En Brasil hubo una carrera para la historia

18 Nov 2019

Darío Coronel

ESPECIAL PARA LA GACETA

Hay un cambio generacional en la F-1. Una joven guardia viene golpeando fuerte. Ayer en el autódromo de Interlagos en San Pablo, Brasil, sede de la penúltima fecha, hubo una muestra de ello con el triunfo de uno de los referentes de este grupo, Max Verstappen. El holandés lideró el 1-2 de los motores Honda seguido del francés Pierre Gasly. El español Carlos Sainz completó el podio luego de la sanción al inglés Lewis Hamilton (tocó al tailandés Alexander Albon).

“Estoy muy feliz no solo por el triunfo. Lo importante es el nivel del motor Honda. Peleamos adelante y esto genera muchas expectativas para lo que viene”, dijo Verstappen (22 años). “Fue una batalla increíble con Lewis (Hamilton). Hice todo lo que pude para aguantarlo, pero también ayudó el motor en el final”, destacó Gasly (23). “Es el día más feliz de mi carrera”, sostuvo Gasly.

Por otro lado, Ferrari volvió a entregar la nota. Vettel y el monegasco Charles Leclerc, porfiaron al máximo y ambos quedaron afuera luego de un toque entre ellos. “El avance de la nueva generación es inevitable. Estos chicos están muy fuertes y cada día cuesta más correr con ellos”, admitió Hamilton, que sabe, a pesar de su dominio, la joven guardia se viene con todo.

Comentarios