“Hay datos que son alarmantes”, dijo Jiménez sobre la seguridad en la provincia

El ministro fiscal adelantó que la caída de la banda acusada de estafa abrió nuevas líneas de investigación.

09 Nov 2019 Por Luis Duarte
1

EN FILA. El martes se realizaron 43 allanamientos simultáneos en la capital, Río Seco, Alderetes, Famaillá y Monteros, y se secuestraron alrededor de 150 vehículos.

La investigación por aparentes estafas a través de la venta de automotores, que derivó en el secuestro de unos 150 vehículos en la provincia, abrió una “caja de Pandora”. El ministro fiscal Edmundo Jiménez no sólo adelantó que la caída de esta banda le dio nuevas pistas para acabar con otras organizaciones, sino que se mostró preocupado por los problemas de inseguridad que se viven en la provincia.

De acuerdo a los datos oficiales, el martes se realizaron 43 allanamientos simultáneos en San Miguel de Tucumán, Río Seco, Alderetes, Famaillá y Monteros, y fueron detenidas 18 personas (el martes se entregaron dos y ayer fueron aprehendidos dos más). Otras ocho permanecen prófugos. Como consecuencia de los operativos, se confiscaron más de 10 escopetas, entre otras armas de fuego; $ 700.000 y alrededor de U$S 20.000.

Además, se retuvo alrededor de 150 vehículos: 84 se encuentran en el edificio de la Subjefatura de Policía y el resto, en calidad de depósito en los lugares donde se habían realizado los procedimientos.

El ministro Fiscal dio detalles ayer del operativo, concretado entre la Justicia y los distintos departamentos de la Brigada de Investigaciones. “Responde a una investigación de varios meses, donde hemos recolectado numerosos elementos. Los resultados han sido buenos y esto significa que todas las fiscalías investigan hechos vinculados, es decir, comparten la información de delitos comunes. Debemos reconocer el trabajo de los fiscales, el ECIF (Equipo Científico de Investigaciones Fiscales) y la policía de la provincia”, explicó en una conferencia de prensa.

Sobre el proceso judicial, el jefe de los fiscales precisó que la investigación se extendió durante cinco meses. “Las pruebas recolectadas sirvieron para poder concretar medidas e ingresar a los barrios, movilizando a cientos de policías. Hemos trabajado mucho, tanto en la capital como en otros puntos del territorio tucumano. Estamos detrás de un hilo conductor para dar con estas bandas delictivas. Partimos de las denuncias que hacen los ciudadanos por ‘escruches’ y robos, y vemos las características y cómo se vinculan”, agregó el funcionario.

Jiménez señaló que se analizará la situación de cada rodado para definir la vinculación con el proceso penal. “Es un caso grande”, enfatizó. A través de acuerdos con el Gobierno, el Ministerio Público Fiscal (MPF) entregó a la Policía motos, autos y camionetas recuperados del delito. Este podría ser el destino de algunos rodados secuestrados en el operativo.

El mecanismo

La banda ofrecía los vehículos por las redes sociales a precios inferiores a los del mercado legal. Buscaba a clientes de otras provincias, quienes arribaban a la provincia para poder concretar la transacción. Aquí, le pedían un anticipo, un 50% del valor del vehículo y le proponían financiar el resto a una tasa de interés baja, de acuerdo a la pesquisa.

Luego, los integrantes de la organización planteaban dificultades para realizar la entrega y lograban que la víctima -60 personas afectadas, al menos, figuran en el proceso- no se llevara el rodado. Luego, había amenazas y situaciones de violencia que forzaban a los damnificados a desistir de la operación.

“La mayoría de los damnificados es de otras provincias. En principio, no trabajaban con autos mellizos o robados, sino que ofrecían los vehículos a bajo costo y con una muy baja financiación para poder captarlos”, había explicado, tras los procedimientos, Eugenio Agüero Gamboa, coordinador del Equipo Científico de Investigación Fiscales.

Situación

En la misma conferencia de prensa, el ministro Fiscal dijo que estaba preocupado por los problemas de la seguridad, en general. “Por eso, estamos trabajando en el sur y en la capital de la provincia, en las zonas calientes, con el fin de desarticular las organizaciones delictivas, en las que están vinculadas los desarmaderos de autopartes”, manifestó.

Al ser consultado sobre el elevado indice de homicidios en Tucumán, Jiménez manifestó que “hay datos muy alarmantes respecto de la seguridad”. “Se puede modificar esta realidad, se puede alcanzar una seguridad como el ciudadano lo merece. Es una provincia chica, en donde todos nos conocemos. Es una provincia manejable en cuanto a la seguridad. Hay que revertir una realidad y hacer un trabajo que no se venía haciendo. Hay muchas cosas para cambiar hacia adentro de los tres principales operadores: la Policía, los fiscales y los jueces”, finalizó.

Justicia por mano propia

“El ciudadano necesita respuestas”

“La ‘justicia por mano propia’ implica una falencia del poder para dar respuestas al ciudadano ante la inseguridad. El ciudadano no quiere hacer ‘justicia por mano propia’. Si llega a eso es porque no tiene una respuesta adecuada”, expresó el ministro Público Fiscal, Edmundo Jiménez, al ser consultado sobre el incremento del índice de este tipo de homicidios. “Tenemos que trabajar internamente para que la ‘justicia por mano propia’ no exista. Se trata de ciudadanos  que no tienen confianza, ya que no reciben alguna solución, y toman una actitud o conducta que debiera ser de las autoridades”, añadió.

Comentarios