Barrio Norte o Barrio sur: ¿cuál sufre más el vandalismo?

Mientras en un sector todo reluce, en el otro se ven las luminarias y varias estructuras dañadas, con los cables al aire. El municipio gasta unos $ 200.000 al mes para reponer lo dañado o robado.

10 Oct 2019 Por Florencia Bringas
5

LA GACETA / FOTOS DE FRANCO VERA

Si tomamos cuatro puntos de referencia para determinar qué sucede en los sectores de juegos de las plazas de San Miguel de Tucumán, se notan dos realidades diferentes. En las plazas San Martín y Belgrano, ubicadas en Barrio Sur, ayer temprano empleados municipales limpiaban las fuentes, mientras otros barrían. Flores de colores, bebederos en buen estado y subibajas completos. Son espacios apacibles, amigables con la primera infancia. Pero en la otra punta, en las plazas  Urquiza y Alberdi, de Barrio Norte, la mayoría de las luminarias están sin tapas y con los cables al aire, además de otras estructuras deterioradas que resultan no aptas para niños curiosos. Hay peligros que pasan inadvertidos en el uso cotidiano; pero están. ¿Esto significa que el vandalismo golpea más en el microcentro?

PLAZA ALBERDI. A la par de los juegos, un poste con los cables al aire.

Muy movedizo, “Juancito” se escabulle de los brazos de su padre, Juan Martín Torres. Alarmado, le señala que no toque esos cables que salen, enmarañados, de un poste de luz de la plaza Alberdi, pegado a la zona de los juegos que se encuentran por la calle Santiago. “No hay que descuidarse en esta plaza. Es que a esta edad todo quiere tocar”, señala el papá, apurado siguiendo al niño escapista de tres años. Pero no se trata sólo de un sector de la plaza: en toda la extensión de ese espacio verde más de la mitad de las luminarias no tienen tapa.

PLAZA ALBERDI 2. A la mayoría de las luminarias le robaron la tapa.

Las mamás que hacen tiempo todos los días en la plaza Alberdi hasta que salen sus hijos de una escuela cercana, confiesan que nunca se habían dado cuenta de que había cables pelados desparramados por el paseo. “Pero peor está la Urquiza”, asegura Miriam López, una de las integrantes del grupo. A ello, añade que pocas veces han visto personal de seguridad en el paseo durante la noche, que es cuando creen que suceden la mayoría de los actos vandálicos.

PLAZA URQUIZA. En el centro del paseo, una caja abierta con cables.

Cruzar por debajo del túnel de agua de la fuente de la plaza Decididos de Tucumán (vecina de la Belgrano) es una enorme tentación con los 38° que nos tocaron por estos días. Diferente es la sensación en la plaza Urquiza, donde la fuente hace años que no larga ni una gota y en donde hoy se ven compuertas rotas con enchufes al aire, abiertas y nudos de cables al alcance de cualquier mano. Es en esa plaza donde el municipio de la Capital pretende hacer obras próximamente, según informaron a LA GACETA. Y lo necesita de manera urgente.

Los gastos

“Vamos a hacer obras en el alumbrado e intervención en la caminería. De todas formas, hace veinte días se trabajo allí. Precisamente por el vandalismo. Ahí es permanente la vandalización.  Y en plaza Alberdi se hizo todo nuevo: se colocó LED el año pasado y hace 30 días aproximadamente estuvimos trabajando. Al igual que en la plaza Irigoyen de Santiago al 1.800. Allí se intervino en juegos, merenderos, pintura, pista de salud. Esto fue la semana; habían vandalizado todo, prácticamente”, detalla Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos Municipales.

PLAZA URQUIZA 2. La fuente está rodeada de estructuras dañadas.

Sobre los gastos que han tenido para reparar los daños, el funcionario revela que son unos $ 200.000 mensuales, a veces más, dependiendo de lo que se rompa o roben. “Los insumos -agrega- están por las nubes, producto del costo de vida y, por ende, de la inflación”.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios