El viaje a Sudáfrica será imposible de olvidar para los tucumanos de Jaguares XV

Díaz, Portillo, González, Miotti y Carreras fueron figuras en el equipo argentino que ganó la First Division de la Currie Cup.

12 Sep 2019 Por Federico Espósito

Ingresar a la Currie Cup - el torneo nacional de Sudáfrica, uno de los más antiguos del mundo- fue un largo anhelo que la Unión Argentina de Rugby finalmente pudo cumplir este año, así como en 2016 cumplió el de ubicar una franquicia en el Súper Rugby, el equivalente a la NBA del mundo del óvalo. La entrada a la Currie representa una gran adquisición para su cartera de competencias, ya que le brinda la posibilidad de darle rodaje de buen nivel a una base de jugadores con presente o futuro de Pumas y Jaguares, más allá de que por estos años sólo tenga permitido competir en la First Division, la segunda categoría detrás de la Premier Division. Y aunque la finalidad principal sea esa más que la obtención de resultados, la foja de Jaguares XV en su temporada estreno fue demoledora: campeón invicto, con nueve victorias consecutivas y una abrumadora superioridad en las estadísticas, sobre todo ofensivas, siendo por lejos el equipo más goleador (marcó casi el doble de tantos que el segundo mejor).

547 puntos tantos a favor acumuló Jaguares XV en sus nueve partidos, por lejos el más goleador. Recibió sólo 119

Quizás por la falta de televisación en directo o por vía de streaming -salvo en la final-, o porque coincidió con otros eventos de magnitud que le restaron atención (por caso, el Rugby Championship premundialista), la travesía de Jaguares XV por Sudáfrica pasó algo desapercibida por estas latitudes, pero fue un gran suceso. Y, como no podía ser de otra manera, varios tucumanos fueron claves.

“Fue una gran experiencia. Para mí se pasaron volando los dos meses. Creo que el grupo fue fundamental, porque realmente se disfrutó la convivencia. Se trabajó mucho estudiando los rivales y entrenando muy duro. Creo que empezamos de menor a mayor, subiendo la vara en los entrenamientos y se vio reflejado en los partidos”, resumió Javier Díaz, surgido en Natación.

POTENCIA. Santiago Portillo, una torre de casi dos metros en el contacto y el line.

Para Santiago Portillo fue más difícil. “Los meses en Sudáfrica fueron increíbles, todo muy profesional, pero lo complicado fue que durante la gira fui papá. Estaba entre quedarme o volverme a Argentina, pero con el apoyo de mi novia y de nuestras familias, decidí quedarme hasta el final del torneo”, comenta el de Los Tarcos. “Hubo partidos que ganamos por mucha diferencia y por ahí se podía pensar que el nivel de los rivales no era bueno, pero nada que ver. Quizás no tenían tantas destrezas, pero eran físicamente muy fuertes y muy frontales. Creo que tuvo mucho que ver que teníamos un equipazo, con jugadores que venían de Pumitas, Jaguares y Argentina XV. En los últimos tres partidos tuvimos que sacar la garra argentina para ganarlos”, analizó Portillo.

104 puntos anotó el tucumano Domingo Miotti, quien resultó el goleador del torneo

DETERMINANTE. Miotti fue la figura de la final.

José Luis González, hooker de Tucumán Rugby, sólo pudo disfrutar la primera parte de la experiencia, ya que una lesión en el abdomen lo obligó a regresar a las pocas semanas. “Eso fue un poco duro, pero igual fue muy lindo ser parte de este primer plantel. Ya desde la pretemporada con Argentina XV sabíamos que en algún momento del año se venía la Currie Cup, y todos nos esforzábamos porque queríamos estar en Jaguares XV. Fue muy bueno, el complejo de entrenamiento que tuvimos era muy completo y nos permitió entrenarnos como profesionales. Me gusta mucho ese estilo de vida”, asegura el “Verdinegro”.

“PICANTE”. Habilidad y definición, virtudes de Mateo Carreras en el ataque.

Entre las figuras también estuvieron Domingo Miotti, goleador del torneo y Man of the Match en la final, y Mateo Carreras, el veloz wing de Los Tarcos que viene sorprendiendo al mundo con sus habilidades de definición. “Queríamos ganar los nueve partidos y traernos la copa. En lo rugbístico, creo que no hay reproches. Siempre se puede mejorar, pero tuvimos momentos de muy buen rugby. Además, fue un torneo físicamente muy duro. Los sudafricanos son así: no buscan el espacio sino el cuerpo, así que te golpeás los 80 minutos. Aunque vayan perdiendo por 40 puntos, no se entregan nunca, así que fue una gran prueba física para ver si estábamos bien entrenados”, destacó.

Comentarios