¡Con Dios, mayoría absoluta!

10 Feb 2019

Jesús fue inculcando a los suyos la necesidad de contar con Él. Pero será a Pedro, la piedra elegida como fundamento de su Iglesia, a quien proporcionará, a través de una asombrosa pesca después de una noche infructuosa, la importante lección de no confiarlo todo a la experiencia profesional.

Este episodio representará para los discípulos la toma de conciencia de que la palabra de Jesús debe anteponerse a lo que aparece a los ojos más sensato. A pesar de que parece inútil ponerse a pescar en el momento en que el Maestros e lo indica, Pedro confía y lo intenta. El resultado es tal que el asombro y un temor sagrado se apoderan de todos. “Pedro -explica Ratzinger- había hecho algo más que llevar a cabo un trabajo manual. Este suceso se convirtió para él en un camino interior, cuya extensión describe Lucas con dos palabras. El evangelista, en efecto, nos cuenta que antes de la pesca milagrosa Pedro había llamado al Señor epistáta, es decir, Maestro, el que enseña. Al volver, en cambio, se arroja a los pies de Jesús, y ya no le llama rabí, sino kyrie, Señor; es decir, se dirige a él con el nombre reservado a Dios”. El Señor lo tranquiliza y lo convoca para que se dedique a otra clase de pesca. Pedro y los demás, “dejándolo todo, lo siguieron”.

“Confía tu camino al Señor y Él actuará”, dice el salmista (36). Todos somos vulnerables a la tentación del desánimo motivado por esfuerzos cuyos frutos no acaban de llegar, una situación económica apurada que no se soluciona, una atmósfera familiar conflictiva -que en lugar de mejorar empeora a pesar de nuestro empeño- y, sobre todo, cuando al querer influir cristianamente en los demás, palpamos lo difícil que es modificar modos de ser y de pensar, o movilizar a las personas. Confiar en Dios no es cerrar los ojos a la realidad, pero tampoco abandonarse al derrotismo de quienes todo lo examinan con criterios exclusivamente humanos.

A nuestro lado hay personas a las que un drama íntimo o alguna experiencia negativa, un malentendido, las ha apartado de la fe pero conservan la nostalgia de la verdad. También hay muchos escépticos que han visto cómo muchas utopías se han derrumbado y el desencanto es el compañero de su vida. Pero si alguien allegado a ellos les hablara con respeto, con la ayuda de Dios recuperarían la fe y la alegría.

Siempre hay que echar las redes de nuevo, confiados en la palabra del Señor, aun cuando nos parezca que va a ser inútil, porque Dios podría estar esperando ese nuevo intento para que los esfuerzos baldíos de anteriores gestiones se tornen un éxito que nos llene de asombro y caminemos con más confianza en Dios. (Fuente P Sánchez Alba)

En Esta Nota

comentarios