La cultura de la violencia causa estragos en Estados Unidos

12 Ago 2019
1

INCOMPRENSIBLE. La gente dejó recuerdos por las víctimas en El Paso.

César Chelala

Columnista invitado

Los dos recientes incidentes de tiroteos masivos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, en los que murieron más de 30 personas y decenas resultaron heridas, son una manifestación más de una cultura de violencia que amenaza no solo la vida de las personas sino también nuestro futuro como sociedad civilizada.

Aunque los incidentes violentos ocurren en otros países, no son tan frecuentes, ni tan mortales, como en los Estados Unidos, que tiene la tasa más alta de homicidios por armas de fuego entre las naciones más desarrolladas del mundo. Los civiles en Estados Unidos poseen más de 300 millones de armas, convirtiendo a los estadounidenses en las personas más fuertemente armadas del mundo per cápita. Como contraste, la policía posee solo aproximadamente un millón de armas.

Estados Unidos tiene la mayor cantidad de armas per cápita y las leyes de control de armas más débiles de cualquier país desarrollado. Se estima que al menos el 30% de los adultos estadounidenses poseen un arma, y un 11% adicional vive con alguien que la posee. Casi el 48% de los adultos estadounidenses crecieron en un hogar con armas de fuego. Casi dos tercios de los estadounidenses que poseen armas, tienen más de una.

La National Rifle Association (NRA) ha sido implacable en sus esfuerzos por influir a los legisladores. Aunque la mayoría de los estadounidenses dice que las leyes sobre armas deberían ser más restrictivas de lo que son hoy en día, los legisladores, en gran medida, continúan sordos a estas demandas.

Para empeorar aún más las cosas para los defensores del control de armas, dos decisiones históricas de la Corte Suprema, en 2008 y 2010, redujeron drásticamente la autoridad de los gobiernos estatales y locales para limitar la posesión de armas. En una demostración banal de posturas machistas, casi la mitad de los 50 estados en los EEUU han adoptado leyes que permiten a los propietarios de armas llevar sus armamentos abiertamente en la mayoría de los lugares públicos.

Aunque a menudo se cita la autodefensa para justificar el derecho de las personas a portar armas, la investigación ha demostrado que un arma mantenida en un hogar tiene 43 veces más probabilidades de matar a un miembro de la casa o un amigo que un intruso. El número de adolescentes que mueren por heridas de bala en los EEUU es mayor que los que murieron por todas las demás causas combinadas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU, en 2017 se registraron más muertes por armas de fuego en los EEUU que en cualquier año anterior en las últimas décadas. Casi 40.000 estadounidenses, que murieron de lesiones relacionadas con armas de fuego en 2017, representan un aumento del 19%, desde 2012, y el total anual más alto desde mediados de la década de 1990.

Aunque muchos estadounidenses afirman que las armas son necesarias para la seguridad, experiencias como las de Japón y Australia muestran que esto no es cierto. En Japón, que ha adoptado leyes muy estrictas de control de armas y donde, a diferencia de los EEUU, las personas que compran armas tienen varias verificaciones de antecedentes, que incluyen salud mental, uso de drogas y la percepción de un pariente o colega sobre el solicitante. Un resultado de estas políticas es que hubo 10 muertes para una población de 128 millones. Australia, que implementó un programa contra el uso de armas de fuego en 1996, vio reducir las muertes en un 40%.

Los estadounidenses están expuestos a la violencia desde que son niños. Se estima que cuando un niño se convierte en adulto habrá visto 16.000 asesinatos y 200.000 actos de violencia en televisión. Los niños tienden a imitar lo que ven en la televisión y en las películas, y ven la violencia como la forma normal de resolver conflictos.

Publicidades

Andrew Exum, que era soldado en Irak y en Afganistán, escribió sobre su consternación cuando, al regresar a los Estados Unidos, notó la cantidad de vallas publicitarias en los costados de las carreteras, con propaganda sobre armas de fuego. “Y no solo armas, no eran .30-06 fusiles de caza o escopetas, sino más bien el tipo de armas tácticas, incluidos los fusiles de asalto que se usaban en Irak y Afganistán. ¿Por qué, pensé entonces, alguien necesitaría esas armas?

Arno Michaelis, un ex supremacista blanco convertido en activista contra el odio, pidió al presidente, Donald Trump, que deje de usar el miedo para motivar a las personas a cometer actos violentos. También dijo que el gobierno necesita tomarse en serio la posesión de armas de fuego, y dijo que deben existir leyes federales para “impedir que las personas desequilibradas obtengan rifles de asalto”. Michaelis también culpó a Trump por usar un tipo de retórica que aumenta la posibilidad de que ocurran este tipo de incidentes.

El profesor de Princeton, Eddie Glaude, va un paso más allá al criticar la situación. Como comentó a un reportero en (la cadena) Msnbc, “Estados Unidos no es único en sus pecados como país. No somos únicos en nuestros males, para ser honestos con usted. Creo que donde podemos ser singulares es en nuestra negativa a reconocerlos, y en las leyendas y mitos que usamos acerca de nuestra bondad inherente para cubrir y ocultar para que podamos mantener una especie de ignorancia voluntaria que protege nuestra inocencia”.

Comentarios