Y un día, Pier Barrios volvió al gol

Luego de 902 días de “sequía”, el defensor pudo celebrar otra vez un tanto.

09 Sep 2019 Por Miguel Eduardo Décima
1

EUFORIA. Con el gol que Barrios marcó en el complemento, el “Santo” selló una buena victoria ante un mezquino adversario. la gaceta / foto de hector peralta

En su rostro se denotaba la alegría propia de alguien que había cumplió con su cometido. Pier Barrios, en base a su rendimiento y al gol que selló la ansiada victoria de San Martín -ante un deslucido adversario-, terminó siendo la figura del encuentro que se jugó ayer en La Ciudadela.

Tuvieron que pasar casi dos años y medio -exactamente, 902 días- para que el cordobés de 29 años volviera a gritar un gol de su autoría. El anterior lo había marcado el 20 de marzo de 2017, cuando jugaba para Ferro: anotó el tanto que le dio el triunfo a su equipo ante Almagro -1 a 0, por la B Nacional-. El ex jugador de Belgrano de Córdoba y de Atlético, entre otros, conquistó tres goles en su carrera, que arrancó en 2008. El primero, el 23 de agosto de 2014, cuando aportó para el empate 3-3 de Belgrano y Newell’s.

Barrios reconoce que sumar minutos le posibilita recuperar su mejor nivel. “En esto no hay secretos; en el fútbol todo está inventado. Este presente mío y del equipo es producto del esfuerzo que hacemos durante la semana. Dios quiera que podamos adquirir la regularidad en el juego que nos permita seguir por esta senda en el futuro”, dijo.

Traje de goleador

Ante la requisitoria de la prensa, el lateral derecho recordó la jugada que finalizó en su gol. “Todo nació a la salida de un córner. Me proyecté por mi lateral; con la precisión que lo caracteriza, Ignacio Arce sacó un pelotazo al pecho de Gonzalo (Rodríguez). ‘Gonza’ me vio subir en soledad y me cedió la pelota. En la medida en que avanzaba, observé que la defensa de Riestra se abría, y no dudé en pegarle desde afuera. Puede ser que el arquero, con una deficiente respuesta, haya colaborado para que la pelota llegara a la red, pero lo importante fue que sirvió para sellar la victoria”, dijo Barrios. Luego, en el vestuario, debió soportar las cargadas de sus compañeros. “Pasa que como no estoy acostumbrado a convertir los muchachos aprovecharon la ocasión para cargarme. Mientras sea por este motivo, bienvenido sea”, explicó Barrios, con una enorme sonrisa.

Comentarios