Caso Piccinetti: aguardan el traslado de uno de los hombres más buscados de Tucumán

La Justicia boliviana debe completar los trámites para habilitar la salida del país, del presunto homicida.

12 Sep 2019
1

LUIS PICCINETTI. En Tucumán, antes de darse a la fuga. LA GACETA/ARCHIVO

Uno de los hombre más buscados de Tucumán, Luis Rafael Piccinetti, fue capturado en Bolivia y aguarda su traslado a la provincia. Según las primeras informaciones, el presunto homicida iba a llegar hoy a la provincia, pero los responsables del Equipo Científico de Investigación Fiscal (Ecif) aún continúan esperando que las autoridades bolivianas completen los papeles.

“La búsqueda duró varios meses. Se descartó que haya estado oculto en esta provincia y se enfocó la investigación en Bolivia”, explicó Eugenio Agüero Gamboa, coordinador del Ecif.

Fuentes oficiales corroboraron que Piccinetti estaba viviendo hace años en Cochabamba, ciudad del país donde fue detenido, utilizando una identidad falsa. Se había casado con una mujer adinerada y administraba dos gimnasios. 

Hasta que las autoridades del país limítrofe no completen los trámites de expulsión, el acusado que se mantuvo prófugo ocho años, no podrá ser trasladado. 

Cómo es el procedimiento

Responsables bolivianos deben entregar a Piccinetti a Gendarmería Nacional y de ahí llevarlo ante un juez federal para que le informe sobre su detención y sobre cómo sigue su situación. 

Personal del Equipo Científico de Investigación Fiscal (Ecif) se encuentra distribuido por el norte del país: en Pocitos y en Salta, a la espera de la confirmación del lugar de entrega. 

Una vez que todo esto se cumpla, recién podrán trasladar a Piccinetti a la provincia. La custodia estará a cargo de la división Homicidios de la Policía de Tucumán. 

“Estamos contentos porque finalmente se podrá hacer Justicia. Es una deuda que se tenía con los hijos y toda la familia de la víctima de un crimen. Era lo que venían haciendo”, agregó Agüero Gamboa.

El caso

Luis Rafael Piccinetti es buscado desde el 23 de febrero de 2011, el día que iba a escuchar la sentencia en el juicio que se llevaba adelante en contra suya y de Silvia Raquel Lai. Según la investigación judicial, ambos eran amantes y, tras ser descubiertos por el marido de ella, el agricultor José Luis Salas, lo mataron.

Hasta Interpol intentaba dar con él. Y si bien siempre circuló el rumor de que se encontraba en Bolivia, nadie podía confirmarlo. Ayer, finalmente, consiguieron detenerlo.

No solo pasó ocho años prófugo de la Justicia, sino que además no se privó de nada. En Bolivia, tuvo una vida rodeada de lujos. Según trascendió, el profesor de gimnasia utilizaba una identidad falsa y había formado pareja con una mujer de alto nivel adquisitivo, lo que le permitió llevar una vida rodeada de lujos en Cochabamba.

Comentarios