ahora bien; cuantos menos vínculos sujeten al hombre a la sociedad, más libre será el hombre; por consiguiente el vago es el ciudadano más perfecto en las sociedades formadas por dicho Contrato, porque es el que tiene más derechos y menos deberes; el que más toma y el que menos da. El vago es la última evolución de la libertad, y en el orden categórico de los seres humanos, es el ser completamente libre. Volvamos la hoja y nos encontraremos con el hombre verdaderamente esclavo”. PD: Texto extraído del Diario El Cruzado, Sucre, 1 de mayo de 1875.                                                                

Teresa del Valle Albarracín

[email protected]


Oído al pasar

En el libro de poesías y relatos, “A la vida” (Ed. 2010), bajo el título de “Oído al pasar”, puede leerse la siguiente exposición: “Tres hombres, elegantemente vestidos, salían de un bar situado frente a la plaza principal de la ciudad. Uno de ellos, dijo: ‘lo que me revienta es que después estos van a venir con bombos, tarros y pancartas a la plaza y tendremos que atenderlos’. A lo que uno de sus acompañantes respondió: ‘No te hagas problema. Una vez que firmen el acuerdo de lo que le propondremos, después... que hagan lo que quieran”. Me parece, que habría quedado mejor titular el relato como: “sólo para entendidos y para los que se hacen los desentendidos”.

Daniel E. Chavez

Pasaje Benjamín Paz 308

San Miguel de Tucumán


Desidia en el barrio judicial

¿Hasta cuándo los vecinos de este barrio vamos a seguir aguantando la desidia a la que nos tiene sometido el municipio capitalino? En cada esquina los yuyos crecen sin control; las calles están sucias por ausencia de un barrendero municipal; hay basura tirada por doquier, etcétera, pero para cobrar alumbrado, barrido y limpieza siempre están al día ¡Vergüenza debería darles cobrar por algo que no brindan en lo más mínimo! Intendente Alfaro, usted que es de la zona, póngase las pilas, trabaje y dé soluciones a los vecinos.

Luisa Contrera

[email protected]


Maestro agenor

Hoy recordamos a un importante hombre público de Tucumán, don Agenor Albornoz, educador, agricultor cañero, dirigente docente y deportivo, escritor, periodista, viajero y por sobre todo ejemplo para muchas generaciones, como fundador y dirigente de instituciones de bien común. Nació en Las Barrancas, en el Este tucumano, en inmediaciones del límite con Santiago, el 1 de abril de 1872. El áspero paisaje natal forjó una personalidad cuya vida tiene ribetes de novela que lo convirtió en un verdadero maestro en la escuela y en la vida. A pesar de ser un “Quijote trashumante”, gran parte de su accionar tuvo lugar en Monteros a donde llegó en 1907 como  fundador de la Escuela Normal hasta 1944 en que se retira a Tucumán, en donde falleció el 14 de junio de 1956. Hoy trataremos dos de las facetas importantes del maestro en su condición de hacedor deportivo y hombre de bien. En 1895 emigra a Santa Fe en busca de nuevos horizontes y expresa “Yo enseñé allí por primera vez los juegos ingleses, tan divulgados hoy”. Se refiere al fútbol, tenis y otros. A comienzos de 1902 regresa a Tucumán y es designado director del gimnasio escolar “24 de Septiembre” del que hizo un modelo en su género. Con un grupo de deportistas que concurría al polideportivo, fundó el 27 de septiembre de 1902 y fue primer presidente del Club Atlético Tucumán. Ese año vino a Monteros con don José R. Fierro a visitar la Escuela French y entregaron a su amigo y director Manuel Vaquera una pelota, inflador y reglamento de fútbol, iniciando así este deporte en el pueblo. Posteriormente, ya residente en estas tierras y con el cargo de vicedirector y profesor de ejercicios físicos de la Escuela Normal, crea el 17/04/1910 una institución llamada Lawn Tennis Club, la primera en su clase en la provincia, con el objeto de construir, organizar y sostener un gimnasio escolar en un terreno de 3.600 m2, prestado por don Segundo Agudo, ubicado sobre calle Sarmiento 1ª cuadra al que anexaron baños, vestuarios y depósitos en donde se practicaba tenis, gimnasia sueca, croquet, cricket, fútbol, patín y ciclismo en una pista que circundaba el predio. Posteriormente, en 1919, y ante la necesidad de extender el espacio físico del predio deportivo, la Municipalidad le cede un solar de tres hectáreas, a donde trasladan la infraestructura existente en el terreno original, en lo que hoy es el gimnasio municipal “Prof. José Nicolás Russo”. Para concluir diremos que como hombre de bien tenía una mirada escrutadora acerca de la condición humana por lo que pensamos que toda persona debiera tener como paradigma al maestro cuando en su libro “En pos de maravillas” califica como eterno depredador al hombre al decir “el Código Penal mira con indiferencia a todo bicho viviente que arriba con lo ajeno, y en donde la cosa pública, suele ser la vaca gorda, que perdió el pie en los desfiladeros de la vida nacional”; nada más actual que esta sabia reflexión, todo un canto de fina ironía contra la corrupción de funcionarios, dirigentes y políticos.

Arturo D. Zelaya

Congreso 122

Monteros


Colectivos

Señor empresario, usted vive en la República Argentina, un país que está en crisis en todos los sectores de la sociedad; aquí nadie vive aislado, trabajamos y tenemos nuestras preocupaciones; si usted cree que tiene soluciones, dé soluciones y no juegue con los trabajadores, que vivimos mal, también tenemos problemas y graves. Si no considera dónde tiene los pies, deje la empresa, yo no le solucionaré su problema, como tampoco me solucionan el mío. Seamos más coherentes, esto no es nuevo y no tenemos por qué seguir castigando a los que tienen menos y son más sufridos. Si quiere venda al Estado los ómnibus, o se los deja al mejor postor. Se repiten las presiones y somos los rehenes ¿Hasta cuándo?

Carlos Rubén Avila

[email protected]


El coraje de cuidarse

Gentilmente mi amigo Ernesto me invitó al Concejo Deliberante a una jornada en la campaña de prevención del cáncer de próstata. A pesar de mis controles anuales, al llegar me “chantaron” un moño azul y una frase matadora: “la fuerza del hombre está en el coraje de cuidarse” y un folleto explicativo que no debe dejar de leer todo hombre de 50 años. Este tumor maligno que afecta a los hombres es un asesino silencioso que en sus inicios comienza a crecer en la glándula prostática sin mostrar síntomas específicos, para lo cual es clave un diagnóstico precoz. No se conocen las causas que lo originan pero sí los factores de riesgo, que son tres. 1) edad: comienza a los 50 años y aumenta con los años; 2) antecedentes familiares: si su padre o hermano tuvieron esta enfermedad entra en el 10% de los casos que se dan por predisposición genética o hereditaria y 3) dieta: están más expuestos los hombres que consumen gran contenido de grasa animal o carne. Los síntomas que indican la patología son: dificultad o dolor al orinar, aumento de la frecuencia de las micciones, problemas para contener, pérdida, retención y aparición de sangre en la orina ¿cómo prevenir? Examen de próstata de los 50 años, de sangre y tacto rectal y dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras y “acuérdate que la detección temprana puede salvar la vida”.

Francisco Amable Díaz

Pedro G. Sal 1.180 Barrio 20 de Junio

San Miguel de Tucumán


Plaza Urquiza

Que un niño utilice los juegos infantiles de la plaza Urquiza puede convertirse en una misión imposible, en una corta odisea. Hasta llegar al juego elegido puede tropezar dos o tres veces, con la segura secuela de lastimaduras, raspones, moretones y otros “ones ” imaginables. La causa de sus frecuentes “accidentes” en los “bajitos” son los baldosones que rodean al sector, cuyo estado es sencillamente lamentable (rotos y con los bordes levantados). Son una trampa para los más pequeños, que el corretear despreocupadamente, tropiezan con estas imperfecciones, que les provocan una segura caída. La municipalidad, que en épocas preelectorales ha gastado ingentes recursos en publicitar un sinfín de obras realizadas y por realizar, debería hacerse eco de esta queja que beneficiaría a cientos de niños que diariamente concurren a la plaza. No creo que la remoción de unos cuantos baldosones y su posterior reemplazo le ocasione desequilibrios financieros a sus arcas; por el contrario, de prosperar este pedido, los niños, los padres y los abuelos estarán agradecidos y las autoridades pondrán en evidencia una mínima sensibilidad social hacia el bienestar de los más pequeños.

César Guzmán

Uruguay 203

San Miguel de Tucumán

Comentarios