San Martín no debe regalar ni un centímetro

El "santo" sufre en la Superliga por varios motivos, pero hay un dato que no es menor. En casi todos los partidos que disputó, el equipo reaccionó luego de que le “mojaran la oreja”. “No podemos esperar a recibir el mazazo, hay que encontrar el juego y comenzar a ganar pronto”, opinó Rodrigo Moreira, que al igual que sus compañeros, apunta a bajar al puntero e invicto Racing.

11 Oct 2018
1

SÓLO PIENSAN EN MEJORAR. Los jugadores de San Martín trabajan para enderezar el rumbo futbolístico del equipo; vencer a Racing es un objetivo ineludible ya que puede ser el puntapié de la levantada. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

• Segunda fecha: San Martín derrotaba a Unión de local, pero se quedó durante todo el segundo tiempo. Llegó el empate de Diego Zabala y el equipo acusó el impacto; Gonzalo Rodríguez tuvo la chance de asegurar la victoria, pero su remate se fue ancho.

• Cuarta fecha: el duelo contra Gimnasia parecía encaminado a morir sin emociones. El “Santo” no generaba fútbol y al “Lobo” le sentaba bien la parda. Pero el “Tripero” se encontró con el 1-0 y San Martín debió remar contra la corriente. Aceleró en pocos minutos y llegó al empate.

• Quinta fecha: en Liniers, el día en el que el equipo mostró quizás su peor cara en lo que va del torneo. También esbozó una especie de reacción luego del gol de Lucas Robertone. Aunque claro, no le alcanzó.

• Séptima fecha: al igual que contra Unión, el equipo estaba arriba en el marcador y parecía que llegaba la primera victoria. Una vez más regaló el protagonismo; cedió terreno y le empataron el partido. Ahí volvió a mirar el arco de enfrente. Así y todo, otra vez estuvo cerca de ganarlo. El arquero del “Taladro” se lució cuando el duelo se moría y el 1-1 no se modificó.

• Octava fecha: Aldosivi-San Martín pintaba para ser un “amargo” 0 a 0. El “Tiburón” no encontraba los caminos para lastimar al “Santo” y los dirigidos por Gastón Coyette no hacían pie, pero se sentían cómodos con el reparto de puntos. Llegó el gol de Cristian Chávez y otra vez, San Martín tuvo que remar contra la corriente. Ahí sí encontró algo de fútbol; se llevó por delante a su rival, lo puso contra las cuerdas durante casi todo el segundo tiempo, pero estuvo demasiado liviano en los metros finales y no lastimó. Así, de contragolpe, Aldosivi puso el 2-0 sobre la hora y sentenció la lucha.

Los sucesos son contundentes y dejan en claro que las palabras sobran. San Martín no puede hacer pie en la Superliga, el buen juego es escaso, las ocasiones de gol casi nulas y así el primer triunfo parece imposible. El equipo nuestra un déficit que hace todo cuesta arriba: necesita recibir un cachetazo para despertar e ir a buscar los partidos.

“Parece que estamos esperando el mazazo para despertar”, reconoce Rodrigo Moreira sobre una falencia que viene pegando fuerte en Bolívar y Pellegrini. “Debemos cambiar eso de manera urgente porque por ahí creamos situaciones, pero cuando estás en desventaja todo se hace más difícil”, agrega el central.

Eso está claro, clarísimo. Primera no ofrece licencias, todo se paga “en dólares”. Por eso San Martín no puede darse el lujo de regalar ni un centímetro, mucho menos un gol.

“Hay que estar concentrados, sabiendo que nos jugamos mucho. El duelo contra Racing debe ser el puntapié para comenzar a ganar. Eso sí, no podemos regalar nada”, pide Adrián Arregui, uno de los jugadores de mejor rendimiento en lo que va del torneo.

El “Santo” sufre por ser demasiado permisivo y por dejarse anticipar en una categoría que no ofrece muchas revanchas. Corregir ese déficit puede ayudar a volver a creer en sí mismo.

Lesionado

Se confirmó que Fabián Espíndola, que salió en el primer tiempo en el juego contra Aldosivi, sufrió un esguince de rodilla. Por ese motivo, el punta trabaja de manera diferenciada y será baja para el duelo con Racing.

Comentarios