“La Cata”, hábil, carismático y querido

12 Ago 2018
1

HISTORIA. “La Cata” integró una temible línea de tres cuartos de Tucumán Rugby. prensa uar

El de Eduardo García Hamilton era uno de esos típicos casos que abundan en el rugby, en los que el nombre de pila pasa a ser una identidad de segundo orden, desplazada por un apelativo inconfundible. Al medio scrum de Tucumán Rugby muchos lo conocían simplemente como “La Cata”, un jugador hábil, sorpresivo, inquieto, atrevido. Lo que se dice, un “carasucia” para jugar.

Eso dentro de la cancha. Fuera de ella, su personalidad extrovertida, bromista y carismática le valió amistades y respetos en todos los clubes. La noticia de su fallecimiento en un accidente de tránsito fue recibida con gran pesar en el ambiente del rugby. Tenía de 52 años y según se informó circulaba en su moto por avenida Mate de Luna al 3.400. Por razones que se desconocen perdió el control de la moto, cruzó la platabanda y habría chocado contra un auto que circulaba en sentido contrario.

“La Cata” García Hamilton formó parte de la época de oro de su club y del seleccionado tucumano. Con el “Verdinegro” ganó seis títulos anuales consecutivos, de 1988 a 1993. Este último año vistió la camiseta de Los Pumas. También conoció el éxito con los “Naranjas”, en los que jugó durante casi toda la década del 90. Ganó dos títulos, en 1992 y 1993. En la primera de esas conquista, tuvo el plus de ser el autor del try del triunfo sobre Córdoba en una final ajustadísima.

Comentarios