Llega la magia de María Elena Walsh

“Vale hacer lío” ofrece un viaje participativo de Pehuajó a París con la tortuga Manuelita

13 Jul 2018
1

DIVERSIÓN SEGURA. Valeria Britos y Lionel Campoy juegan con el público. Prensa.

UN UNIVERSO ESPECIAL

• A las 16 en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy).

El universo creativo de María Elena Walsh llegará esta tarde al teatro Alberdi con “Vale hacer lío”, la propuesta para toda la familia que presentarán Valeria Britos y Lionel Campoy en el teatro Alberdi. Ellos llevarán al público a un viaje imaginario de Pehuajó a París con la tortuga Manuelita, en el que conocerán a los personajes más famosos de la escritora: la Reina Batata, el Monoliso, el Perro Salchicha y el Brujito de Gulubú, entre muchos otros protagonistas de las historias más disparatadas.

La obra está en cartel desde hace cinco años, con la puesta en escena de Cecilia Dopazo, coreografías de Raúl Martorel y la dirección musical de Daryus Carámbula. Ya en su primera temporada ganó el premio Carlos a la mejor puesta infantil en Carlos Paz.

“Estamos muy entusiasmados y emocionados por presentarnos en Tucumán. Desde 2013 recorrimos todo el país con las canciones de Walsh que unen generaciones, pero nunca estuvimos allí”, sostiene Britos quien pasó por la televisión con “La ola está de fiesta”, “El Club Disney”, “Herencia de amor”, “Verano del 98”, “Aprender a volar” y “Por siempre Mujercitas”, aparte de su presencia teatral. Campoy, por su parte, hizo de “Boby Goma” en los ciclos Videomatch y Ritmo de la noche, y condujo “Nivel X”, además de papeles en cine en los filmes “Patoruzito”, “Papá se volvió loco”, “No sos vos, soy yo” y “Héroes y demonios”.

La actriz resalta que los personajes trascienden las edades: “los más chicos los conocen desde bebés, y los más grandes recuerdan su infancia; en la platea bailan desde los abuelos hasta los hermanos más chicos”.

“Es un espectáculo para participar en un ida y vuelta constante desde el escenario hasta la platea, para que nadie se quede sentado quieto. La diversión está asegurada, porque todos disfrutamos de María Elena, que es inoxidable y está presente en cada uno de nosotros desde que estábamos en la panza de nuestras madres. ¿Quién no cantó alguna vez ‘El reino del revés’?”, se pregunta.

Britos reivindica la idea de que es un teatro para toda la familia, antes que un infantil. “Hay padres que juegan más que sus hijos, porque no importa la edad para divertirse y jugar. Es muy lindo ver cómo todos disfrutamos juntos. Hay un respeto muy grande por el público en esta clase de espectáculos, donde se prioriza la calidad. Hay que estar muy atentos, porque siempre hay que sorprender a los chicos y tienen que estar pasando cosas en el escenario”, señala.


Comentarios