Cartas de lectores

12 Mar 2019

Indocumentada desde 2016

Este es el único camino que me queda para que la sociedad reaccione y dé una mirada a nuestras instituciones y a la inoperancia de los que dirigen y trabajan en ellas. Mi periplo comenzó en 2016, cuando quise renovar mi DNI (Documento Nacional de Identidad) en un camión móvil en Mar del Plata y allí me informaron que mis huellas dactilares no coincidían con los registros del organismo, y así comenzó un largo proceso en el sector jurídico de la Dirección Nacional del Registro Nacional de las Personas (Renaper). Este organismo me informó la existencia de otra persona con el mismo número de identidad que el mío; luego me solicitaron una declaración en la seccional de Policía más cercana a mi domicilio, atestiguando la validez de mi identidad. Seguidamente se citó a mis cuatro hermanos para confirmar mi declaración, tanto en el destacamento policial como en el Registro Civil en Capital. Además, tuve una citación de este organismo para que me tomaran las huellas dactilares. Con todo lo detallado anteriormente, se elaboró un expediente y luego fue enviado a Buenos Aires para su posterior resolución. Pasaron tres años y las autoridades locales del Registro Civil no me dieron ninguna respuesta. A fines del año pasado, me comuniqué nuevamente con el Área de Jurídicos, donde me dieron un número de expediente y un par de nombres de miembros del destacamento en Capital, quienes me podrían brindar una respuesta. Me enviaron por correo electrónico una “constancia” en la cual se detalla mi inconveniente. Este 6 de marzo, me presenté en Crisóstomo Álvarez al 900, motivada por un email de fecha 19 de diciembre de 2018, para que accediera a una nueva toma de huellas y declaración. Además, estaban consignadas dos personas, quienes estarían al tanto de este trámite. Pero los empleados desconocían el mail y los acontecimientos antes relatados. Me respondieron que tenga paciencia, incluso el abogado mencionado en el correo afirmó que hay gente que se muere esperando su DNI. Una de las empleadas, sin saber la existencia del mencionado email, me dijo que me iba a “hacer el favor” de tomarme las huellas. Siento una profunda indignación ante los hechos ocurridos; no es posible que demoren tantos años para corroborar una situación de doble identidad de DNI. Me pregunto: ¿cuántas personas hay como yo, debido a la inoperancia y falta de respuestas concretas?

Fátima Cecilia Ortiz

[email protected]

Confusión

En una entrevista concedida por el Jefe de Gabinete, Sr. Marcos Peña (Clarín y La Nación) 09/03/2019, señala: “Que gane Cristina sería una derrota de los argentinos, pero no va a pasar”. Me permito disentir ante tanta soberbia: estimo sería una gran derrota del gobierno si ese resultado ocurre: Pregunta: ¿Se encontrará confundido el funcionario?

Fernando G. Mejail


[email protected]

La deuda federal

Dada la proximidad de las elecciones, es impostergable que, como ciudadanos, exijamos a los que pretenden ocupar cargos en el gobierno y a la clase política en conjunto, que el Federalismo sostenido en las autonomías municipales, el fortalecimiento de los cuerpos intermedios y la defensa de la familia base de la sociedad, forme parte de los ejes de campaña, programas de Estado y acciones de gobierno. Es imperioso que esto no sea sólo un recurso retórico, captador de votos, sino uno de los principales propulsores de la vida comunitaria. El tejido social necesita ser reconocido y fortalecido en sus bases y esencia, para que todos, con los dirigentes a la cabeza, demos vigencia al principio de subsidiaridad, creando posibilidades y acciones de resguardo y promoción de la familia; recomponiendo los lazos de vecindad; concretando políticas de fortalecimiento de los cuerpos intermedios de participación y de todas las asociaciones propias y vitales de la comunidad. De este modo, el cuerpo social no será fácilmente dominado bajo el capricho mezquino de unos pocos, sino que hará sentir el peso de sus necesidades e intereses reales, siempre en la línea de su naturaleza y de su más propio derrotero histórico. Hoy es necesario actuar estratégicamente, sabiendo que el federalismo no es sólo una cuestión fiscal o de Coparticipación, sino la clave de la libertad, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, todo lo cual se encuentra resguardado en la letra de nuestra Constitución, que muy poco se aplica. Lo que se plantea es una convicción y un movimiento que reconoce la diversidad y las libertades concretas, pero también mira por la unidad, el equilibrio del conjunto y el bien común. El federalismo, cuando se encuentra en plena vigencia, atraviesa todos los ámbitos de la realidad social, cultural y política hacia la autonomía en las costumbres, en las decisiones y gestiones, y en el rumbo de los destinos de las comunidades. Todo lo contrario a lo que estamos acostumbrados: dependencia económica y política, centralismo de poder, invasiones ideológicas y culturales, implantación de programas enlatados, aplicación de políticas que nada tienen que ver con la naturaleza, la historia, la realidad y el destino de las sociedades. El federalismo es una deuda pendiente para con los argentinos de ayer, de hoy y del mañana. Ya es tiempo de comenzar a saldarla.

Francisco Javier Viejobueno

[email protected]

Rechazo al aumento del boleto

Quiero expresar mi más profundo desagrado con el aumento del pasaje de ómnibus. En esto tiene que ver la parte política que opta por lo más fácil y varios comunicadores alarmistas que parece que tendrían interés en aumentar. Si el servicio es deficitario, ¿por qué un empresario fue a la Justicia para no perder la concesión? ¿Por qué hay un solo estudio de costos, si las empresas tienen ingresos variables? ¿Por qué siguen, desde hace mucho tiempo, los sindicalistas de siempre? ¿Cuánto ganan un empresario o un sindicalista? ¿Por qué los empresarios no hacen públicas sus declaraciones juradas? ¿Habrá algún empresario que mande a sus hijos o nietos, amontonados como animales, en ómnibus? Deberíamos hacer como en Europa, que cuando aumentó la nafta, nadie compró combustible por 24 hs y lograron que no se modificara el precio de la nafta. Un consejo: ¡páguele el traslado a su vecino, camine si no es muy lejos, o cómprese una moto! Así podemos parar estos continuos atropellos. No puede ser que “Juan Pueblo” siempre pague los platos rotos, para que otros se vayan después al Caribe u otros destinos turísticos. Es increíble, pero algunos no saben ni expresarse frente a las cámaras de televisión, evidenciando su falta de estudios superiores. Quiero terminar parafraseando una parte de la Biblia que dice: “es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que un rico entre al reino de los cielos”, y también: “ay de aquellos que lucran con el pobre”.

Raúl Ruiz

Rondeau 1.722


San Miguel de Tucumán

Servicio de colectivos

“Empresa que no paga, empresa que no sale” o algo similar expresó el secretario general de UTA (LA GACETA 8/3/19). Efectivamente: es un derecho fundamental de los trabajadores que, si trabajan, que les paguen. Es justo y sin discusión. Pero, conjuntamente con los derechos están las obligaciones, y los dirigentes gremiales saben que es su obligación recordarles y hacerlas cumplir a sus afiliados. Obligaciones profesionales que la mayoría de los conductores no cumplen y cito: de carácter social: respeto en el trato a sus pasajeros; cumplimiento de las normas de tránsito y de los horarios; servicios que van atrasados que dejan a la gente haciendo señales al viento. Me ofrezco a trabajar junto a UTA para ayudarlos a verificar que sus asociados cumplan esas normas.

Sergio Aparicio

[email protected]

Árbol caído

Con todo respeto por los ocupantes del auto que circulaba por Mendoza y Salta cuando un tarco les cayó encima el sábado nueve de marzo, asumo la defensa de este árbol, un ejemplar de quince metros con raíces de no más de metro y medio en forma de copa. Recuerdo que hace poco Gasnor cavó todas esas veredas. ¿De quién es la culpa? “El arbolado urbano requiere de un análisis y de cuidados con sentido profesional”, expresaba el ingeniero Daniel García Paulucci en una nota de LA GACETA del 16 de diciembre de 2017. “Es necesario tener siempre presente que ‘un árbol cumplirá su ciclo de vida en cualquier lugar sin poder elegirlo”, enfatizaba el ingeniero. La culpa no la tienen los árboles. La responsabilidad indelegable del funcionario a cargo del arbolado urbano de conocer el estado de los árboles para poder mantenerlos, se evidencia ahora, en la carencia del censo que la dirección de Espacios Verdes prometió durante la realización del V Congreso Iberoamericano de Parques y Jardines Públicos sobre Planeamiento y Gestión de los Espacios Verdes Públicos. Sin el censo comentado no se posee la información necesaria como para hacer las tareas de mantenimiento correspondientes.

René Roncedo

[email protected]

Comentarios