Yo te recomiendo: tres libros para disfrutar

Liliana Abascal. Tiene 52 años y es doctora en Geología y Gestión del Agua. Ha trabajado en un proyecto de acceso al agua con pueblos Wichis en Formosa.

14 Ago 2019

1) Agua y el futuro de la humanidad
Gulbenkian Think Tank
Editorial Springer 260 páginas

Lo elijo porque...
cuando me presentaron este libro y leí en el prólogo una cita de Jean Cocteau “El futuro no pertenece a nadie. No hay precursores, solamente rezagados” imaginé su lectura como un viaje exploratorio por el mundo del agua. Y para adentrarme en ese mundo solamente necesité de mis anteojos y reservar un tiempo para la lectura.

Fragmento de “Agua y el futuro de la humanidad”
“En esta época Antropocena, los humanos son la única especie con capacidad para reflexionar sobre su comportamiento y modificarlo según convenga para alcanzar las metas de la humanidad en armonía con la dinámica del agua y otros recursos naturales esenciales para nuestra salud y bienestar económico y social. Los autores de este libro buscan el camino a un futuro deseable y sostenible, en un mundo con inmensas oportunidades pero también con límites, fronteras y vulnerabilidades… Hay muchos obstáculos para superar. Hemos identificado varias tendencias y medidas que, si se adoptaran, marcarían el camino para un futuro deseable”.

2) Un mundo feliz
Aldous Huxley
Editorial Barcelona 220 páginas

Lo elijo porque...
aunque este libro fue escrito en 1931, su trama continúa vigente: plantea un mundo futurista, utópico, regulado y tecnológico. Los protagonistas son parte de una humanidad que vive en perfección y en el interior de un “Estado Mundial”. La ironía de esta perfección es que se sustenta en la eliminación de la familia, la diversidad cultural, la religión, el arte, la ciencia y la filosofía.

Fragmento de “Un mundo feliz”
“Si se quiere evitar la persecución, la liquidación y otros síntomas de fricción social, es preciso que los aspectos positivos de la propaganda sean tan eficaces como los negativos. Los más importantes Proyectos Manhattan del futuro serán vastas encuestas patrocinadas por los gobiernos sobre lo que los políticos y los científicos que intervendrán en ellas llamarán el problema de la felicidad; en otras palabras, el problema de lograr que la gente ame su servidumbre. Su seguridad económica, el amor a la servidumbre no puede llegar a existir; en aras a la brevedad doy por sentado resolver el problema de la seguridad permanente”.

3) No me iré sin decirte adónde voy
Laurent Gounelle
Editorial Booket 384 páginas

Lo elijo porque...
a través de una curiosa historia, el autor indaga sobre los valores y la ética, el sentido de la vida y las sociedades. Al personaje protagonista, Alan, todo en su vida se le pone difícil por seguir su instinto. El encuentro con otro personaje, una especie de ángel guardián, le enseña que en su interior se encuentra el poder que le permitirá recuperar la confianza.

Fragmento de “No me iré sin decirte adónde voy
“-¿Mi primera tarea?
-Sí, tu primera misión, si lo prefieres. Lo que tendrás que hacer en espera de otras instrucciones.
-No estoy seguro de comprenderlo.
-Has vivido cosas que, en cierta manera, se han grabado en ti y condicionan la forma en que ves el mundo, en que te comportas, tus relaciones con los demás, tus emociones… El resultado de todo ello es un verdadero desastre, hablando claramente. Te hace desgraciado. Tu vida será mediocre mientras la vivas así, por lo que hay que obrar ciertos cambios”. 

Comentarios