Cartas de lectores

13 Ago 2019
1

El comienzo del final anunciado

Los resultados de hace algunas horas no sorprendieron a nadie, si bien es cierto esperábamos que Macri sería derrotado en estas PASO, creíamos que la diferencia no sería por más de siete puntos, pero fue por casi el doble. Analicemos los motivos. Primero: fue su incapacidad como estadista de no poder tener una lectura exacta, de cómo cada medida que se iba dando en resultados negativos, éstos eran expresados por el pueblo en marchas de protestas. Segundo: nunca llegó a comprender que la mayoría de los votos que consiguió venían de los millones de ciudadanos a los que él mismo perjudicó. Tercero: no fueron pocas las veces que lo califiqué como soberbio, terco, incapaz, obnubilado. Cuarto: varias veces visitó o hizo visitar a distintos países del mundo, en su afán de que grandes capitales vinieran a radicarse. ¿Nunca consideró que la situación de la Argentina no ofrecía las condiciones necesarias como para que esto se produjera? El gran aumento del costo de vida, la volatilidad legal, los excesivos impuestos, la falta de medios comunicativos y de transportes como ferrocarriles y la mayoría de las rutas degradadas, el crédito de los bancos a tasas desmesuradas y la presión de los gremios, fueron motivos para que ningún capital extranjero se radicara. Quinto: La falta de independencia de los tres poderes con la que se rige un Estado Democrático y Republicano como el nuestro. Sexto: el consumo de drogas y la inseguridad ciudadana, sembraron miedo y pánico ante lo imprevisible que le podría suceder a cualquier ciudadano. Séptimo: nunca habló de los jubilados y de lo que cobramos: menos del 50% para no ser pobres; “la Reparación Histórica” no fue otra cosa que una estafa histórica; la Reforma Previsional, con la que condicionó a los gobernadores, para que sus legisladores promulgaran ésta ley, significó un flujo de $ 90.000 millones para el Tesoro Nacional. Octavo: no le dio importancia a las protestas que paralizaban la Capital. Noveno: los miles de despidos y las miles de PyME que dejaron de trabajar, ¿no fue un síntoma a tomar en cuenta? Décimo: permitió que muchos ciudadanos o jubilados pagaran en servicios más de lo que ganamos; ésta decisión fue una estafa inhumana.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]

Nuestra economía

Toc, toc, toc. ¿Hay alguien adentro? (gente golpeando la casa de Gobierno nacional? Queremos saber si van a dar créditos hipotecarios para viviendas, con los dineros de los fondos jubilatorios que aportaron trabajadores y empleadores. Necesitamos vivir como personas, trabajando y siendo útiles. Toc, toc, toc (gente golpeando la casa de Gobierno nacional). Somos los del campo; queremos si nos van a seguir reteniendo los ingresos por exportaciones, porque eso compensa el aumento de los costos internos. Si no existieran las retenciones, entonces podríamos planear a largo plazo nuestros sembradíos y actualizar nuestras maquinarias. Y exportaríamos más.

Carmelo J. Felice

[email protected]

Ley Micaela

La Legislatura de Tucumán decidió retirar la adhesión a la Ley Nacional Micaela, cuando la comisión de Labor Parlamentaria había acordado su tratamiento al establecer el orden del día. “Contempla la obligatoriedad de capacitación entre los agentes del Estado en la temática de género y violencia contra las mujeres” (LA GACETA). “Intervenciones de externos” (“algo de los pañuelos celestes”) serían las razones. “Si van a ser otros los que decidirán por nosotros, les diría que formen parte de la comisión de Labor Parlamentaria”. “Lamento que no se trate el tema de la prevención de femicidios y de abusos de pedofilia que se dan en esta provincia, porque otros no quieren que se traten” (Silvia Rojkés). La ley lleva el nombre de la adolescente entrerriana Micaela García, militante del Movimiento Evita, violada y asesinada en 2017. Una concesión de Diputados y Senadores de la Nación, votada por todos los bloques, incluido el FIT, a la indignación popular por el crimen de otra adolescente, Lucía Pérez, en diciembre de 2018. La ley apunta a capacitar a los funcionarios cuando una mujer es víctima de violencia. Es decir al Estado. El Estado no es neutro en el tema de género, y tampoco se trata de “capacitación”. La opresión de la mujer es por partida doble: servidumbre doméstica y maternidad compulsiva, por un lado. Y el sector más precarizado y peor pago de los trabajadores. La Legislatura de Tucumán, bajo la tutela de una institución confesional de características jerárquica, monárquica y ajena a la soberanía popular, se ubica por fuera de los derechos de las mujeres. El mensaje a la legisladora, desde la Presidencia de la Cámara, fue premonitorio: “le diría que no baje los brazos”.

Pedro Pablo Verasaluse

[email protected]

Crisis azucarera

Respecto de la carta de la lectora María Alejandra Terán del 12/08/19, lo que afirmo lo hago con total conocimiento de causa. Personalmente he participado en la evaluación de un proyecto de una importante petrolera para instalar una usina sucroenergética en el país. Solamente la fábrica -con los criterios que ellos utilizan- les implicaba una inversión de U$S 310 millones (una de similar capacidad en Tucumán se vendió a sólo U$S 72 millones -por políticas de precios viles que las empujaron a situaciones de quebranto- la misma, y peores proporciones se vienen dando con cada una de las que se vieron obligadas a malvenderse). La estructura de costos del bioetanol -puesto en ingenio- evaluada por la petrolera les daba U$S 0,96/litro (cuando desde hace un par de años éstas pagaban apenas U$S 0,55/litro). Salvo algunos fugases oportunistas, prácticamente todos los industriales que fueron expulsados de la actividad salieron pobres. Las petroleras no sólo ajustan sus precios por encima de los niveles de inflación (cuando las actualizaciones para el bioetanol apenas alcanzan la mitad del IPC-Índice de Precios al Consumidor-), sino que se les exime de pagar el pasivo ambiental que están generando. Sólo se les cobra U$S 0,50 por cada tonelada de CO2 que desentierran y suman a la atmósfera, cuando revertir esa situación costaría unos U$S 200/tn. Al bioetanol, además de castigarlo injustamente, no se le está retribuyendo adecuadamente su contribución ambiental de emitir 80% menos de gases de Efecto Invernadero, respecto a las naftas que complementa. Esto, sin mencionar el enorme efecto multiplicador económico que ofrecen las bioenergías, que dejan el grueso de su valor agregado en las regiones productoras, contrariamente a las explotaciones hidrocarburíferas donde -además de contaminar- la parte del león termina yendo afuera del país.

Santiago Paz-Brühl

[email protected]

Comentarios