Análisis de la salida de Sturzenegger del Banco Central: a cara o cruz

El temor oficial es al contagio de otra crisis cambiaria al mercado financiero, hasta ahora indemne entre tantos vaivenes.

14 Jun 2018
1

AFUERA. La suba del dólar por encima de los $ 28 terminó con el ciclo de Sturzenegger en el BCRA. FOTO ARCHIVO

Desconcierto. Así vivió el mercado una jornada teñida absolutamente de verde. Un dólar superando los $ 28 terminó eyectando a Federico Sturzenegger de la presidencia del Banco Central. El presidente Mauricio Macri había tirado la moneda al aire. Era a cara o cruz. En su entorno no podían creer los motivos que dejaron que la cotización de la divisa estadounidense se disparara con esa fuerza, con una tendencia retraída de la oferta privada. Con pocos millones de dólares, el tipo de cambio se disparó 6% sólo en un día.

Los analistas bursátiles consultados por LA GACETA no sabían si es que el incremento respondía a la libre flotación cambiaria, si estaba dentro de algo administrado o, simplemente, se trató de un desborde producto de la fortaleza global del dólar. Desde temprano comenzaron a correr los rumores acerca del recambio en el directorio de la entidad monetaria nacional. La cotización del dólar terminó por confirmarlo. De todas maneras, la Casa Rosada ya había establecido una serie de pautas para lavarle la cara a un Banco Central que, desde el 28 de diciembre pasado, cuando se anunció que no se iba a cumplir la meta de inflación para 2018, había sentido el impacto de la desconfianza del mercado. ¿Qué le prometió el Presidente al FMI?

▪ Reforzar la estabilidad de precios como el mandato principal del BCRA.

▪ Brindar al BCRA la autoridad para establecer, con consulta al Ministerio de Hacienda, las metas de inflación con una anticipación de tres años.

▪ Establecer, para mejorar la rendición de cuentas, que, en caso de desvíos importantes de las metas, el Central enviará una carta pública al Congreso y al Presidente, explicando las razones del desvío y cómo intentará resolverlo.

Esta noche, cuando ya se había consumado la renuncia de Sturzenegger, en el gabinete de Macri se seguían preguntando porqué el ex titular del BCRA dejó que $ 200 millones de demanda permitieran al dólar subir a más de $ 28. Y, en el mismo entorno presidencial, también se comentó que era Luis Caputo, a la postre designado jefe del Central, el que había sugerido medidas para encarrilar el tipo de cambio. El temor oficial es al contagio de otra crisis cambiaria al mercado financiero, hasta ahora indemne entre tantos vaivenes.

Como se viene decantando la realidad económica argentina, tal vez resulte más que gráfico el comentario que hizo el secretario de Redacción, Federico Turpe: "como están las cosas, este puede llegar a ser el único gobierno de la historia reciente argentina al que un Mundial de Fútbol no le logre tapar una crisis".

Comentarios