Abogacía y contador público: carreras tradicionales con una impronta diferente

La Universidad San Pablo T seduce con innovadoras propuestas a los que optan por carreras convencionales como lo son Derecho y Contador Público. Nuevos desafíos profesionales. Inscripciones abiertas.

01 Abr 2019

A la hora de finalizar el secundario, las carreras de Abogacía y Contador Público Nacional son las dos más buscadas por los estudiantes. Ambas figuran entre las más elegidas, teniendo en cuenta la oferta académica de las universidades tanto públicas como privadas. Sin embargo, la Universidad San Pablo T trata de que estas carreras dejen de ser consideradas convencionales a partir de una nueva impronta que ayuda al alumno a tener otra visión a la hora de obtener un título.

Las condiciones de ingreso, los planes de estudio, el ejercicio docente,  el criterio práctico que se aplica en la enseñanza y la rápida salida laboral, son algunas de las ventajas que ofrece la USP-T y que buscan adaptarse a las necesidades de los alumnos, preparándolos para responder a las exigencias de un mundo en constante cambio.

En abogacía, la universidad prepara al alumno para afrontar las más modernas tendencias del derecho sin descuidar las fuentes clásicas, permitiendo la formación de abogados capacitados para el desarrollo de múltiples y diversas funciones.

"A diferencia de la universidad pública, se busca que el perfil del estudiante que opta por esta carrera esté orientado al asesoramiento, a la prevención y a la resolución de los conflictos. Es decir evitar la litigiosidad. La idea es buscar soluciones alternativas previas al litigio y evitar así los conflictos", explica el profesor Martín Viola.

"Una ventaja es que ya desde cuarto año tienen materias en su totalidad prácticas, lo que les da una visión de la realidad diferente al de las otras facultades que apuntan mucho más a la teoría. Entonces, es mucho más sencillo para el alumno ingresar al mercado laboral", destacó el abogado.

La carrera ofrece dos títulos intermedios: Técnico Jurídico de Empresas  y Procuración que se los obtiene en el tercer y cuarto año de cursado respectivamente.

Además, propone convenios con instituciones públicas y privadas para que el estudiante vaya conociendo e insertándose de a poco en el mercado laboral.

Al igual que en el resto de las carreras que ofrece la USPT, los docentes están avalados de acuerdo a los estándares de la CONEAU y en su mayoría son posgraduados. "En este caso, además de tener el título de abogado, también tienen un título de posgrado, especialización, maestría o doctorado", subrayó.

Para Viola, otra de las ventajas que ofrece la universidad, a diferencia de la pública, es que los alumnos pueden establecer otro tipo de vínculo con el profesor, lo cual facilita la transmisión de conocimientos y la asimilación de los mismos por parte del educando, logrando una educación personalizada e individualizada.

Por su parte, la carrera de Contador Público Nacional tiene a partir de este año, un nuevo impulso, un plan absolutamente renovado que busca formar en cuatro años a nuevos contadores que estén insertos en el mercado laboral.

El profesor Marcelo Albaca explicó que con este cambio “se busca que todo el proceso de capacitación lo vayan haciendo durante la carrera y no después de recibirse. Nosotros en cuatro años tenemos contadores ya formados”.

Aclaró que “la carrera tiene un formato muy comprimido, que le permite a los alumnos en cuatro años transformarse en un contador  capaz  de llevar adelante un asesoramiento a las empresas del medio. Nosotros tenemos convenios de pasantías con empresas privadas y organismos públicos, para que los estudiantes vayan haciendo sus prácticas desde el primer año. Esto es único en las universidades de la provincia” resaltó.

Otra situación interesante es que la carrera tiene el 100% de las materias promocionales, ya que se busca que los estudiantes tengan una carrera efectiva de cuatro años.

Los nuevos alumnos, al igual que en Abogacía, no rinden exámenes de ingreso, y sólo deben tener terminado el secundario.

En relación a la atención de los alumnos, el docente subrayó que la “enseñanza y el acompañamiento de los alumnos es personalizada, con grupos de no más de 30 alumnos por lo que podemos seguir de cerca su evolución. En el caso de los profesores buscamos que sean no tan solo docentes, sino que estén insertos en el medio, tanto en el ámbito público como privado, para poder transmitir conceptos y experiencias.  Aproximadamente el 80% de los docentes son posgraduados, y en la mayoría de los casos son socios o gerentes de los estudios más importantes o funcionarios de primer nivel, que dictan sus clases llevando además todo el bagaje de conocimiento y experiencia que poseen”, valorizó.

Los futuros contadores tienen además algo que los distingue, y es que con la preparación teórica y la práctica activa que llevan, los egresados tienen garantizado un puesto laboral.

La carrera cuenta con la posibilidad de cursarla en los dos primeros años, tanto en la sede centro, como en el Campus de San Pablo. “Es una posibilidad que se les da a los estudiantes para su comodidad, dependiendo del lugar donde viven. Muchos están en el centro de la ciudad y prefieren hacer allí sus estudios los primeros años”, comentó.

Las alternativas que ofrece la Universidad San Pablo T son incomparables, teniendo en cuenta que sus egresados estarán preparados para posicionarse frente a los procesos de cambio que enfrentan las profesiones a nivel mundial.

Actualmente se dictan 17 carreras de grado y pre-grado. Además ofrece las Maestrías en Política y Gobierno, Derecho Parlamentario, Dirección y Gestión de Empresa y una Especialización en Caña de Azúcar. También, desarrolla una importante tarea de extensión universitaria.

Las inscripciones para el ciclo lectivo 2019 están abiertas. Los interesados pueden acercarse a San Martin 435 o consultar a través de su página web www.uspt.edu.ar.

En Esta Nota

Marcelo Albaca