El Ejecutivo delegó al Congreso la emergencia alimentaria

El Gobierno y la CGT evaluaron implementar una tarjeta alimentaria para desempleados. Stanley apuntó que el Gobierno avalará la ley que voten los legisladores. El diputado Rossi afirmó que habrá sesión especial.

10 Sep 2019
1

CON LA CGT. Los ministros Sica y Carolina Stanley acordaron apoyar a los comedores de sectores vulnerables. télam

El reclamo opositor para que el Gobierno nacional decrete la emergencia alimentaria en todo el país no se concretará. La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, afirmó ayer que la iniciativa “se tiene que definir” en el Congreso, luego de encabezar una reunión con dirigentes de la CGT junto al ministro de Producción, Dante Sica.

“Lo alimentario lo tiene que definir el Congreso; hay distintos proyectos y se debe tratar en ese marco”, lanzó la ministra. “Hicimos lo que teníamos que hacer, como aumentar las raciones (para comedores sociales y escuelas), hemos reasignado partidas para reforzar lo alimentario”.

Por su lado, Sica dijo que la reunión con los sindicalistas “fue muy tranquila”, en la que “plantearon la emergencia alimentaria y quedamos en armar una mesa de trabajo para ver cómo seguir”.

El grupo sindical estuvo representado por los dos secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, además de otros miembros de la conducción, como José Lingeri, Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez, Armando Cavalieri y Antonio Caló.

En la ocasión, acordaron con el Gobierno un mecanismo de apoyo de los gremios para contener la demanda de los comedores para los sectores más vulnerables y, en paralelo, la Rosada analizará una ayuda social extra para desocupados de los gremios de la central obrera.

También evaluaron un plan alimentario para los sindicatos que estén con afiliados desempleados, a través de una tarjeta alimentaria que complementaría la ayuda social que ya tiene acordada la Nación con la CGT. Funcionarios y sindicalistas coincidieron en que hoy no hace falta declarar la emergencia alimentaria, ya que hay herramientas para asistir a los más necesitados con la ley vigente. Desde Desarrollo Social aclararon además que la semana pasada se aumentó el 50% el monto de las raciones de comedores y merenderos.

La Casa Rosada mantiene así la misma postura que la semana pasada ante el acampe piquetero: no aceptará “extorsiones ni aprietes” para sacar una ley que considera que está en vigencia. Y que sólo avalarán una ley que sea votada en el Congreso.

Críticas al PEN

Enterado del resultado de la reunión, el presidente del bloque de diputados del FpV-PJ, Agustín Rossi, anticipó que los diferentes bloques de la oposición trabajaron en un proyecto consensuado para declarar la emergencia alimentaria y ratificó la intención de sesionar el jueves para buscar sancionar la iniciativa. “Estuvimos trabajando todo el fin de semana”, resaltó.

Rossi sostuvo que “el Gobierno tenía por si todas las herramientas para decretarla y generar condiciones para mejorar la situación pero no lo hace; así que entonces haremos la sesión”.

Por su parte, Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, uno de los principales promotores de la medida, apuntó que “la oposición está unida y decidida a aprobar la emergencia alimentaria porque entendemos que es una necesidad urgente”. Advirtió que “el Gobierno debería tener la responsabilidad de hacerse cargo del problema que generaron y tomar medidas urgentes antes del jueves. De no ser así, avanzaremos para darle media sanción”. (Infobae/Ámbito/Télam)

Comentarios