Tenis solidario: un juego de 24 horas

Méndez recaudará pañales y alimentos no perecederos para el Hogar San Roque.

06 Jun 2019
1

IDEAL. Méndez practica ante el paredón móvil que construyó. La pelota llega a una buena altura para que impacte de revés.

Hoy, por séptima ocasión, Emilio Humberto Méndez jugará varias horas seguidas al tenis por solidaridad. En esta ocasión, el desafío que se propuso completar es de 24 horas. Es por esa razón que el tenista estará, desde las 18 hasta mañana a la misma hora, pegando drives y reveses en el Parque Avellaneda. Los pañales y alimentos no perecederos que reúna serán destinados al Hogar San José.

“Quiero empezar mis 60 años jugando al tenis”, pensó a principio de año. Ese es el motivo de la elección de la fecha, ya que mañana es el cumpleaños de Méndez. Si bien es casi una tradición para el deportista hacer este tipo de acción, en 2019 decidió innovar su modo de realización. En las siete ocasiones anteriores, los desafíos los completó en canchas de polvo de ladrillo, pero esta vez su campo de acción es otro. “Lo haré frente a un paredón móvil”, describió.

La mano viene así... “Empecé la pretemporada de tenis con mi profesor Martín Mendoza. En la última semana de preparación, me lesiono y tuve que parar más de un mes. En ese mes, indagando cosas en internet, veo una estructura que me llama la atención. ‘Esto debe ser fácil de hacer’, pensé”, recordó Méndez.

Con esas referencias construyó la estructura que hoy estará a metros del Monumento del Bicentenario, sobre la vereda de la avenida Mate de Luna al 1.800. Habrá 24 horas para analizar la construcción de caños de PVC y media sombra. “Ese estilo de lona me pareció la más correcta porque la pelota pega, se amortigua el golpe y la misma estructura, al caer la pelota, la devuelve a la altura de la cintura donde uno vuelve otra vez a golpear la pelota sin mucha dificultad”, explicó el diseño que implementó.

Para todos

Por ese mecanismo, Méndez incentiva a que todos, sepan o no jugar al tenis, se sumen a los peloteos sobre el cemento del paseo tucumano. “Es una estructura que posibilita que la pelota vuelva de tal manera que se la pueda golpear, ya que no regresa con velocidad”, explicó el jugador. “No sólo pueden jugar una, dos, tres, cuatro sino hasta siete personas. Entonces, los que quieran acompañarme, lo pueden hacer”, arengó el empleado público que además fue taekwondista. “Por el taekwondo me lesioné la rodilla. Como es un deporte de impacto, con giros, corría mucho riesgo de que mi rodilla se trabe y me vuelva a lesionar. Así que por eso decidí jugar al tenis”, contó. “Siempre hice deportes y el deporte es lo que me fortalece y me da energía, hacerlo solidario me entusiasma más todavía”, reconoció el tenista que espera mucha compañía para completar 24 horas de juego.

Comentarios