Universitario y Lawn Tennis se reencontrarán en una final después de más de una década

07 Jul 2019

Paciencia: capacidad de padecer o tolerar algo sin alterarse.

Por tratarse de una actitud pasiva, de un no hacer, puede parecer en un principio que la paciencia es una virtud que poco tiene que ver con el rugby, un deporte de acción, de contacto, de ir al frente. Nada más lejos de la realidad: cuando más cuesta arriba se pone la batalla, más valor cobra la capacidad de mantener la mente fría y no caer en la desesperación, madre de la mayoría de los errores.

Fue precisamente esa la virtud que llevó a Lawn Tennis y a Universitario a imponerse en llaves en las que no eran los favoritos (eliminaron al 1° y al 2° de la fase clasificatoria, respectivamente) y avanzar de esa manera a la final por la Copa de Oro “Club La Gaceta”, la que le corresponderá al campeón del Regional “Antonio Gandur”.

El primero en sellar su pase fue “Uni”, que en un primer tiempo de acciones repartidas, tuvo el mérito de ser más fino a la hora del manejo de la pelota. Natación se llevó el parcial por una leve diferencia, que estiró en el comienzo del segundo tiempo. Ahí es donde la “U” pudo haberse visto presa de los nervios, pero no: mantuvo la calma y fue construyendo la remontada de a poco, con paciencia, llevando de a poco el juego a territorio rival. El asedio forzó los penales de Facundo Noval y los tries de Agustín Plaza y Agustín Mansilla, para el triunfo por 34-27.

LA GACETA/FOTO DE DIEGO ARAOZ

Ya lo advertía Gabriel Ascárate en la previa: “a veces descansar un fin de semana puede ser contraproducente, porque te quita ritmo de competencia”. Sabias palabras las del capitán de los “Blancos”, que de todos modos jugaron un gran torneo.

Ya pensando en la final del próximo domingo, cabe resaltar la claridad de estilo de las “Serpientes”: viborear con la pelota de un lado a otro, buscando generar la grieta a través de la cual pegar la mordida e inyectar el veneno.

La cuestión es que tampoco lo tendrá fácil con Lawn Tennis, equipo duro en defensa si los hay, y bicho como pocos en estas instancias. De todas maneras, si por algo son dignos de aplauso los “Benjamines” es porque contra ellos nunca está dicha la última palabra. El propio Tucumán Rugby puede dar un crudo testimonio al respecto, después del increíble triunfo del “Tennis” en la última jugada, cuando por medio de un descomunal empuje de sus forwards en el último scrum, transformó lo que era derrota por cinco tantos en victoria por dos (26-24). El “Verdinegro” venía siendo juez y verdugo de todo el mundo, con una envidiable racha de triunfos, pero perdió justo el que no debía perder, jugando más a lo que quería su rival que a lo que sabía hacer. Con un hat-trick de Juan León Novillo, había quedado a las puertas de la final, pero Lawn Tennis tuvo paciencia para cuidar la última pelota, pedir scrum y llevarse el mundo por delante.

Comentarios