Pablo Giori trabaja entre lo analógico y lo digital

La muestra “Habitantes inesperados” contiene fotografías compartidas. Los autores y el azar. El intercambio de rollos. La revolución tecnológica.

10 Sep 2019
1

IMÁGENES SUPERPUESTAS. En la producción del tucumano Pablo Giori hay un “descontrol controlado”, con fotografías intervenidas por otras.

“Vivimos un tiempo donde la fotografía es pensamiento, es diálogo, es compartir, mucho más que imágenes objetivas que cualquiera podría hacer con su teléfono móvil. Es la postfotografía como dice Joan Fontcuberta”, afirma Pablo Giori.

El artista presentará su muestra “Habitantes Inesperados” el viernes en el Centro Cultural Virla. Tucumano, reside desde hace varios años en Barcelona y asegura: “somos hijos de la mixtura entre lo analógico y lo digital. Vivimos entre Instagram y correos”.

El 11 de junio de 1997 se envió la primera fotografía desde un celular: la revolución digital ha desmaterializado la autoría y también los contenidos para dar lugar a una suerte de “estética del acceso”: la postfotografía hoy es sobre todo “la fotografía adaptada a nuestra vida online”, escribe en sus textos Fontcuberta. Y asegura que la fotografía, como la conocíamos, murió.

“Habitantes inesperados” contiene en una obra, otras, porque precisamente es una muestra con unas obras construidas con otras. Alrededor de 30 trabajos se exhibirán.

- Trabajás con la fotografía analógica y no lo hacés con la digital.

- No, curiosamente somos hijos de la mixtura entre lo analógico y lo digital. Hacemos la fotografía con la cámara analógica, pero después la escaneamos y la compartimos entre nosotros y en redes sociales y ahí conectamos con otros que hacen lo mismo que nosotros para tener más gente con la cual compartir. Vivimos entre Instagram y correos, entre lo analógico y lo digital. Aunque la fotografía sea analógica, las copias son digitales y son infinitas, se pueden hacer con una computadora libremente, que sea analógica no quiere decir que las copias las hagamos nosotros en el laboratorio, cosa tan cara que haría prohibitivo el ejercicio de juego que tienen estos procedimientos. Si pones tu imagen en Instagram ya no será única, será casi de libre acceso para todo el mundo. La ventaja de lo analógico es que podes controlar vos todo el proceso y sabés que no hay un procesador modificando tus imágenes, que lo que vos ves es la luz que ha tocado una película fotosensible única e idéntica a la realidad. Eso no existe en digital, la cámara inventa la mitad de tu foto y, además, el producto no es un objeto que se pueda compartir, son unos y ceros, no hay juego en eso.

- ¿Qué es la doble exposición y el intercambio de rollo?

Todo el trabajo es nuestro. Cada fotografía tiene dos autores, uno yo, y se ha hecho en dos ciudades y en dos momentos diferentes. Lo que ves son ciudades espejos, imágenes que nacen del diálogo entre dos personas. Es un proceso que nace en lo digital, en Instagram, se hace foto en analógico, se envía por correos a la otra punta del mundo, se vuelve a hacer el mismo rollo de nuevo y luego se revela y escanea para volverse a compartir en Instagram. En todo ese proceso estamos los dos pero también otro factor, el azar de no saber qué hay en el rollo y volver a dispararlo, por eso decimos que el resultado depende del azar, de la forma en que los dos cuadros se han mezclado sin nosotros saberlo.

- ¿Qué te interesa mostrar?

- Mis fotos intentan ser un puente entre dos realidades y dos personas. No pienso el arte como una cosa del artista que se guarda sus misterios, sino como un ser social que dialoga con el mundo y comparte una mirada.

SE INAUGURA EL VIERNES

• A las 20.30 en el Centro Cultural Virla, en 25 de Mayo 265.

Temas

Instagram
Comentarios