Las enfermedades virales no se tratan con antibióticos

La mayoría de los problemas respiratorios del invierno están causados por virus. También puede haber gastroenteritis. Versiones.

13 Jul 2018
1

AFECCIONES TÍPICAS DE LA ÉPOCA. Es normal que las mucosas respiratorias se alteren en invierno.

Hay dos grandes enemigos de la salud pública (además de los virus y las bacterias “malas”): los rumores y la automedicación. Y en Tucumán circulan los dos.

En estos días hubo gente alarmada porque oyó decir que se están dando “muchos casos de escarlatina”.

“No he visto ni un solo caso, ni en mi consultorio ni en el Hospital de Niños”. Los pediatras Marcela Djivelekian y Marcelo Terán usaron, textualmente, las mismas palabras y pidieron a la población que no se alarme: la escarlatina es una enfermedad benigna, producida como derivación de una faringitis no tratada (o tratada inadecuadamente, y aquí vuelve a aparecer el fantasma de la automedicación).

Que no hayan visto ningún caso no quiere decir que no los haya. “Sucede que la gente se alarma por el nombre y pasa todos los años; es una enfermedad típica de esta época porque se relaciona con cierto tipo de faringitis (la causada por una cepa de estreptococo B hemolítico del grupo A) explicó Rogelio Calli, director de Epidemiología del Siprosa, e insistió en que es una enfermedad benigna. “Por ese motivo no figura entre las enfermedades de notificación obligatoria en el sistema nacional de vigilancia”, añadió.

Un problema más grave

Mucho más que los rumores sobre la escarlatina, a los médicos les preocupa la creciente tendencia a la automedicación. “Ni para la escarlatina ni para ninguna otro patología: nunca debe administrarse un medicamento por sugerencia de amigos, abuelos... ni siquiera de farmacéuticos, porque se puede enmascarar la sintomatología, agravar el cuadro o generar efectos no deseados (por ejemplo, con corticoides)”, advirtió Djivelekian.

“Es simple -agregó Terán-; si un chico tiene fiebre, hay que consultar, ¡y no alcanza el teléfono! La fiebre es síntoma de un montón de cosas. Sin revisarlo, no tenés idea de lo que tiene el paciente. La consigna es no medicar y, por sobre todo, jamás administrar un antibiótico si no está expresamente recetado por el pediatra”.

“La mayoría de las enfermedades en menores de cinco años son virales, por lo que en muy pocas situaciones se necesita antibiótico -explicó Djivelekian-. Y hoy la situación es grave porque se administra de forma inadecuada e indiscriminada”.

El panorama es preocupante porque el abuso de antibióticos está generando en todo el mundo la aparición de superbacterias, que se han hecho resistentes a todos los antibacterianos conocidos. (Ver “Ley vigente...”)

A qué estar atentos

Si tus hijos están con mocos y nada más, no te asustés. “¿Por qué creen que se los llama ‘mocosos’? -bromeó Terán-. En invierno, con habitaciones caldeadas en exceso, que reseca el aire, y mal ventiladas, las mucosas respiratorias se alteran, y eso produce mocos”. Sí resaltó que es necesario evitar que personas con esos catarros estén cerca de menores de un año; y si eso no es posible, hacer que usen barbijo. “Los bebés -advirtió- corren riesgo de que el catarro se transforme en otra cosa”.

Ahora bien: si hay más que sólo mocos, la cosa puede ir más allá y llegar a ser grave: “en esta época, son típicas las enfermedades respiratorias (bronquitis, bronquiolitis, neumonías) y también se producen gastroenteritis, con diarreas y/o vómitos, que son diferentes de las del verano, porque tienen origen viral”, explicó Djivelekian y advirtió que no deben medicarse con antibióticos (salvo excepciones, que controlará estrictamente el médico) por el riesgo de generar insuficiencias renales.

También aparecen diarreas de origen viral -señaló Terán-, que pueden estar acompañadas por vómitos (“y los bebés hasta se pueden brotar”, advirtió). “La mayoría de ellas evoluciona sola; sólo hace falta garantizar la hidratación”, informó. “Y de ninguna manera administrar antibióticos (salvo pocas excepciones que deberá evaluar el especialista), porque -además de la resistencia antimicrobiana- se corre el riesgo de generar Sindrome Urémico Hemolítico, la primera causa de insuficiencia renal aguda en pediatría” agregó Djivelekian.

Cuidados que hay que tener 
n Ventilación: los lugares cerrados, especialmente donde hay mucha gente) favorecen la circulación de virus.  
n Vacunas al día (tanto los niños como los adultos cuidadores).
n Lavado cuidadoso de manos (tanto los niños como los adultos cuidadores).
n Estar atentos a las posibles intoxicaciones con monóxido de carbono. 

> Cuidados que hay que tener 
- Ventilación: los lugares cerrados, especialmente donde hay mucha gente) favorecen la circulación de virus.  
- Vacunas al día (tanto los niños como los adultos cuidadores).
- Lavado cuidadoso de manos (tanto los niños como los adultos cuidadores).
- Estar atentos a las posibles intoxicaciones con monóxido de carbono.

> Ley vigente desde 1966

En la argentina los antibióticos sólo pueden ser vendidos bajo receta archivada

En este tema todos somos responsables: el 46 % de los antibióticos que se consumen en la Argentina se vende sin prescripción médica, a pesar de que desde 1966 está vigente una ley que nadie cumple: establece que tanto psicotrópicos como antibióticos deben venderse bajo receta archivada. Eso significa que si se prescribió con recetario de obra social, el médico está obligado a emitir la copia. Y el farmacéutico, a exigirla como requisito para venderlo (y no puede prescribirlos él). Y los pacientes deben entender que es un riesgo enrome usar “los que sobraron”: deben tomarse con el ritmo que se indican y el tiempo que se indican (incluso si desaparecen los síntomas). Y, por sobre todo, el adecuado. No son todos iguales


 

Comentarios