Cartas de lectores

13 Abr 2019 Por LA GACETA

LA CANDIDATA RADICAL

Como afiliada a la Unión Cívica Radical (UCR), con una familia que militó en el partido desde sus orígenes en nuestra provincia, es que me dirijo a la señora senadora nacional Silvia Elías de Pérez, haciéndole llegar estas reflexiones. La carta que usted dirige a los afiliados y en la que invoca nuestras creencias religiosas, está alejada del ideario político del partido radical, que se caracteriza por ser amplio y criterioso, y por aceptar y comprender los distintos credos e ideologías. Los que aspiramos a un gobierno radical, querríamos de nuestros candidatos una campaña amplia, clara e integradora, no suscrita a determinadas creencias o filosofías de vida, y concibiéndola como una esforzada lidia política y no una cruzada religiosa. Anhelamos escuchar de nuestros candidatos lo siguiente: No, a los privilegios y dietas excesivas mientras el pueblo sufre en la miseria; No, a los legisladores y funcionarios por quienes pasamos vergüenza los tucumanos; No, a la inseguridad que padecen los ciudadanos honorables, los de a pie, los que merecen ser protegidos porque pagan los impuestos con los que se benefician los privilegiados que reciben custodia permanente; Sí, a los proyectos que aseguren para nuestra Patria educación, justicia, salud y seguridad. Señora senadora: como radical salgamos a la lidia no sólo con la cruz, sino también reivindicando los principios fundamentales del radicalismo, que enriquecieron la historia nacional y dignificaron la República.

María del Valle Zelarayán

Av. Sáenz Peña 811


San Miguel de Tucumán

SERVICIOS DE MENSAJERÍAS

Hay servicios dedicados al traslado de encomiendas o de mensajerías que carecen de responsabilidad y de respeto al cliente. A continuación paso a detallar una ingrata experiencia que me está tocando vivir con una firma. Sucede que el 10 de diciembre de 2018 despaché desde la oficina de Concepción importante documentación con destino a un pariente de General Mosconi (Salta). El envío llegó a Salta, capital, el día 11, o sea al otro día de ser remitida. Supuestamente, desde ahí sería trasladada hasta el lugar que debía llegar. Al pedir información sobre la correspondencia, me di con la sorpresa de que el 14 de enero pasado esta se encontraba en Córdoba. Un día después había sido remitida a Rosario (Santa Fe). Al día de hoy nadie de la empresa me supo dar una respuesta acerca del lugar en que estaría la documentación, que resulta ser de suma importancia para su destinatario. La encomienda (Comprobante 6283-000004718 y Guía 6283-B-4718) literalmente está extraviada. Y mi pregunta es: ¿me tengo que resignar a admitir la irresponsabilidad de la firma? ¿Seguir deambulando impotente en procura de lograr recuperar la documentación?, o denunciar ante el organismo que corresponda con la consecuente pérdida de tiempo y otros trastornos laborales que ya me están provocando con los papeles que no llegaron a destino, a pesar de tratarse de un servicio abonado formalmente.

Luis Nieva

DNI 12.674.274

¿LA CURA DE LA DIABETES?

¿Usted cree que la diabetes se cura? Si le pregunto a millones de argentinos que sufren ese mal, todos responderán que “no”, los cuales, igual que yo, tenemos que hacer un tratamiento fácil, pero estricto. No me explico por qué, hasta la fecha, ningún profesional de la salud no aclaró a la población que es falso lo que dicen los “mellizos” Orellana. Creo que es con fines político que anunciaron que están construyendo un hospital para “controlar y curar la diabetes”. Alguien dijo: ¡qué locura es esa!. Claro, es una terrible falsedad condenable. Un jugador de Atlético Tucumán (Cristian Lucchetti) relató el sacrificio que hace a diario para cumplir con él y con el club, y las privaciones que tiene que hacer para ganarle a la enfermedad, y no que la misma diabetes le gane a él. Ruego a Dios que los investigadores descubran cómo erradicar este flagelo para bien de la humanidad, y que se logre como se hizo con la polimielitis y otras enfermedades: erradicarlas.

Juan A. Barboza

Avenida Indecencia 122


San Miguel de Tucumán

LEGISLATURA DE TUCUMÁN

Ya se escribió bastante sobre el Presupuesto de nuestro Poder Legislativo. A todas luces, un disparate. Decir que cada legislador cuesta más de $ 80 millones por año a la Provincia es increíble. Pero más difícil de aceptar es que no se puede saber “en qué se gasta”. No se puede saber cuántos empleados hay, cuánto cobra cada uno, que tarea realiza, etcétera. No se puede comparar con el gasto en otras provincias porque asusta. En Santiago del Estero cada uno cuesta $ 3,8 millones, que equivale al 4,5% de lo que cuestan en Tucumán. En el año 2016, “desaparecen $ 600 millones en gastos reservados”. No se puede saber qué son esos gastos, quién los gastó y tener los comprobantes. El dinero que gastan es de los ciudadanos, no de ellos. El Gobierno debería proponer modificar el Presupuesto de este año, solicitar la nómina de empleados y sus cargos, y proponer algo razonable. Informar de los Gastos Reservados desaparecidos y destinar un 70% de lo disminuido para los miles de pobres de Tucumán. Han escrito sobre este tema varios ciudadanos, pero nunca algún legislador, con hombría, se dio una explicación. Ahora están todos en campaña para continuar en sus cargos, o conseguir “becas”. También podrían opinar o dar explicaciones el Gobernador o sus ministros.

Rodolfo Dagum

[email protected]

DOCUMENTACIÓN PARA CONDUCIR

El jueves, el tráfico en el microcentro fue un caos por una protesta del Polo Obrero. La vía de escape era el túnel de calle Córdoba, y justo ¡dentro del mismo había policías pidiendo documentación a los taxis!. Es la segunda oportunidad que observo esto dentro del túnel. Sugiero que estos controles los realicen a la salida, no en el medio del mismo, para evitar accidentes. También pido que los policíasd no estén tan abocados a emitir Certificados de Buena Conducta, cuando deberían estar patrullando las calles. Y todo es por un capricho de un funcionario municipal, de pedir esta esta documentación para renovar el carné de manejo. En este sección leí cartas del lector Vallejo, quien con 80 años peregrina para renovar su carné. La edad de los motochorros oscila entre los 15 y 30 años. Entonces, hay que diferenciar carné de manejo para autos y motos. Y a la gente mayor habría que exceptuarla de esta exigencia.

Carlos Pereyra

Manzana 7, casa 27, Barrio Pte. Perón


San Miguel de Tucumán

PERÍODO ELECTORAL

A dos meses de las elecciones provinciales y a unos pocos de las presidenciales solo puedo decir que, personalmente, ya me siento saturada de publicidad política, al extremo que cuando escucho la radio debo cambiar la emisora, y que cada vez veo menos televisión justamente para no hartarme de escuchar la misma sanata. Son puras promesas que se cumplen a la mitad o no se cumplen nunca. Me apena ver que muchas personas son “compradas” con un choripán o un bolsón, o con algunos pesos a cambio de un voto. Me da rabia que el candidato los use solo para acrecentar su poderío. Llegamos al extremo en que hablamos de votar no al mejor, si no al menos peor. Cada vez nos convencen menos. Triste es ver que en listas de candidatos a concejales o legisladores figuran personas que tienen causas pendientes con la justicia e, incluso, algunos están detenidos en la cárcel. Suena descabellado pensar que una persona con más de 400 causas pendientes pueda acercarse a la mínima idea de ser candidata a la Presidencia. Estamos cansados de que se nos rían en la cara fingiendo enfermedades y no dando la cara, presentando “escritos”. ¿Por qué no cambia el sistema y todos pagan por lo que hicieron? No, está todo mal. Siguen ocupando las bancas. Estamos cansados de los atropellos, de que el dinero no alcance, de que todo suba, de que muchas comodidades sean privilegio de unos pocos, de las consecuencias de varios gobiernos mal administrados, de que nos sigan mintiendo. Queremos más seguridad y trabajos dignos, poder mirar hacia adelante y no ser defraudados. Que el dinero de las obras sea para eso; que llegue el dinero a los hospitales y a las escuelas y dejen de gastarlo en campaña política. Abramos las ojos. ¿Cuál es el país que queremos? Duele este país, sí que duele.

Sonia Cabbad de Hurtado

[email protected]

CONTRA LAS DINASTÍAS POLÍTICAS

Como los tucumanos somos propensos a modificar la Constitución Provincial cuando se nos ocurre o por conveniencia, urge que el próximo gobierno efectúe cambios de fondo en la Carta Magna, en sus capítulos régimen político, elecciones, candidaturas, etcétera. Es de público conocimiento que los candidatos de todos los cargos electivos provinciales se han convertido en una sucesión familiar, donde los candidatos/as son hijos o esposas, o concubinos/as, lo que indica que el Estado democrático se ha transformado en una dinastía familiar que avanza cada vez más. No hay pueblo grande, mediano o chico donde no suceda. Nada impide que esta suerte de régimen de postulaciones y aprobación se aplique más allá de que se distorsionen las normas constitucionales democráticas pre-establecidas, por lo que demanda una urgente conversión en una dinastía legal. Para ello bastaría conseguir una copia de este modelo que rige desde hace centurias en países donde cuentan con reyes, reinas, príncipes, condes, de “sangre azul”. A su vez, el resto de la ciudadanía es conocida como “la plebe”; al igual que nosotros, le rinden respeto, culto y honores, derivando las acciones de gobierno en un Primer Ministro o Lord Mayor. Esta implementación monárquica permitiría adecuar el modelo de esta indiscutida y vigente realidad en que vivimos los argentinos, en particular los tucumanos. Con ello se evitarían las críticas solapadas en que incurrimos y que luego apoyamos estas prolíficas sucesiones familiares en los poderes públicos, sin reparar por idoneidad, méritos, conductas, trayectorias, etcétera, llámese senador, diputado, legislador, intendente o concejal, comisionado comunal. Estos corren con “el caballo del comisario”, que les permite contar con el aval y recursos económicos de sus antecesores en los cargos. Cabe recordar que el general Belgrano propuso que se elija para gobernador de Tucumán un Rey Inca; años después, un francés se autoproclamó Rey de Araucaria y Patagonia. Y el ex presidente Onganía sugería tener un gobierno monárquico, y tampoco falta quien plantee contar con un Primer Ministro. Según analistas, las monarquías son de menor costo que un gobierno republicano. ¡Hasta podemos ahorrar!, una sugerencia que no es descabellada ni “una tomada de pelo”, si no producto “made in tucumano”. La monarquía a la criolla ya está; falta adecuarla legalmente, por lo que sería menester que alguien (sin polemizar) opine al respecto.

Ysmael Díaz

Mario Bravo 247


Banda del Río Salí

Comentarios