Gonzalo Rodríguez ya piensa en los clásicos y en el nacimiento de su hija

El jugador, con una felicidad plena.

13 Jul 2018
1

UN AFORTUNADO. Gonzalo Rodríguez le agregará en los próximos días, a su inigualable presente futbolístico, la felicidad de ser padre por primera vez. la gaceta / foto de franco vera (enviado especial)

Pasaron 705 días de aquel 7 de agosto de 2016, cuando se jugó el último clásico tucumano. Esa tarde, en La Ciudadela, San Martín le ganó 1-0 a Atlético con un gol de Gonzalo Rodríguez, en la revancha de la Copa Bicentenario.

Aunque faltan seis días para que los tradicionales adversarios vuelvan a enfrentarse, en el hotel Los Arcos, el búnker que eligió el plantel “santo” para la parte final de la pretemporada, ya se está viviendo clima de clásico. Sobre todo lo sienten los futbolistas tucumanos que aprendieron a vivirlos, antes como simples espectadores y, el miércoles próximo, ya como protagonistas.

Uno de ellos es “Turbo”, el delantero que aquella tarde selló la victoria “santa” y que hoy es uno de los más ansiosos para que se repita aquella postal que hizo delirar a la familia “albirroja”. “Aunque queremos poner todas las pilas en los trabajos que estamos realizando en este predio, es indudable que muchos de nosotros tiene ya la mente puesta en el partido que se jugará en el estadio de Atlético. En lo personal, es una sensación inigualable poder ser protagonista en este tipo de enfrentamientos”, dijo el delantero.

Lo que el oriundo de Aguilares no sabía es que el encuentro de la próxima semana será histórico, porque será la primera vez, que se enfrenten con los dos clubes en Primera división de la AFA. “Es un dato que no teníamos en cuenta, pero la prioridad será sumar minutos para llegar bien al partido contra Patronato, por la Copa Argentina. Pero, que el hincha no tenga dudas, queremos ganar los dos partidos”, dijo el único jugador que queda en el plantel de los titulares que lograron el ascenso a la B Nacional en la temporada 2015/16.

Lo desvive la idea de que vuelva a ser factor determinante para el triunfo “santo”. “Sería hermoso poder ganar nuevamente en el estadio de ellos, como aquella vez que lo hicimos con los tres goles que convirtió Ramón (Lentini). Aunque a esta altura de la preparación, lo que nos desvela es adquirir el funcionamiento colectivo y, sobre todo, el ritmo de partidos que nos permita convertirnos en un rival a vencer la próxima temporada oficial”, señaló el jugador de 27 años.

Quienes siguieron su carrera futbolística desde aquel 2009 cuando desembarcó en La Ciudadela (tras iniciarse en Deportivo Aguilares), saben que nadie le regaló nada para estar viviendo este presente. “Los momentos complicados que viví en mi carrera me fueron fortificando en lo anímico para redoblar la apuesta, cuando muchos me creían quebrado en ese aspecto. Esa perseverancia, hoy está rindiendo sus frutos”, dijo el atacante, que tiene otro motivo para que la felicidad sea plena. Es que en los próximos días, Maira, su esposa, le dará su primera hija. “Al hecho de poder debutar en primera, le voy a agregar la felicidad de poder ser padre. Si Dios quiere, en pocos días, ya la tendremos entre nosotros”, señaló “Turbo”.

Comentarios