“Quiero marcar la diferencia desde la política”

Patricio Artigas tiene 18 años y es vicepresidente del centro de estudiantes de su colegio. Asegura que la educación es clave para la clase dirigente y para el futuro del país. Estudiará Abogacía y sueña con ser político o juez.

16 Oct 2019 Por Gabriela Baigorrí

Abre los ojos grandes y gesticula. Se entusiasma e hilvana ideas con la facilidad de quien está acostumbrado a hablar en público, a debatir, a confrontar, a acordar. Patricio Artigas tiene 18 años; muchas sobremesas de charlas familiares sobre actualidad; un abuelo con larga trayectoria en la política provincial (Enrique Artigas fue funcionario en el Poder Ejecutivo) y la convicción de que quiere “marcar la diferencia desde la política”.

El joven cursa el último año de la secundaria y es vicepresidente del centro de estudiantes del Colegio del Sol, en Yerba Buena. En la charla con La Otra Pregunta, el programa de entrevistas de La Gaceta Play, hace un paralelismo constante entre esa pequeña estructura que integra y el país. Afirma que las minorías deben estar representadas y que el diálogo lo es todo.

-¿Qué les preocupa a los chicos de tu edad?

-En mi curso somos de debatir bastante y hablamos de algo que fue tendencia y de lo que se habla, que es el aborto, y también del feminismo. Más que nada el feminismo, que es una búsqueda por la igualdad, una lucha que comenzó por las mujeres. Creo que el machismo, en menor medida, afecta a los hombres también. Por ejemplo, cuando hay una chica que gusta de vos y no hacés nada, te tildan de que no te animás. Digo en menor medida, porque hay mujeres que mueren por la violencia y eso afecta a la sociedad. Noté un problema: el feminismo extremista. No me meto con las creencias de la gente. Soy católico, pero no religioso, y vi un video de una marcha feminista insultando frente a una iglesia y me pareció chocante.

-¿Cuál es tu postura sobre la despenalización del aborto?

-No tengo una clara, estoy en el medio. No estoy a favor del aborto, sí de la despenalización. No estoy a favor de la ley (que se presentó en el Congreso). A los médicos los formaron para salvar vidas y hay que respetar si algunos no quieren hacerlo. Sí me parece que es fundamental en las chicas que son violadas. Es un tema muy complejo.

-¿Cómo crees que debe ser abordada la educación sexual?

-La educación sexual integral es fundamental. No está en la mayoría de los colegios, en el mío sí tenemos una materia que se llama Salud y Adolescencia. Hay dos temas que se deben tratar en los colegios: la política y la educación sexual.

-¿Sentís que recibiste toda la información que necesitabas?

-En mi colegio sí, aunque nunca tenés toda la información. Tenés que seguir leyendo e informándote.

-Te interesa la política… ¿por qué querés ser político?

-Me interesa mucho. Veo un país que necesita soluciones y no veo nadie que pueda hacerlo. Son pocas las personas en las que confío, en ideales u honestidad. No quiero dedicarme a la política y ser concejal o legislador, y mantenerme en eso. Quiero marcar la diferencia. Así como hay un movimiento feminista, que haya uno político de jóvenes. Quiero gente joven, honesta y capaz en la política. Confío en la juventud.

-¿Cómo ves a los políticos jóvenes de Tucumán?

-No hay muchos. La política en Tucumán es muy compleja. Todo arranca desde arriba, en el ámbito nacional, no confío en ningún dirigente. Si me preguntan a quién votaría para presidente, votaría en blanco. Ningún ideal (de los candidatos) me convence.

-¿Votaste en las Primarias?

-No, no creo en las Primarias. Me parece un sistema medio perverso de borrar a los partidos minoritarios. Además, no definen ninguna interna, no me parece eficaz. Los partidos chicos que quizás no llegan a tener presidente, podrían alcanzar a tener un diputado o un senador. Las minorías tienen que estar representadas.

-¿Quiénes son tus modelos en la política?

-Me gustaba hasta cierto punto José “Pepe” Mujica, el ex presidente uruguayo, me gustan sus ideales. Y Alfredo Olmedo, el diputado de Salta.

-Olmedo tiene posturas muy radicales...

-Hizo un discurso muy interesante en el Congreso sobre la política del trabajo. La mayor inversión de un Estado debería ser en la educación y en trabajo; eso comparto, no todo.

-Me nombraste alguien de izquierda y alguien de derecha...

-No tengo una tendencia concreta, saco algo de aquí y algo de allá.

-¿Qué es lo más enriquecedor que aprendiste del centro de estudiantes?

- A tomar conciencia de la vocación que tengo cuando hablamos de la democracia. Vi una organización pequeña y cuando hablo con mis compañeros, les digo: hacemos de cuenta que es como el país. Así aprendés a entender a los políticos; a dar lugar al debate; a entender que no se puede solucionar todo y a escuchar las minorías.

-Si fueras electo gobernador hoy, ¿cuál sería tu primera medida?

-Bajar el gasto público, hay un excedente y un bajo control, por eso hay corrupción. Creo que se gasta muchísimo. Hay cargos que manejan dinero y no deberían. Bajándolo, podríamos, por ejemplo, mejorar las escuelas.

-¿En qué notas la corrupción?

-Hay comunas en las que el delegado a los vecinos les dice que recibirán un sueldo, pero les hace firmar por $10.000 y les da $5.000. Si el sueldo va del Estado a un ciudadano, ¿qué tiene que ver el político en el medio? Es un gran problema

-¿Te identificás con algún partido?

-No, con ninguno. En un principio me gustaba (José Luis) Espert, pero es demasiado liberal. Yo creo en la educación pública... me gustaba su carácter y su temperamento. Me gusta también el de Alberto Fernández, pero no confío en él, no lo votaría. Con Cristina Fernández no comparto nada. De (Juan) Domingo Perón me gustan cosas, como lo que hizo por los trabajadores, y otras no.

-¿Y del presidente Macri?

-Yo lo apoyaba, pero creo que falló. Él estaba totalmente convencido de lo que estaba por hacer. Dentro de todo lo veo honesto, pero creo que se confundió en la economía de país. Se metió con el bolsillo, y la gente vota con el bolsillo. En lo estructural no está mal, mejoró la infraestructura; por ejemplo, Vaca Muerta no era nada y será uno de los pilares del país. La deuda con el Fondo fue una mala jugada. No es un mal político; cometió errores, pero graves... y donde no podés cometerlos.

-¿Cómo te informás?

-Me crié en una casa donde la política es un tema de conversación grande. Hablo mucho con mis padres y con mi abuelo. Mi abuelo fue ministro y ejerció 11 cargos políticos. No podemos confiar 100% en los medios, sobre todo en los canales de Buenos Aires; muchos son partidarios. Hay que tener cuidado con lo que tomamos de cada uno. No soy creo todo lo que escucho; siempre leo y averiguo.

-¿Que tomás de la experiencias de tu abuelo?

-Tengo puntos de vista similares, sobre todo cuando hablamos de educación. La educación es lo fundamental, más en un cargo político. Creo que si alguien llega a un cargo debe estar preparado; la educación te forma hasta para expresar tus ideas. Quiero estudiar abogacía, porque me quiero dedicar a la política.

-¿Por qué abogado?

-Me parece una carrera interesante, conocer las leyes que avalan mis derechos. Me abre una puerta a un poder político, que es el Judicial, que también me interesa. Me apasiona la abogacía.

-¿Cómo te preparás para la universidad

-Estoy convencido y feliz. El centro de estudiantes me ayudó a ver qué es lo que quiero. Tengo ansias y miedo, no en lo que elegí sino en el rumbo que tomaré después.

-¿Crees que se subestima a los jóvenes?

-Mucho, de más.

-¿Te gusta leer?

-Me compré el libro de Jorge Lanata “56: Cuarenta años de periodismo y algo de vida personal”. Él me parece interesante, lo admiro. Marca sus ideales y no le interesa si alguien está a favor o en contra; la libertad de expresión que tiene me gusta.

-¿A quién más admirás?

-A Luis Novaresio, me parece muy correcto. A Marcelo Tinelli, que no era nadie cuando comenzó y hoy en día es quien es, una persona importante. Veo cosas a favor y en contra en su programa, cambia y se amolda a los cambios de la sociedad. También a Pepe Mujica; por su humildad, lo veo como un filósofo,

-¿Que soñás para tu futuro?

-Sueño con llegar a lo que me gusta, ser abogado y político, o juez. Sueño con que el que vaya a ser presidente escuche y tome buenas decisiones. No creo eso que dicen respecto que los políticos no sirven; pero es importante escuchar.

Comentarios