Telegrafista y soldado

El tucumano Marcelino Segundo de la Rosa.

15 Mar 2019 Por Carlos Páez de la Torre H
1

MARCELINO SEGUNDO DE LA ROSA. Con grado de sargento mayor, peleó en la batalla de Pozo de Vargas

Es conocido que el ingeniero tucumano Marcelino de la Rosa fue uno de los primeros agrimensores de la provincia y que confeccionó aquel plano de la batalla del 24 de septiembre de 1812 que sirvió al general Bartolomé Mitre para ilustrar el capítulo respectivo en su “Historia de Belgrano”. Don Marcelino se casó con Gertrudis Liendo y bautizó a uno de sus hijos varones con el nombre de Marcelino Segundo.

Este nació en Tucumán el 23 de julio de 1842. Muy niño fue llevado a Chile, donde permaneció largos años. Allí se desempeñó como inspector de telégrafos, con tanta competencia que llegó a publicar un minucioso manual para los usos del telegrafista. Tenía 23 años Marcelino Segundo de la Rosa, cuando regresó a su tierra. En una nota biográfica, Elena P. Aceña afirma que la primera oficina de telegramas de Tucumán fue establecida y dirigida por él.

Se enroló después en la milicia, para sostener al Estado Nacional durante aquellas agitaciones que la organización causó en el norte del país. Realizó así, con lucimiento, la campaña contra las montoneras de La Rioja, en la fuerza que estaba al mando del general Antonino Taboada. Peleó en la batalla de Pozo de Vargas, como sargento mayor, revistando en el batallón “Río Colorado”, que conducía el teniente coronel Lucas Ibiri. Dibujó un plano de esa batalla, que se publicó en el tomo IV de “Los Taboada”. Actuó también destacadamente en la campaña que se realizó en 1867 a Salta, a causa de la invasión de Felipe Varela. Al año siguiente, debió conducir desde La Rioja un contingente de soldados a Buenos Aires. En una carta al general Ignacio Rivas, relataría coloridamente las peripecias de ese laborioso viaje.

Secretario de la Corporación Municipal de Tucumán, durante la presidencia de Cirilo Gramajo, fue miembro de la Sala de Representantes. Falleció en Tucumán el 7 de abril de 1913.

Comentarios