Más inclusivo que nunca

San Miguel, cuya sede es La Bombilla, fue anfitrión de un encuentro de clubes emergentes

12 Ago 2018
1

RUGBY PARA TODOS. El predio trasero del 911 es la casa de San Miguel RC, que organizó el encuentro. Hay previstos seis más en otros clubes antes de fin de año. la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ

Del rugby siempre se dijo que era más inclusivo que otras disciplinas, porque había lugar para el gordo, el flaco, el alto, el bajo, el ágil y el pesado. Sin embargo, también debió cargar durante mucho tiempo con la cruz de ser elitista, visión que ha caído prácticamente en desuso gracias a los nuevos focos de este deporte que han ido floreciendo en el interior de las provincias y avanzando sobre territorios que eran exclusivos del fútbol.

Tucumán participa de ese fenómeno, que se corporiza en encuentros como el que ayer tuvo lugar en San Miguel Rugby Club, el refugio que encontró la ovalada en el barrio Juan XXIII, más conocido como “La Bombilla”. Del encuentro organizado por Carolina Santilli y Ana Ferreyra, de Fundación Cultura para Todos y el Programa Universitario de Desarrollo y Extensión Social (PUEDES), participaron otros clubes emergentes como Lobos (Alderetes), Newen (La Cocha), Las Cobras (Banda del Río Salí), Libertad (Trancas), Bella Vista Rugby y Graneros Rugby.

José Rubino, Oficial de Desarrollo de la URT, comentó: “este encuentro se realizó bajo la modalidad de X Rugby, que permite un contacto moderado. Sería una continuidad al ‘Probá Rugby’, en el que no hay contacto. A esta etapa la llamamos Rugby por la Inclusión, ya que bajo esta modalidad se fue acercando mucha gente que creía imposible jugar al rugby”. Los arcos de fútbol del predio del 911, con palos simulando una H, es el mejor símbolo. “Nadie creía que podría prender el rugby en La Bombilla, y aquí estamos. El equipo de La Cocha se vino en colectivo de línea, porque no tenían apoyo, pero querían estar. Eso habla de las ganas de participar que tienen todos estos chicos”, cerró Rubino.

Comentarios