Investigan a empleados por el robo de la camioneta

Ahora indagarán entre el personal que tuvo contacto con el vehículo, entre ellos los empleados del parlamentario Guillermo Gassenbauer.

30 Jul 2019
1

LEGISLATURA. LA GACETA/ ARCHIVO

La camioneta de la Legislatura sigue sin aparecer y la Justicia profundizará la investigación hacia otros empleados legislativos, entre ellos, los que fueron nombrados por Guillermo Gassenbauer, el último de los parlamentarios que tuvo en su poder la Toyota Hilux.

El martes al mediodía, la camioneta desapareció de Italia casi esquina Rivadavia. El chofer Ernesto Galván la había dejado estacionada en ese lugar después de haber trasladado a la funcionaria legislativa Cristina Robles Ávalos hasta la Universidad Tecnológica Nacional, ubicada a pocos metros de allí. Cuando salieron, poco más de una hora después, se dieron con la novedad de que desconocidos la habían robado.

El secretario de la Cámara, Claudio Pérez, había explicado que se trataba de un robo común, pero con el correr de las horas esa versión se fue descartando. Luego de realizar pericias y averiguaciones, los investigadores llegaron a la conclusión de que para poder sustraer la camioneta, por los mecanismos de seguridad que posee, se necesita tener la llave original o, en su defecto, una copia que se puede realizar con los juegos de fábrica.

El viernes por la noche, policías de Sustracción de Automotores, al mando de los comisarios Walter Salvatierra y Jorge Dib, allanaron la casa de Galván, donde secuestraron su celular. El domingo, el empleado fue detenido bajo sospecha de que podría haber entregado la camioneta a los ladrones.

Galván, de 44 años, declaró ayer en la fiscalía que conduce Adriana Reynoso Cuello. Negó rotundamente haber actuado de entregador; explicó el recorrido que hizo con el vehículo y aclaró que él recibió la camioneta hace menos de dos meses, cuando le asignaron su uso a Robles Ávalos.

Reconoció que ese día le entregaron las llaves a las 8.30 y de allí fue a llevar una nota a la Escuela de Agricultura, ubicada en Horco Molle. Volvió a la Legislatura para buscar a la funcionaria y dejarla en la UTN. Habría aclarado que decidieron estacionar la camioneta en ese lugar porque debían dirigirse a otra unidad universitaria de Barrio Sur.

No trascendió si el chofer explicó por qué no permaneció en la camioneta mientras esperaba que la funcionaria terminara de realizar las gestiones. Por esta razón, independientemente de la acusación que le realizó la Justicia, se le inició un sumario administrativo.

La Justicia, con el informe que le remitió la Cámara, estableció que el vehículo estaba asignado a Gassenbauer desde 2017 hasta que fue desplazado como vicepresidente de la Legislatura. Según el expediente, la conducían empleados designados por él. Fuentes policiales confirmaron que entre la lista de sospechosos aparece un empleado que podría tener antecedentes penales.

LA GACETA intentó en varias ocasiones comunicarse con Gassembaer para consultarlo sobre el tema, pero este no contestó los llamados ni los mensajes.

Comentarios