Cartas de lectores

13 Jul 2018
1

CRrítica al festejo del 9 de Julio

A todos los que hacen el programa “Polémica en el Bar” le exigimos una retractación pública para con el pueblo tucumano. Que a nadie le quepa duda, es un orgullo ser tucumano y ver en un desfile a ex combatientes de Malvinas junto a payaterapeutas, combatientes todos de la esperanza. Sí, eso es Tucumán. Que nadie baje la cabeza ante la burla, soberbia y la lengua feroz, mirarlo bien a los ojos y con la dignidad que nos caracteriza, seamos diferentes, mejores en valores y principios. Sí, esa es la identidad tucumana. Que a las palabras se las lleva el viento, pero que por nuestros actos nos reconocerán. Nosotros contestamos agravios con buenas acciones, porque el cambio comienza por casa, eso también es Tucumán. Sus desafortunados dichos y los de sus compañeros, por suerte, lo único que provocaron es la unión de todos los que habitamos esta bendita tierra. Ojalá también podamos unirnos en pos de otras causas, como combatir la mendicidad infantil, la delincuencia, la corrupción y el flagelo de las drogas. Temas sensibles que todavía los tucumanos no pudimos desterrar. Somos “del interior”, como nos llaman ustedes, y quizás es cierto, porque es en el interior donde se encuentran las verdaderas respuestas, lo esencial para vivir, lo sencillo que no se puede comprar, la auténtica alegría, que no entiende de números, ni de aplausos, solo de honestidad, verdad y coherencia. Y eso, señor Iúdica y compañía, eso también es Tucumán.

Concejal Eduardo Verón Guerra (FR)

[email protected]

Crítica al festejo del 9 de Julio II

La fiesta patria de la Independencia celebrada en Tucumán, es el inspirador de los libretos improvisados del humorismo, creado y animado por porteños quienes, en su ignorancia y amor al federalismo, producen daños irreversibles. Estos “grandes argentinos que manejan los medios” reconocidos, entran en todo los hogares. Visto por 20 millones de personas, que seguro no se rieron, pero no entendían si en esta fecha se recuerda a próceres argentinos y no a los payasos pagados para mantener a calumniadores que avasallan la costumbre de una provincia: homenajear a nuestros congresales todos los años. Y los irrespetuosos, en democracia, tendrían que ser sometidos a la expulsión como comunicador. Te aseguro que si fuera Bolivia sería castigado como merece un desubicado y atrevido.

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

Crítica al festejo del 9 de Julio III

Es lamentable que este 9 de Julio a la 0 hora, cuando históricamente por la emisora Oficial y la Cadena Nacional se transmiten los acordes del Himno Nacional Argentino en celebración del inicio de la fecha Patria, dicha emisora se dedicó a transmitir un programa de Fútbol. Y en nuestra provincia, que es por ese día la Capital de la República, contó con la visita dudosa y parcial del presidente en ejercicio, Macri, como cumpliendo con una obligación despojado de todo sentido patriótico. Las transmisiones locales de Canal 8, desde la Casa Histórica, fue auspiciada por la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, haciendo rancho aparte, si bien contó con la presencia de las autoridades municipales presididas por el Intendente, quien fue el orador, y del Gobernador de la Provincia, se cumplió con el rito de la transmisión, a la 0 en punto, del Himno Nacional Argentino (lo único rescatable). A continuación, en la transmisión auspiciada por la Provincia de Canal 10, el Gobernador y su comitiva se trasladaron al otro Acto que se venía desarrollando en la Plaza Independencia desde hora temprana, y exactamente a la 0.17 se volvió a interpretar el Himno Nacional Argentino para la propia celebración, y a continuación al lado de la torta gigante con forma de mapa de la Argentina, el gobernador, Juan Manzur, junto a la concurrencia cantaron el “Cumpleaños Feliz”. Hago votos para que las próximas celebraciones de nuestra Independencia nos encuentren a todos los argentinos hermanados, sin distinción de banderías políticas, y ocupados en la reconstrucción de la Patria que todos nos merecemos.

Federico Yurcovich

[email protected]

Crítica al festejo del 9 de Julio IV

La práctica y la afición de criticar ha llegado a tal magnitud, que actualmente proliferan programas de televisión y radio con el fin de dañar a las personas e instituciones criticándolas y juzgándolas. Me refiero al Programa “Polémica en el Bar” que se emite por Canal América a las 20, que dirige Mariano Iúdica. El conductor se burló del desfile cívico-militar que se llevó a cabo el lunes 9 de Julio. En su momento realizó duras críticas sobre el evento, con burlas incluidas. Sucede que, a veces, se critica y se juzga sin ningún tipo de intención constructiva. Por alguna razón, siempre hay personas que proyectan su negatividad y sus inseguridades juzgando lo que otros hacen o dejan de hacer, dicen o dejan de decir a través de las críticas. Son personas que se dedican a transmitir y difundir lo que a su juicio son defectos y malos ejemplos de conducta, personas que no acostumbran a realizar auto-críticas, sus energías se dirigen a enjuiciar a los demás. Absolutamente todo es criticable, sólo es cuestión de echarle un poco de imaginación. Los sentimientos de inferioridad pueden ser una motivación para criticar a los demás. Otras veces, esta motivación la constituyen los sentimientos de superioridad. En este sentido, para muchas personas el sentimiento de superioridad solo es un disfraz para su sentimiento de inferioridad, un lugar en el que no se sienten tan inseguras. En definitiva, comprender el mecanismo de la crítica nos puede ayudar a tomar conciencia de cómo funciona este patrón de conducta. “En lugar de criticar a los demás, elógialos. Verás cómo, en un mes, notarás un enorme cambio en ti”, Mariano Iúdica.

Julio Argentino Gómez

[email protected]

Comentarios