Mañana se cumplen 18 años del atentado a las Torres Gemelas: el día que cambió el mundo

Por César Chelala, desde Nueva York, para LA GACETA.

10 Sep 2019
4

IN MEMORIAM. En el terreno donde estaban las Torres Gemelas se erigió un recordatorio de quienes murieron durante el impacto o entre los escombros, y que proyecta luz al espacio que una vez ocuparon los edificios.

Un nuevo aniversario de la catástrofe trae sentimientos fuertes y recuerdos tristes. Tal es el caso de los ataques del 11 de septiembre del 2001 a las Torres Gemelas de Nueva York, una tragedia que cambió el mundo. Nueva York no es la misma desde esos eventos. La ciudad tardó varios años en recuperar su energía y vitalidad anteriores.

Estaba escuchando la radio en mi departamento en Soho, a pocas cuadras de la Zona Cero, cuando un avión golpeó la primera torre. Podía escuchar los gritos de la calle: “¡Oh, no, no, no!” “¡Oh Dios mío!” Corrí escaleras abajo justo a tiempo para ver la segunda torre derrumbarse como un castillo de arena. Eran las 9.59. Me uní a otros corriendo hacia el lugar cuando vimos a un grupo grande de personas que venía corriendo y gritando: “¡Retrocedan, regresen, por el amor de Dios, regresen!” Corrimos de regreso solo para descubrir más tarde que había sido una falsa alarma y que no habría más ataques. Sentí que un estilo de vida relativamente pacífico había sido reemplazado por uno oscuro y siniestro. Me sobrecogió una gran tristeza.

Poco después, supimos los detalles de lo que había sucedido, escuchamos historias y vimos fotos de aquellos que se arrojaban a una muerte segura en lugar de quedar atrapados dentro de un infierno. Se cree que el 7% de los muertos en el ataque lo hicieron saltando desde sus oficinas al vacío.

Nos enteramos del comportamiento heroico de cientos de bomberos que arriesgaron sus vidas y de muchas otras personas que perdieron las suyas. También escuchamos historias desgarradoras sobre personas que conocimos. Uno de ellos, hijo de amigos, tuvo el tiempo justo para llamar a su hermano y decirle: “Por favor, diles a mamá y papá que los amo mucho, como te amo a ti”, antes de que la línea se cortara. Hasta hoy, sus padres no han recuperado la alegría de vivir. O el empleado de una empresa que logró salir, llamó a su esposa para decirle que estaba bien después de que la primera torre fue golpeada, luego regresó para recuperar documentos de su escritorio y murió en el incendio que devastó su oficina.

Nueva York no volvió a ser la misma tras los ataques del 11 de septiembre

Lo que prometía ser una tranquila mañana de septiembre se había convertido en una pesadilla. Ese día (un hermoso día diáfano) mi esposa y yo nos despertamos a las 7. Desayunamos y ella fue a trabajar a Long Island, a unos 45 minutos de casa. Yo había planeado tener un almuerzo de trabajo en la sede de Naciones Unidas.

Después del segundo ataque, traté de contactar a mi esposa en el trabajo. Ella se había ido poco antes, y tenía que atravesar un área cercana a las torres. Era imposible comunicarse por teléfono. Supe que podía llamar al distrito municipal de Queens, donde vivía un amigo y colega médico, Juan Rivolta. Por él, supe que mi esposa estaba viva.

Satisfecho de que mi esposa estaba a salvo mientras yo todavía estaba en estado de shock, fui a una plaza cercana y me senté en un banco mirando a la gente que se apresuraba a la escena. Ese estado de shock me quedó grabado, como a muchos otros neoyorquinos, durante meses después de los ataques. Podíamos sentir el olor acre de los materiales quemados, algunos de los cuales provenían de los cuerpos incinerados de las miles de personas que habían muerto allí. Uno fue Sean Rooney, cuyos últimos momentos fueron descriptos por su esposa, Beverly Eckert. Él la había llamado desde su oficina en el piso 105. Incapaz de encontrar una ruta de escape, mientras las llamas se acercaban siniestramente, lo único que logró decirle a su esposa fue: “Te amo, te amo”. Cuando el humo le impidió hablar, se escuchó el ruido de algo crujiente, el sonido de una avalancha y un gemido.

Parece imposible que alguien atrapado dentro de las torres pudiera haber sobrevivido. Sin embargo, eso es lo que les sucedió a 20 personas, incluidos algunos bomberos y policías y una secretaria administrativa de la Autoridad Portuaria, Genelle Guzman-McMillan. Como Matthew Shaer escribió en la revista New York, Genelle siguió a un grupo de colegas hacia la escalera llena de humo. A medida que descendían, Genelle estaba segura de que sobreviviría y podría bajar y encontrarse con su novio, como habían planeado. Sin embargo, cuando el edificio se derrumbó, de repente perdió el equilibrio y fue arrastrada a la planta baja rodeada de toneladas de cemento y acero. Finalmente, se detuvo y sintió algo suave y cálido debajo de ella: era una persona muerta. Permaneció en silencio durante 27 horas, rezando y pidiendo a Dios por su vida. Trakr, un perro labrador alemán, la encontró.

La conmoción quizás sea parecida a la que sintieron los estadounidenses después del ataque japonés a Pearl Harbor. El ruido de aviones que pasaban era suficiente para asustar a los neoyorquinos.

Un amigo, profesor de arte en una universidad de Nueva York, que vivía a pocas cuadras de las torres, me dijo: “Aunque soy agnóstico, después de los ataques sentí como si mi casa hubiera sido invadida por fantasmas cuyos pasos escuchaba por la noche. Estaba tan asustado que le pedí a un sacerdote budista que exorcizara mi departamento y me asegurara que no me estaba volviendo loco “.

Los ataques a las Torres Gemelas desencadenaron la respuesta más concentrada a una llamada de emergencia en la historia del país. Unas 100 unidades de emergencia y docenas de ambulancias privadas fueron a recoger a los heridos y llevarlos a hospitales cercanos. Más de 2.000 policías registraron las torres y rescataron a los sobrevivientes. Pero el peso de la respuesta recayó en el Departamento de Bomberos de Nueva York, cuya actitud frente a los eventos fue verdaderamente heroica.

Una de las lecciones que se pueden extraer de esa tragedia es que la violencia engendra violencia y la intolerancia engendra intolerancia. A menos que haya un nuevo enfoque para prevenir los actos terroristas, continuaremos viviendo bajo la amenaza del terror. La confrontación permanente no es la respuesta. Es difícil entender al “otro”, un enfoque necesario si deseamos eliminar el conflicto y honrar el deseo de paz y seguridad de la humanidad.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios