Agustín Goytía crea la banda sonora de sus pinturas

El artista incursionó primero en la música, integrando distintas bandas en la escena neopop de este siglo. Espacios abandonados.

08 Oct 2019 Por Jorge Figueroa
1

TELAS COLGADAS. Las obras de Agustín Goytía, con mucha materia, no tienen marcos que las contengan.

No son pocos los artistas visuales que cuentan como músicos. El milenio consolidó esta tendencia, sobre todo en esta ciudad, aunque por supuesto, puede recordarse al mismo Wagner componiendo y reflexionando sobre el arte.

Desde este fin de semana, Agustín González Goytía, que vive y trabaja entre Tucumán y Buenos Aires, lanzó el single “Estación”, en las plataformas digitales y próximamente lo hará con su disco “El camino”.

“Me gusta mucho la relación entre el formato pintura, cuadro y el formato canción”, le cuenta a este columnista.

Sus instalaciones, dibujos y pinturas, principalmente, han recorrido distintas ciudades del país e incluso del exterior. Y en estos momentos es un artista requerido por diferentes museos y galerías. Sus enormes telas colgadas con mucha materia y líneas han colaborado en construir una tendencia del arte contemporáneo, lo que no es poco, que se expresa desde hace pocos años.

¿Podría su música ser la banda sonora de sus pinturas? “Lo que se dice en las canciones son las voces de los personajes de las pinturas que habitan a ese mundo nebuloso; las canciones son la música de la pintura, de esas personas que deambulan por espacios abandonados”, responde.

Goytía tuvo su primer compromiso con la música y luego con las artes visuales. Integró la banda Norman Bates con Eduardo Chueco Ferrer y después Demelocotons, donde conoció a Maximiliano Farber y Bruno Masino; con Juan Cruz Palacio forma Monoambiente y funda el sello YoConVoz.

Agustín integra por esos años el grupo Michael Stuar con Sebastián Man. “Siempre quisimos grabar; ya teníamos el antecedente de Patricio García y Los Chicles, y en esa escena también estaba Luciana Tagliapietra. Tocamos en el ciclo Lado B de Niceto Bar en la Capital Federal y luego formamos un trío con Federico Iorio y José Villafañe”, relata el artista. Infaltable allí, Federico Carlorosi, Klemm y varios más. Juan Diosque ya había partido a Buenos Aires.

Historias

“De las historias que pasan en las pinturas, me interesan las múltiples o las pequeñas y mínimas; y las atmósferas que se crean quiero volcarlas en las canciones”, contesta ante una pregunta sobre las relaciones entre sus pinturas y sus canciones. Y luego explica que al hablar del formato alude a algo acotado de dos o tres minutos y estructurado con la estrofa y el estribillo. En cuanto a las atmósferas, hay una nebulosa indefinida. “Tienen que ver con el ambiente de la ciudad, y eso me parece que pasa en las canciones, que tienen ese aura intimista y fantasmal”, precisa el cantante.

En “El camino” se habla de un personaje que regresa de un largo viaje, que lo mantuvo ausente de su ciudad natal; al llegar observa las cosas que han cambiado y las que siguen igual con la nostalgia de la distancia y el reencuentro, describe la sinopsis.

“Estuve trabajando mucho con imágenes de caminatas, de objetos se cruzan por ahí. Puede decirse que los temas están inspirados en esos recorridos”, describe el autor.

Otros títulos del disco (está integrado por ocho composiciones) dan cuenta de lo cotidiano: “Tarde me voy”, “Amigo”, “Estación”, “Diciembre” y “Madre”.

El primer disco en dúo (lanzado en 2009) se llamó “Michael Stuar declara la paz mundial”. Y ahora, “El camino” tiene una portada del mismo artista; es una versión de una acuarela de Ignacio Baz, con la imagen de la alameda de un paseo de mediados del siglo XIX en Tucumán, que no existe ya. El material se grabó en esta ciudad entre noviembre y marzo.

Presentación

Las canciones hacen referencia al ambiente de Tucumán, a sus personajes, a los ambientes urbanos y rurales. “En las letras se evoca la situación de andar sin rumbo definido, perderse en la ciudad y su atmósfera, abierto a todas las vicisitudes e impresiones que salen a su paso”, se indica en la presentación.

Otras formas: un sello para artistas visuales

Otras Formas es un sello que publica la música de artistas, y que debutó con “El gusanito” de Jorge de la Vega y Federico Peralta Ramos. También editó a referentes de la escena contemporánea: Alfredo Prior, Matías Duville (The Pupilos), Juan Becú, Conchetinas, Nicolás Bacal, Magdalena Jitrik junto a Lucio Dorr, Julián Terán, Hana, Lola Granillo, Syd Krochmalny, Dani Umpi, Francisco Garamona y Las Desesperadas por el ritmo: Ana Gallardo, Marina de Caro, Cristina Schiavi, Marcela Astorga, Silvana Lacarra, Mónica Millán y Adriana Bustos y ahora Agustín González Goytía figuran en la extensa agenda.

Comentarios