Más de 6.000 millones de razones para mostrar las cartas

05 Nov 2019 Por Luis María Ruiz

Un legislador reelecto protesta porque la oficina nueva es más chica que la anterior. Dos colegas recién llegados piden permiso para hacer un intercambio de despachos. Y todavía hay un puñado de “compañeros” a la espera de que les asignen sus lugares de trabajo. Nadie dijo que las mudanzas fueran sencillas. Menos cuando se hace un esfuerzo por contentar a 49 hombres y mujeres que todavía sienten en su orgullo el impulso dado por miles y miles de votantes en las elecciones provinciales del 9 de junio.

A ocho días del acto de jura de la nueva composición de la Legislatura, las autoridades hacen malabares para poner en marcha el cuerpo. Ya están definidos los bloques políticos. Por estas horas, el reparto de lugares en las 24 comisiones internas es uno de los temas que se impone en la agenda legislativa. A este ritmo, será difícil que la Cámara provincial haga su debut formal esta semana, como esperaba el vicegobernador Osvaldo Jaldo. De todos modos, restan casi dos meses para que finalice el año y se cierre el período de sesiones ordinarias. Y los armadores del Poder Legislativo no quieren perder tiempo. Según los cálculos de quienes peinan canas en el ámbito parlamentario, habrá al menos tres debates antes del 31 de diciembre. En uno de ellos se tratará el Presupuesto 2020, que ya fue enviado por la Casa de Gobierno. Entonces, los nuevos legisladores enfrentarán la oportunidad de mostrar las cartas propias, por primera vez en la historia, en un lugar que se caracteriza desde hace décadas por la escasa información sobre los ingresos y los gastos que se efectúan con fondos surgidos de las arcas públicas. De hecho, los representantes del pueblo tendrán más de $6.500 millones de razones para dar ese paso.

Dietas, chapas patentes y contratos

Según anticipó el periodista Marcelo Aguaysol en este espacio, el Poder Ejecutivo que conduce el gobernador Juan Luis Manzur proyecta erogaciones por $156.000 millones para 2020. El aumento interanual de los recursos de la Administración Pública alcanza el 25% si se lo coteja con la última ampliación presupuestaria. Este año, la Legislatura cerrará el ejercicio con unos $ 5.300 millones para gastos. De mantenerse esta pauta de incrementos, el cuerpo parlamentario comenzará 2020 con más de $ 6.500 millones, y seguirá segunda en el podio de las más caras del país, detrás de la Legislatura bonaerense, que es bicameral.

Sólo un reducido círculo de personas en Tucumán sabe cómo se aplican los fondos legislativos. Y tres o cuatro funcionarios de la Cámara provincial, no más, tienen acceso a esa información. Audios de WhatsApp que llegan desde los valles calchaquíes alimentan la incertidumbre al respecto. Ya es una tradición que los legisladores ignoren incluso con cuántos recursos cuentan sus pares, desde el inicio hasta el final de cada mandato. “A mí me dieron 10 contratos para asesores y la chapa patente oficial”, asegura un representante del pueblo. Además, se les entrega un teléfono celular, aunque este año el “ajuste” hizo que sólo les dieran el chip y no el aparato. A esto se suma la dieta, que rondaba los $ 80.000 y el mes pasado, con la suba del mínimo no imponible en Ganancias, llegó a $ 90.000 en mano. Es decir, la mitad del básico de un vocal de la Corte. Estos datos indican que entre todos los legisladores insumirían en concepto de haberes (entre dieta y aguinaldo) unos $ 60 millones anuales. Es decir, cerca del 1% del presupuesto de la Legislatura. ¿Dónde va a parar el 99% restante? Es una pregunta que podrían hacerse los nuevos representantes, una vez que comience el debate sobre los gastos legislativos para 2020.

A la espera de dos ministros

Aunque es poco factible que sesionen esta semana, los legisladores deberán avanzar con dos temas de tal relevancia que requerirán de la visita de funcionarios del Poder Ejecutivo para su tratamiento. Uno de ellos, el Presupuesto 2020, que ingresó con la firma -además del gobernador- del ministro Eduardo Garvich. El otro, la Ley de Emergencia en Seguridad Pública, que no llegará a ser renovada antes de su caducidad, y que tiene el impulso del ministro Claudio Maley. Entre mudanzas, comisiones y números en danza, la nueva Legislatura empieza a sentir con antelación el calor del verano.

Comentarios