Reclamo a toda orquesta en la peatonal

Afirman que está en riesgo el programa que contiene con música a miles de chicos vulnerables.

12 Ago 2018
1

A CIELO ABIERTO. Los chicos de los barrios mostraron su solvencia musical. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO.

Desde carnavalitos hasta un par de temas de “Queen” surcaron en la mañana de ayer la peatonal Mendoza, y convocaron a una multitud dispuesta a compartir un concierto sabatino a cielo abierto. Con sus violines, sus cornos, sus contrabajos, sus cellos, sus clarinetes y sus tambores (entre muchos otros instrumentos) los chicos y jóvenes del Programa de Orquestas y Coros del Bicentenario reclamaron con música por la continuidad de esa propuesta, creada en 2008 por el gobierno nacional. En la protesta musical, que se concentró frente al edificio de LA GACETA, participaron tanto los jóvenes músicos como los profesores del Programa -integrado por nueve orquestas y once coros- y numerosos padres de los chicos. Como dijo Cristina Heredia, representante de las familias de la Orquesta Rincón del Este, de Alderetes, el programa marcó un antes y un después en esa comunidad. “Quién hubiera imaginado que una de mis hijas toque el violín, y la otra el contrabajo”, graficó la mujer.

Claudio Luna, director de una de las orquestas, fundamentó el reclamo en “la necesidad de garantizar la continuidad del programa”, cuya responsabilidad se reparte entre la Nación y la Provincia, según explicó. Entre los reclamos -que le hicieron llegar al Ministerio de Educación de la Procincia- exigen: el pago a los docentes, en carácter de urgente; que se acrediten insumos para la continuidad de las orquestas y de los coros; que se concreten los contratos de aquellos docentes que están trabajando sin ese instrumento; que se establezca una mesa de trabajo y de gestión para analizar la figura de relación laboral de los docentes, y su pase a planta permanente

Desde hace 10 años, el Programa, con un plantel de 80 docentes, contiene a 1.500 chicos de poblaciones vulnerables de la Provincia. Desde la presencia del programa, afirmó la docente Gabriela Aguero, muchos de los jóvenes que lo integran han salido de cuadros de adicción, han vuelto a la escuela o, en más de un caso, han encontrado la música como profesión y como vocación.

“Es un gran programa de contención socioeducativa. Y lo que sentimos es un desamparo por parte de la Nación y desidia por parte de la Provincia”, aseguró Luna. “Personalmente, creemos que el Ministro (de Educación de la Provincia, Juan Pablo Litchmajer) no está al tanto del riesgo de continuidad que sufre este programa que no solo ha socializado a tantos chicos, y uno de cuyos ejemplos es Nacho Trejo, que hoy está tocando en París”, concluyó.

Comentarios