Hugo Dande: “le tengo mucha fe a Los Pumas”

El gladiador del sur comparte recuerdos “naranjas” y presagios mundialistas.

03 Sep 2019 Por Federico Espósito
1

Esos 34 kilómetros de ida y vuelta en bici que recorre casi a diario entre Concepción y Alpachiri le ofrecen a Hugo Dande un valioso espacio de introspección. Uno que le permite desconectarse por un rato de las preocupaciones cotidianas, reflexionar sobre cuestiones más profundas y menos urgentes, recordar algunos de los momentos gloriosos de su carrera deportiva, o simplemente agradecerle a la vida por todo lo que puede disfrutar día a día: su familia (compuesta por su esposa María José Novotny, y sus hijos Guillermina, Tomás y Josefina), su club, los amigos que le dio el rugby, el contacto con los juveniles e infantiles de Huirapuca, entre muchas cosas. Sin embargo, de lo que disfruta particularmente por estos tiempos es de tener a su papá, Hugo, quien lucha contra una dura enfermedad. “Hemos pasados momentos de mucha angustia, pero hoy se siente fuerte y puede compartir tiempo con sus nietos. Estamos todos a la par de él, apoyándolo en su lucha. Lo que soy, se lo debo a él y a mi mamá, Elba, por eso le agradezco a Dios que todavía los tengo”, cuenta Hugo, pura emoción debajo de esos 109 kilos macizos que inspiran respeto. Igual que los 120 que lucía dentro de la cancha, y que una vez que tomaba velocidad, lo convertían en un tractor al que era mejor no ponérsele delante. “Igual, así como me ves, estoy hecho pelota. Fueron muchos golpes. Tuve invitaciones para ir a jugar en los Pumas Classic, pero dije que no. No estoy para jugar, me golpeo y después tengo que ir molido a trabajar. A lo sumo, prefiero entrar un ratito y jugar de wing, je. O quién sabe, a lo mejor recibo algún golpe y me activo”.

- Las ganas no se van nunca...

- Por ahí veo cuando veo partidos del club me entran unas ganas de testearme...el cuerpo no me deja, pero la cabeza me va a mil por hora. Es lo que me transmitieron tipos como el “Gallo” Cabrera, el “Mocho” Palou, el ‘Pescao’ Ricci, Lucas Ferro...esa locura de querer estar siempre, a veces hasta estando lesionado. Más cuando te ponías la camiseta del seleccionado. Además de salir campeón con mi club, vestir la “naranja” es una de las cosas más espectaculares que viví en mi carrera.

- Venías de ser campeón del mundo con los Pumitas

- Sí, tenía 19 años. Yo iba a ver jugar a los “Naranjas” en la cancha de Atlético, y de repente me encontraba entrenándome con ellos. Tipos como Pablo Buabse, el ‘Cheto’ Santamarina, el “Tumba” Molina, Santiago Mesón...era algo muy fuerte. Recuerdo que en una de las primeras prácticas, me comí un viaje de Pablo Buabse que me hizo sentir una corriente por toda la espalda. Me preguntó si estaba bien y le dije que sí. Qué le iba a decir, ja ja.

- Imagino que te duele ver la situación actual del seleccionado, sin un Argentino que jugar

- Es muy doloroso. Te diría que prácticamente me perdí de ir al Mundial de 2003 con Los Pumas por jugar un Argentino con el pie roto, porque no quería perderme de estar. Para mí no había nada más lindo que ponerme esa camiseta y sentir el cariño de la gente y el respeto de los rivales por la “naranja”. Recuerdo que una vez fuimos a jugar junto a los mayores el torneo Centro de la República en Mendoza. Y la gente iba a ver a Tucumán. Te veían con el loguito de la URT y te miraban diferente. Era una cosa de ahí viene Tucumán. Es que estos tipos metían miedo en todos lados, le peleaban de frente hasta a los Springboks. Por eso me duele verlo así al seleccionado hoy. Ojalá se acomoden las cosas para que pueda seguir compitiendo, porque me gustaría que mis hijos y muchos otros chicos tengan la posibilidad de sentir eso alguna vez. Mi hija juega al hockey en el seleccionado juvenil, y verla con la camiseta “naranja” me movilizó mucho por dentro.

- Pasemos a Los Pumas. ¿Qué opinás de la lista para el Mundial?

- Me gusta, me pareció coherente. Me parece muy bueno el trabajo que están haciendo Mario (Ledesma), Nico (Fernández Miranda), “Manasa” (Juan Fernández Miranda), así como lo de Gonzalo (Quesada) en Jaguares. Creo que están siguiendo una línea clara: priorizar a los que se quedaron en el país sobre los que se fueron a Europa. Es un mensaje para los chicos que están dentro del sistema, de que jugar en Jaguares les abre mejores posibilidades de ir a Los Pumas. Estos tipos juegan todos los fines de semana contra los mejores. En mi época, yo jugaba con Huirapuca y al fin de semana siguiente enfrentaba a Sudáfrica. Si andábamos bien, nos comíamos 50.

- Como octavo, ¿qué te produce la ausencia de Facundo Isa?

- Es una decisión arriesgada. Quizás los entrenadores no vieron lo que esperaban en estos partidos y optaron por los chicos de Jaguares. Entre Isa y (Rodrigo) Bruni hay diferencia, pero a lo mejor en el día a día, vieron algo en Bruni que los hizo inclinarse por él. Hoy en día, los detalles se tienen muy en cuenta.

- ¿Cómo tomás la transición de Jaguares a Pumas?

- Son dos equipos diferentes. Los rivales no son los mismos, estos son seleccionados. Además, muchos se estaban guardando para explotar en el Mundial. Y yo creo que nosotros también vamos a explotar ahí. Si Los Pumas logran la sintonía de Jaguares, podemos tener un Mundial espectacular. Eso sí, siempre con los pies en la tierra.

- ¿Qué te parece tener a Francia como primer rival?

- Qué tema ese. Será determinante, para bien o para mal, pero nosotros sabemos jugarle a Francia, y a ellos les cuesta enfrentarnos. Además, en el staff técnico tenemos gente de mucha experiencia en esto. Le tengo una fe bárbara a Los Pumas.

- Y con un “gaucho” en el equipo: Matías Orlando.

- Lo del “Tostao” es tremendo. Hablo muy seguido con él, sé de su sacrificio y su disciplina. El talento siempre lo tuvo, lo que creció en estos últimos años es por la confianza. Siempre la peleó y se ganó su lugar. Por eso es un orgullo muy grande para Huirapuca y para Concepción, y una alegría enorme para quienes lo vimos jugar desde chiquito.

En Esta Nota

Los Pumas
Comentarios