Seis sugerencias para sanear las cuentas hogareñas

Fijar prioridades y analizar qué gastos pueden ser recortados contribuirá a la reducción del endeudamiento

14 Jun 2018
1

Tener un buen manejo de la economía es un proceso de autocontrol, perseverancia y paciencia, en donde cada uno aprende a distribuir sus ingresos de la forma en que le resulte más benéfica. Para lograrlo, se deben eliminar los obstáculos que impiden tener finanzas saludables; por ejemplo, liquidar una deuda pendiente. Sin embargo, las cosas parecen complicarse cuando los ingresos no permiten cubrir las deudas que ya se han adquirido. “Lo primero que se debe evaluar es cuál es el nivel de endeudamiento que la persona posee. A partir de allí se debe comenzar a delinear un plan realizable sobre lo que puede y no puede pagar en ese momento y definir en cuánto tiempo podrá estar libre de deudas”, plantea Rodrigo Nadal, director de Resolvé tu deuda, un sitio especializado en el manejo y planificación para el recupero de las obligaciones financieras.

Si bien el ahorro debe estar siempre presente en las finanzas personales, en el caso de que se deban pagar deudas, ese mismo dinero deberá destinarse para este objetivo. Una vez que se terminaron de saldar las cuentas pendientes, se debe seguir con la misma cultura de ahorro y crear un fondo de emergencias que pueda ser utilizado ante cualquier imprevisto.

“Muchas veces sucede que una persona consume con crédito a cuenta sin llegar al gasto de lo que está sumando en saldos negativos. Cuando ese saldo aparece, la persona se da cuenta de que no puede cubrirlo y de que debe implementar un plan de ahorro que le permita saldar dichos montos y a la vez seguir manteniendo su estilo de vida”, señaló Nadal. Los pasos para salir de las deudas son fáciles de llevar a cabo, sólo requieren constancia y orden a la hora de analizar las finanzas personales. Aquí seis sugerencias.

• Identificar las deudas ordenándolas de menor a mayor monto. De esta manera, podrá poner un orden de prioridades a pagar, siendo realista que las deudas de menor monto son las más fáciles y próximas a cancelar.

• Analizar los gastos mensuales y evaluar cuales se pueden recortar. Con este panorama, será más fácil que la persona pueda evaluar cuál es la capacidad de pago y así decidir cómo va a saldar sus deudas.

• Comenzar a pagar las deudas que puedan saldarse más rápido. Teniendo en cuenta la lista que se realizó anteriormente, la persona podrá adelantar el dinero que ahorre y empezar a saldar cuentas de menor monto.

• Cuando se cancele una deuda, seguir con la otra que estaba en la lista. Una vez que se van cancelando las deudas de menor monto, se recomienda que se siga con la lista que ya se había creado y así hasta saldar el total de los montos.

• Cuando se cancelen todas las deudas, seguir con el modelo de ahorro. Lo recomendable es seguir con el mismo modelo de ahorro que le permitirá invertir ese dinero en un instrumento que genere buenos rendimientos.

•Si las deudas no pueden saldarse, se recomienda recurrir a un experto que pueda ayudar. En el caso de que no se pueda seguir un plan de ahorro, se recomienda la consulta a entidades especializadas en cancelaciones de deuda, que les permitan salir de la morosidad.

Comentarios