Las asignaturas pendientes sobre la fecha patria

Por Adolfo Valeriano Poliche (médico y político)

15 Abr 2019
1

LA GACETA tituló su editorial del 7 de abril pasado “Las asignaturas pendientes del Bicentenario” y como absoluta verdad histórica afirma que la Declaración de la Independencia, ocurrida en nuestra ciudad el 9 de julio de 1816, es “la fecha patria más importante de la Argentina”. Luego enumera una serie de hechos que no se concretaron y promesas que no se cumplieron, realizados durante los festejos del Bicentenario. Como ciudadano tucumano, lector de nuestra historia, considero que se quedaron cortos en sus evaluaciones y reclamos, ante lo sucedido en el país desde aquella magna fecha hasta el presente. Sin pretender ser exhaustivo en la enumeración de los hechos, referiré algunos que evidencian la significación secundaria que le atribuyeron y atribuyen algunos gobernantes nacionales, provinciales y compatriotas de todo el país a dicha fecha, comparándola con la rebelión municipal ocurrida el 25 de Mayo de 1810, en la ciudad de Buenos Aires, a la que consideran y homenajean como la más trascendente. Ellos son: 1) El 6 de julio de 1826: Rivadavia decretó que el 25 de mayo debía festejarse el día de la Independencia, el que fue derogado por Rosas, el 11 de junio de 1835; 2) Los fastuosos actos selectos y los multitudinarios realizados, los emblemáticos grandes y hermosos edificios, parques, paseos y plazas que se construyeron y las visitas de numerosas delegaciones de países amigos, encabezados por sus más altos magistrados, con que en 1910 se festejaron el Centenario del 25 de Mayo en la ciudad de Buenos Aires, lo que contrastó con los muy austeros y modestos actos organizados en soledad, casi absoluta, por el gobierno tucumano, con el que se festejó igual acontecimiento en nuestra ciudad en 1916, en donde gran parte de la sagrada casa había sido demolida y solo quedaba protegido “el salón de la jura”; sin obra simbólica trascendente construida por el Gobierno nacional, ni la presencia de las máximas autoridades de la mayoría de las restantes provincias, y lo que fue más grave aún, sin la presencia del primer magistrado de la Nación, para presidir los actos; 3) Más lamentable aún fue lo ocurrido con motivo del Bicentenario de ambas fechas. Mientras que en Buenos Aires, para dicho festejo, en 2010, además de los actos correspondientes, se construyeron un muy lujoso centro cultural, reciclando un emblemático edificio, y un parque temático, con inversiones varias veces millonarias. En Tucumán, en 2016, las autoridades nacionales de aquel momento, con anterioridad a la fecha conmemorativa; poniendo en duda la veracidad de la misma, y provocando una verdadera afrenta y ofensa a los tucumanos y a todos los argentinos, enviaron a un Secretario de Estado para que organice un foro en el que se debía debatir si tal hecho, en verdad, no correspondía en propiedad a la reunión que en 1815 se realizó en Concepción del Uruguay (Entre Ríos), organización aquella que contó con la inexplicable e inaceptable colaboración del gobierno provincial y de dos Universidades locales. Festejando dicha fecha, hubo publicaciones diversas, reuniones y actos varios. El 9 de Julio contó con la presencia del nuevo Presidente, autoridades nacionales y provinciales, el fervor patriótico de los tucumanos y de muchos compatriotas visitantes. Como obra evocadora de tan magna fecha, nada, sólo el monumento erigido por la Municipalidad de la Capital en la avenida Mate de Luna. Creo que si mediante todos los ciclos educativos no se enseña y enfatiza que nuestro nacimiento como Nación Libre y Soberana, es la fecha más trascendente de nuestra historia, como lo señala el editorial, corremos el riesgo de que en el futuro algún gobernante “revisionista”, revalorice y aplique el decreto rivadaviano de 1826 u otro más novedoso, y lo ocurrido en Tucumán sólo quede como una anécdota sin significación alguna. Para mí, y creo que para muchos comprovincianos y compatriotas, esta es la gran asignatura pendiente que debiera encabezar la lista que describe el diario.

Comentarios