“La madre de Luis Miguel murió por causas no naturales"

El periodista español es el autor de Luis Miguel, la historia, la biografía del cantante mexicano en la que se basa la serie de Netflix de la que habla todo el mundo. Escribió la versión original hace más de 20 años pero acaba de relanzar una versión actualizada. Sostiene que las claves para comprender al artista se encuentran en su infancia y sugiere que las del gran misterio que plantea la serie -el destino de la madre- pueden encontrarse en ciertas escenas de la producción de Netflix.

12 Ago 2018
1

LA CONFESIÓN. “Los detalles (sobre el deceso de Marcela) me los he guardado porque entran dentro de mi propia autocensura”, manifiesta Herrera.

ENTREVISTA A JAVIER LEÓN HERRERA

Por Dolores Caviglia

PARA LA GACETA - BUENOS AIRES

Una adolescente de 15 años agarra un celular, se pone auriculares y busca música en internet. Escribe dos palabras, un nombre compuesto. La escena se repite en el colectivo, en el tren, en la calle, en la casa. Es una como tantas. Aprieta play. Escucha Culpable o no o Tengo todo excepto a ti o La incondicional o No sé tú o todas ellas, en orden aleatorio, más de una vez. Es 2018 y la adolescente canta por lo bajo canciones del tiempo en que no había nacido. No es herencia paterna. Tampoco materna. Es el poder de Netflix. El relanzamiento de la carrera del cantante mexicano Luis Miguel.

La serie que cuenta la vida de Luis Miguel Gallego Basteri, niño prodigio que se convierte en furor juvenil y luego en adulto críptico, es el culebrón del momento. Pero real. Tras años alejado del éxito masivo, con pocos hits y alguno que otro papelón por olvidar, Luis Miguel decidió contar su vida y consiguió lo inesperado. O quizá no tanto: que la verdad sobre su familia, las miserias íntimas y los secretos se hicieran masivos y lo colocaran de nuevo en el podio del que nunca debió bajarse. El aluvión de millennials y aún más jóvenes que lo descubren a sus 48 años, casi cuatro décadas después de su primera presentación, son prueba de que “Micky”, como le dicen sus seres queridos, es talento imperecedero.

El mérito no es todo suyo. Los productores y guionistas de la serie tienen mucho que ver. También Javier León Herrera, el periodista español autor del libro en que se basa la serie, Luis mi rey, una biografía novelada escrita entre 1995 y 1997 que veinte años después fue elegida por el artista para ser fuente principal de los trece capítulos de la primera temporada (la segunda aún no fue confirmada).

Herrera acaba de lanzar Luis Miguel, la historia, un libro que amplía aquella investigación y que cuenta en primera persona lo trabajoso que fue escribir sobre el mexicano y cómo llegó a sus manos. “Fue un golpe del destino. En aquella época, finales del 95, estaba entre Miami y México haciendo muchos reportajes. En esas navidades, mis compañeros en Madrid me decían que había una familiar de Luis Miguel en cierto escándalo porque denunciaba que las cenizas del padre estaban abandonadas. Entonces, me fui a Andalucía a documentar eso. Allí se dieron una serie de casualidades y acontecimientos que desembocaron en la propuesta que me hizo la editorial. Así se cruzó Luis Miguel en mi camino”.

- El libro en sus comienzos parece la historia del padre de Luis Miguel. ¿Ese era el objetivo?

- No podemos comprender a este personaje si no nos adentramos en su crianza. Incluso hay que poner el foco en cómo dos personalidades opuestas y de orígenes diferentes, como el papá y la mamá, acaban encontrándose en Mar del Plata. La personalidad tan peculiar y tan controvertida y tan fuerte del padre marca el rumbo de los acontecimientos y forma al propio Luis Miguel ante la magnitud de lo que le toca enfrentar.

- ¿Cómo fue investigar a un artista poco accesible?

- Fue muy laborioso. Al principio, con la investigación original, fui descubriendo la complejidad de la historia. Cuando empecé a ver la manera en que el padre actuaba, me tuve que replantear los tiempos para desenredar y reconstruir. No se sabía casi nada de Luis Miguel y lo poco que se conocía era mentira. Fue laboriosa pero con la colaboración de muchas personas, como Juan Manuel Navarro, se pudo armar y de una manera fidedigna. Tanto, que Luis Miguel la autorizó para la serie.

- ¿De qué forma pudo sortear los testimonios falsos?

- Uno lo sabe. Por aplicar técnicas, por cotejar documentación y por una serie de recursos para tamizar el volumen de información. Cuando empiezas a dar un sentido que te parece lógico y coherente, lo único que haces es plantar y confirmar los hechos. No se le puede dar el mismo lugar a todas las personas, por el perfil del personaje y por la coherencia o no de lo que te cuenta.

- ¿Cuál fue el objetivo de este nuevo libro?

- Es una reedición de Luis mi rey aumentada y actualizada y puesta en contexto. A diferencia del anterior, que se escribió en formato novela, Luis Miguel, la historia está armado como ensayo periodístico y desde ese punto de vista puedo contar, hasta donde me permite la confidencialidad, cómo surgieron los encuentros clave. La data que agregué fue para que el lector entienda la vida detrás del mito.

- La serie está basada en hechos reales pero, ¿se cuela la ficción?

- Hay pasajes que, por las técnicas narrativas, necesitan un poco de ficción pero se respeta lo que es el desarrollo lineal de la historia, real más allá de alguna cosa en concreto que no está contada ciento por ciento cómo sucedió. Eso es algo normal en la TV. Pero una cosa habla muy bien de Luis Miguel: en ningún momento hemos tenido censura o indicaciones. Eso es un punto a favor de la objetividad. No hay dudas respecto de la serie. Ha sido muy fiel.

- ¿Usted sabe qué pasó con la madre de Luis Miguel?

- Depende de cómo se observen las escenas, está claro lo que sucede. La serie es clave en la sutileza. En este último libro yo ya no sugiero sino que afirmo sobre la base de la información que tengo, de la que me fío. Marcela murió en 1986 por causas no naturales. Los detalles me los he guardado porque entran dentro de mi propia autocensura.

- ¿Por qué Luis Miguel decidió hablar ahora?

- Yo creo que por estar bien aconsejado por buenos amigos, que le hicieron ver que esto podría ser un beneficio tanto en el aspecto humano como en el profesional.

- ¿Cree que ya perdonó a su padre?

- Al final del libro, le dedico un mensaje en el que hablo de un perdón generalizado. Todo lo que ha pasado es algo doloroso que ha cargado por muchos años y creo que es el momento de cerrar ese círculo definitivamente. Ahí están incluidos todos los perdones, los que tenga que dar y los que deba recibir. Quiero pensar que sí, que de una vez pudo perdonar aquello.

© LA GACETA

> PERFIL

Javier León Herrera nació en Alicante, España, y vive en Colombia, Trabajó en numerosos medios gráficos, agencias, radio y televisión. Es autor de once libros. Entre otros, El consentido de Dios (biografía autorizada de Andrés García); El Tigre de Dios (biografía del futbolista colombiano Radamel Falcao); y Adiós Eterno, en coautoría con Juan Manuel Navarro, sobre los últimos días del Divo de Juárez.

Comentarios