Cartas de lectores

09 Sep 2018

Arbolado urbano I

En el suplemento “Tucumanos” de LA GACETA del 3/9/18 se transcriben declaraciones del funcionario municipal capitalino Jorge Atilio Boggiatto, quien precisó (sic): “que están concretando una campaña de descopado (?), que es una técnica de poda agresiva, para acelerar lo que les queda de vida para su posterior extracción”. Se refiere a tarcos y expresa que están enfermos y peligrosos. El artículo refiere que “estimó que en unos cuatro o cinco años estos árboles característicos de nuestro paisaje ya no estarán o se reducirán al mínimo, y que serán reemplazados por otras especies, como el ibirá”. Oh¡ sorpresa. Un árbol de la Mesopotamia argentina, una exótica reemplazará a nuestro marco vivo, natural y cultural. Nuestros tarcos, lapachos, tipas, patas de cabra, naranjos agrios, hoy un lujo de los ojos tucumanos y de nuestros visitantes “no estarán o se reducirán al mínimo...”, según  expresa. Por suerte, el editorial del diario del 9/9/18 se ocupa de este asunto al escribir: “eliminar alguna de esas especies, sería cercenar parte de nuestra identidad”. Más acertado, imposible. Quién ha resuelto aquella medida, qué estamento científico de nuestra Provincia ha opinado con sostenimiento al respecto, ¿acaso la Fundación Miguel Lillo?, ¿acaso la UNT? o ¿sólo este funcionario que hoy está y, quizás mañana no, de este Gobierno que hoy está y quizás mañana no? Y después de cuatro años, nadie es responsable de estas atrocidades. Tal como se roban las estatuas, mañana se robarán el Parque, hoy ya reducido a menos de la mitad de lo que fue su creación, por políticos y gobiernos cultos. Como se mata los árboles, no advierten que nos matan los pájaros. Pronto, tendremos que traer pájaros mesopotámicos, otros del Caribe para que coman cocos, otros de Europa que coman pepas de araucarias, o de Australia que coman semillas de eucaliptos. El Arbolado Urbano debe ser una política de Estado. Es trascendente para los que aquí vivimos y, los que vivirán. No puede ser decisión del Gobierno de turno, menos del funcionario. Como dice LG: “es más fácil cortar o matar un ejemplar que protegerlo de las pestes y curarlos”, eternamente, culpar al árbol. Lamento ser agresivo, pero no es un tema menor. Es nuestra identidad, son nuestro oxígeno, es el refugio de nuestros pájaros y, cuántas veces, el refugio de nuestros ojos, por Dios.

Manuel Sancho Miñano

Juan Heller 164

Yerba Buena

Arbolado urbano II

El editorial de LA GACETA (5/9), trata de la falta de mantenimiento del arbolado urbano en nuestra ciudad. Sarmiento bautizó a Tucumán como jardín de la República y Edén de América por la belleza de su vegetación y paisajes. Hoy la provincia y su capital están lejos de lo que asombró a Sarmiento y lo poco que queda no es protegido adecuadamente. El clima en una ciudad es consecuencia de las características geográficas, de su mallado y componentes urbanos. La ausencia o disminución de la vegetación y la impermeabilización del suelo debido a las edificaciones y al pavimento, contribuyen al aumento de la temperatura superficial, generando el fenómeno conocido como Isla de Calor Urbano (ICU). Existe bibliografía sobre los criterios que se deben seguir para seleccionar el arbolado urbano. Estos criterios son: 1) Historial del rendimiento de la especie vegetal  en las condiciones locales. 2) Características de la flora, el follaje, la altura y los frutos. 3) Pérdida de las hojas en invierno. 4) Que sea resistente a la rotura y a la caída de las ramas 5) Vida útil prolongada. 6) Que no afecte a las veredas, al pavimento y a los servicios enterrados o aéreos. 7) Que no tenga características de especie invasora. El municipio capitalino, es titular del dominio de los árboles plantados en los espacios públicos y dispone de varias ordenanzas  que actúan como sistema de protección legal del arbolado (Ejemplos: Números 2432/96; 3487/04 y otras) y debe cumplirlas y controlar su cumplimiento. El PE, los Municipios y las Comunas Rurales, también tienen responsabilidad en la administración del arbolado y están indicadas en la Ley 8.991 (Patrimonio Natural y Cultural al Arbolado Público de la Provincia). Para gestionarlo de modo eficiente es necesario  contar con un manual que contenga entre otros: a) Inventario de las especies, ubicación y estado sanitario. b) Aptitud de los árboles para los diversos lugares. c) Plantación y preparación del suelo. d) Protección y mantenimiento. Atila (Siglo IV DC) decía que donde pisaba su caballo, no volvía a crecer la hierba. Tal como está hoy Tucumán, podemos decir que quienes nos gobiernan parecen ser Atila para la naturaleza y el ambiente.

Juan Francisco Segura

Pasaje Baaclini 675

San Miguel de Tucumán

Educación sexual

Mi primer contacto con el género fue hace tiempo. Muchos antes de saber lo que era, de estudiarlo, de comprenderlo y de ver su utilidad para lograr equidad, felicidad y paz. Fue con esos versos que decían: “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón”. Ellos sintetizan uno de los desafíos que tiene la educación sexual integral: hacer frente a la necedad que se transforma en acusación insostenible, sólo porque está en juego modificar los vicios del orden patriarcal. Diferencio que podamos tener inquietudes por nuestras creencias, por pensar diferentes sobre lo que es mejor para nuestros hijos. Allí está la importancia de la comunidad educativa presente que permite corregir posibles errores de la educación y apuntalar los aciertos. Tanto en la educación en general, como en la ESI en particular. Ojalá, padres y madres estén presentes siempre para poder contribuir a que cada educando se desarrolle mejor. Recordemos: oponerse a la ESI es, curiosamente, permitir que la otra educación sexual, la informal, se siga haciendo. Efectivamente, la educación sexual es inevitable, se realiza cada vez más. Es la que se hizo siempre con el “curriculum oculto”, hoy, ayudada por las “redes sociales”. Es la que se edifica con el “humor y la publicidad sexista”, aquella que se cuela con la “naturalización de la violencia”, la que cabalga con impunidad sobre los “de eso no se habla”. Frente a ello debemos tomar el desafío de ofrecer una adecuada educación sexual: integral, integrada, sistemática, transversal, con feedback permanente, con desarrollo de habilidades, anclada en conocimiento y promotora de valores sociales del bien común. Oponerse a la ESI es privar de una oportunidad para que los educandos tengan más recursos para ser felices, libres de violencia de cualquier tipo y capaces de consentir lo que desean, conforme a su conocimiento, a su autoestima y sus valores. Pensar que la educación sexual es cualquier cosa es negar la realidad. Creer que la educación sexual es un material, a veces mal elegido, es una falta de inteligencia feroz. La educación sexual integral se basa en los conocimientos actualizados que la ciencia dispone, al desarrollo de habilidades para la vida y a la promoción de los valores que una sociedad considera adecuados para la construcción de un mundo mejor. Pensar en otra cosa, es sostener prejuicios y errores conceptuales. Nuestros hijos e hijas no merecen nuestro retraso.

Francisco Juan José Viola

[email protected]

Presidentes de bancos

Quizás exista una universidad de presidentes del Banco Central, sin duda conforme a los resultados que arrojaron y arrojan sobre el cuidado de nuestra moneda nacional, ahora el peso. No tuvieron una enseñanza acorde con la importancia del cargo. Como primera medida antes de siquiera mirar algunas estadísticas. El famoso Caputo eleva el interés al 60% anual. Para escuchar sus palabras quizás haya necesidad de estudiar el lenguaje jeroglífico o hierático egipcio para desentrañar qué es lo que pretende o quiere hacer. Por ahora, necesita cumplir con las reuniones semanales de los diez directores del banco y hacerlas públicas para calmar expectativas, si fuera posible, y darnos alguna guía clara y contundente que todo el argentino de clase media o alta entienda y pueda hacer por la patria algo positivo que incremente la productividad y el superávit primario; para que ese fantasma desaparecido vuelva a aparecer. Pero si la universidad de presidentes no les enseñó esto, habrá que recurrir a la experiencia de algún presidente de bancos de esos países llamados del primer mundo.

Carmelo J. Felice

[email protected]

Macri

Un Presidente que repite lo mismo durante tres años constituye una falta de respeto; si se considera que nada nuevo se gestó en su gobierno. Con sus palabras vacías, sin contenido, estamos presos de un sistema democrático que nos flagela y nos permite soportar estoicamente. Un tiempo de incoherencias desde el ámbito educativo, económico, repercutiendo en la sociedad castigada por la inseguridad, y la Justicia adormecida que no reacciona. Este gran combo nos agrede psicológicamente, el poder de la palabra saca el velo al poder de turno para cuestionar que este camino nos lleva a quebrarnos como ciudadanos sin garantías y sin una vida digna.

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

Atención del PAMI

Le reiteramos al presidente, Mauricio Macri, nuestra denuncia del mal trato sanatorial y prestacional que recibimos los jubilados en el PAMI, ya que adolece de una organización tanto idónea como eficiente. Esto lleva a que los jubilados y pensionados padezcamos la inoperancia tanto prestacional como asistencial y sanatorial. No nos merecemos que a nuestra edad nos sigan tratando de esa forma; como descarte, como basura. El trato inhumano y violatorio de las normas que obran en los tratados internacionales de derechos humanos, de raigambre constitucional ( Art. 75 inc 22), se puso en conocimiento en tiempo y forma del Director Ejecutivo del PAMI, Sergio Cassinotti, y de la presidenta del Senado, Gabriela Michetti y de la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso. De ellos no se recibió repuesta alguna. Por lo tanto pedimos nuevamente al Presidente que haga respetar nuestros derechos y dé inmediata solución a nuestros múltiples e innumerables reclamos, que hasta la fecha no tienen respuesta, ni menos solución. Salvo que el Presidente también avale que nos descarten y que seamos considerados inútiles y/o inservibles como personas. Hecho que coloca a su Gobierno en abierta violación a los referenciados Derechos Humanos; en razón de la discriminación inhumana que sufrimos los jubilados. Esperando urgente solución a nuestra situación.

Clodomiro Francisco Toledo

Pje. 1 de Noviembre 1.367

San Miguel de Tucumán

Comentarios