Carta de lectores

12 Ago 2018
1

Lo atamos con alambre

Luego del terrible derrumbe del ex teatro Parravicini, que se cobró tres vidas hace pocos meses en nuestra ciudad, hemos visto una extraña maniobra realizada en torno a construcciones viejas que parecen estar a punto de caerse. Me refiero a que se ha cercado el lugar con chapas, maderas y alambres que aparecen a la vista de los transeúntes con la misma precariedad que las construcciones que parecieran querer contener, en caso de derrumbe. Como ejemplos, Rivadavia al 400 y Monteagudo al 300. Es alarmante y a la vez muy claro poder entender que estas estructuras improvisadas, en caso de siniestros, harían más grave y más desastrosa, la presunta catástrofe. Quisiera preguntar si existe un plan serio y contundente para que quienes caminamos tranquilamente por el centro de San Miguel de Tucumán no debamos adelantar el paso mientras nos persignamos, al pasar ante estas novedosas estructuras de cuestionable seguridad. Pregunto si siempre será así, si se está esperando una nueva muerte para erradicar el peligro de verdad, si se seguirá atando todo con alambre. Esta vez, la trillada expresión no es metafórica sino real: ataron con alambre casas antiquísimas que están a punto de caer derrumbadas.

Graciela Jatib

[email protected]

Sin política ambiental

Una política ambiental son un conjunto de principios, objetivos, criterios y orientaciones generales para la protección del medio ambiente de una sociedad en particular. Teniendo en cuenta esta definición y lo que sucede ambientalmente en nuestra provincia, debemos concluir que el Estado tucumano no tiene una política ambiental y si la tiene no la conocemos ni se la aplica. Las pruebas de esta falencia están a la vista de todos, ya que desde hace años tenemos: contaminación del suelo, el aire y el agua debido a la quema de cañaverales, vinaza, cachaza, derrames cloacales, residuos sólidos urbanos, etcétera. La Secretaria de Estado de Medio Ambiente (SEMA) depende del Ministerio de la Producción y tiene establecido claramente en el Decreto Acuerdo 60/09 (MDP), cuáles son su misión y funciones, pero en las escasas actuaciones e intervenciones que realiza este organismo se puede observar la ausencia de los principios preventivos y precautorios imprescindibles para ser eficaces y eficientes en la protección del ambiente y los ecosistemas que tenemos en el territorio. Los que vivimos en Tucumán, como ciudadanos de una republica democrática, tenemos derechos ambientales de carácter constitucional y que deben ser tutelados por quienes hoy presiden el Estado en sus versiones provincia, municipio y comuna y especialmente por la SEMA, que olvidó su razón de ser y que es sostenida por los contribuyentes. Pareciera que la política actual en estos temas es no tener política, para el beneficio de unos pocos y el perjuicio de muchos. Pobre medio ambiente tucumano, quienes deben protegerte te abandonaron. Qué pena y dónde iremos a parar si un día nos llegas a faltar.

Juan Francisco Segura


[email protected]

Sociedad y respeto

Últimamente muchos factores han dividido más a la sociedad argentina, si bien el factor político siempre fue determinante para plasmar las dos veredas hoy son muchas más profundas las diferencias, desde mi punto de vista no me opongo a la existencia de las distintas maneras de pensar y hacerlas públicas; me preocupa la visceralidad de los unos con los otros, la falta de respeto seguida de muchas maneras de agredir y ofender. Es inevitable mencionar la maldita grieta que nació con el kirchnerismo y que hoy impone el gobierno de Macri aún más; la despenalización del aborto trajo dos pañuelos de colores y mucha soberbia; se aproxima la separación de la Iglesia y el Estado que ya provoca la desafiliación de muchos al catolicismo. No intento decir qué está bien o qué está mal; sólo trato de que se pueda entender que existe una sola puerta para avanzar en todos los temas que necesita una nación en busca de crecimiento: el respeto por el otro por encima de cualquier línea de pensamiento. Mientras algunos sostienen que los primeros mundos atravesaron con éxito estás circunstancias, los argentinos no nos damos cuenta de que el factor determinante para esas sociedades que intentamos imitar fue el respeto mutuo y el diálogo permanente, así los representantes del pueblo logran entender el sentir ciudadano y trabajan en el mejoramiento de una sociedad sin exclusiones. Con estos comportamientos cavernícolas, con ejemplos ofensivos irreparables, sólo logramos formar células fundamentalistas que mucho daño le hacen al modelo que esta nación eligió, con criterios constitucionales que cumplir, para que podamos habitar en paz el suelo argentino.

Williams Fanlo


[email protected]

Acerca del aborto (I)

No creo que los niños sean una estrella fugaz que corren por el cielo con un principio y un rápido final. Los niños son la estrella de la mañana, la alegría de la humanidad, el canto sereno de una lira angelical. En silencio sus pequeñas almas rezan por esta humanidad, por sus enemigos, por una Argentina próspera y en paz, seguro de que Jesús y María y los argentinos bien paridos nunca los abandonarán. Niño por nacer, ven a jugar con otros niños, corre libre como el viento, por aquí estaré, mientras dure mi tiempo, con mis ojos puestos en ti como el centinela que espera la llegada de la aurora en silencio, para que cuando los asesinos regresen, como lo prometen, se encuentren en Argentina, con un gaucho peregrino y su promesa, me encontrarán de nuevo en su camino, y asi cómo soy, la nada de Dios, también soy el que no duerme ni descansa hasta quitarles del alma su sed de sangre inocente. Existe una advertencia de amor para ti, asesino de niños, esa que tu alma ciega no puede ver de tantos gritos y blasfemias y que en letras enormes reza: regresa pronto, porque por ese camino por el que vas, un abismo te espera.

Pedro Isaac Pabon


[email protected]

Acerca del aborto (II)

Leí con asombro en LA GACETA que la única (senadora) tucumana que apoya el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), fue tan efervescente que hasta la presidenta del Senado, Gabriela Michetti, intentó interrumpirla. “Plantearse la consigna como aborto sí o aborto no o salvemos las dos vidas sólo sirven para que sigamos igual. Yo no voy a aceptar estar ni con el verde ni con el celeste; estoy como patriota luchadora por el derecho de las mujeres, sentada acá para legislar”. “Acá en la Argentina se aborta clandestinamente y en los sanatorios, lo he visto cuando a los 18 años trabajé en neonatología y veía los libros donde decían ‘legrados uterinos’, muchos más legrados uterinos que los que ustedes se imaginan”. Señora Mirkin, el aborto, sea clandestino o legal, mata al ser más inocente e indefenso que existe. Sepa usted que no me representa. Los tucumanos no descartamos a nadie. Y al ser funcionaria debió ser la primera en hacer la denuncia de los abortos clandestinos que dice haber visto y hago extensivo ello a todos los fiscales de nuestra provincia: señores fiscales, investiguen los abortos clandestinos, hagan su trabajo. Ni un aborto clandestino más, Justicia ya. Por los seres humanos más indefensos e inocentes que murieron, sepa que nosotros sí los defendemos y le decimos: no nos olvidará nunca más, siempre estaremos en su memoria, no nos maten, déjennos nacer. La Patria se lo demanda.

María Ofelia Sal


La Madrid 486 1 piso of 17


San Miguel de Tucumán

Acerca del aborto (III)

Marcharon verdes de pasión y verdes de dignidad. Verdes de esperanza y verde de los dólares que el sector privado y clandestino dejaría de embolsar día a día; mes a mes; muerte a muerte. La caricia verde fue tan contundente que tembló la estructura patriarcal eclesiástica y entonces se discutió de otras cosas: de gigantes presupuestos del Estado que van a los bolsillos clericales y que bien podrían ir a hospitales públicos; de arcaicos senadores hablando de sus creencias religiosas, como si hubieran sido elegidos obispos y no senadores. El canto verde fue tan armónico y coherente que nadie más volverá a cantar igual, porque quien lo haga sonará atemporal, ridículo, hereje. El aire verde fue tan puro que algunos de los del otro lado sintieron nostalgia del verde secuestrador, del verde torturador y asesino. Asesino de una vida; de dos vidas o de 30.000 vidas. La mujer verde o el verde mujer nos envolvió, nos sacudió, nos permitió acompañar para ser parte de la nueva historia, de esa historia que viene escribiendo estrepitosamente la mujer del Siglo XXI, siendo digna de la huella dejada por aquellas mujeres que lucharon en los siglos anteriores, porque no sólo es importante estar de pie, sino, además, avanzar. Ayer decíamos: “Madres de la Plaza, el Pueblo las abraza”. Hoy decimos: “Mujeres verdes marchan. Tan verdes, que esperanzan”.

Javier Ernesto Guardia Bosñak


[email protected]

Lo que sigue de los cuadernos

Deseo aclarar al lector Roberto Córdoba sobre su carta “Corrupto arrepentido”, del 9/8. Al respecto informo que la causa de los “Cuadernos Gloria” debe ingresar próximamente en otra etapa: la denuncia por lavado de dinero o evasión impositiva para las empresas privadas participantes y los funcionarios que manejaron el dinero. Aunque los empresarios sostengan que los aportes fueron para las campañas políticas o, si como se cree, en realidad se destinaron al pago de coimas para beneficiarse con obras públicas, la acusación penal debería derivar indefectiblemente en otra acusación impositiva, a cargo de la AFIP. Y, eventualmente, se aplica la ley penal tributaria que implica sanciones muy duras para los culpables. Esto no sería difícil de definir atento a las confesiones previas ante el juez Bonadio. Esto ya estaría acordado en una reunión entre el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli , y el citado juez. El organismo recaudador tiene la obligación constitucional y legal de intervenir ya que, además de los delitos de peculado o posible pago de coimas, existiría una defraudación al Estado pues se estaría en presencia de lavado de dinero y blanqueo.

Enrique José Buscetto


[email protected]

Comentarios